Background image for CIMMYT
  1. Home >
  2. Noticias >
  3. Reportajes >
  4. Abriendo Camino: Erick Ortiz Hernández innova soluciones regionales para generar un mayor impacto

Abriendo Camino: Erick Ortiz Hernández innova soluciones regionales para generar un mayor impacto

El gerente de uno de los nodos de innovación del CIMMYT en México desarrolla acciones y estrategias sostenibles que integran ciencia.

El Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) opera las actividades de 11 hubs —nodos de innovación— en México respaldados por una cartera de proyectos incluyendo MasAgro. Estos hubs están perfectamente definidos por las condiciones agroecológicas del territorio en el que se encuentran y su objetivo principal es la gestión de la innovación enfocada en sistemas agroalimentarios sostenibles y resilientes.

El Hub Bajío —que comprende los estados de Guanajuato, Michoacán y Querétaro— es dirigido por Erick Ortiz Hernández, quien, a través de la gestión integrada, busca mejorar la calidad de vida de los agricultores trabajando mano a mano con una gran red de actores promoviendo y validando tecnologías sustentables y escalables.

En 2010, Ortiz Hernández se unió al CIMMYT como colaborador en el estado de Michoacán, donde trabajaba como instructor de capacitaciones y certificaciones para técnicos, y en la gestión de módulos y plataformas del proyecto MasAgro. Esa experiencia le permitió convertirse en el gerente del Hub de la Península de Yucatán en 2015, y después de trabajar durante tres años en estado de Guanajuato, recientemente tomó el puesto de gerente del Hub Bajío.

Originario de una comunidad rural de menos de mil habitantes en el estado de Puebla, Ortiz Hernández estuvo en constante contacto con la agricultura desde temprana edad. Sin embargo, considera que la decisión de dedicar su carrera al sector agrícola no fue algo planeado, ya que al ingresar a la ingeniería en agronomía de la Universidad Autónoma Chapingo —la máxima casa de estudios agrícolas en México— notó lo identificado e interesado que estaba en la fitotecnia, eligiéndola como su especialidad.

“Como estudiante de Chapingo, sabes que el CIMMYT es una de las instituciones de investigación más importantes no solo en México, sino a nivel internacional,” comenta Ortiz Hernández. “La realidad es que, cuando yo recién egresé de la universidad, nunca me hubiera imaginado que podría ser parte de este gran equipo.”

Sostenibilidad a la medida

Actualmente, Ortiz Hernández coordina y gestiona la operación de distintos proyectos en el Hub Bajío, tanto en el sector público, como privado. Todos estos proyectos operan bajo los mismos objetivos: monitorear y atender las actividades en la cadena de valor para mejorar los sistemas de producción, producir más con menos mediante prácticas de agricultura de conservación y de precisión, y lograr una vinculación exitosa con el mercado.

Uno de estos proyectos es Cultivando un México Mejor de HEINEKEN México, en el cual, a través de la investigación generada por el CIMMYT y la implementación de mejores prácticas de manejo, se exploran los requerimientos para el cuidado del agua empleada en los procesos diarios de cultivo.

Estas acciones son de suma importancia, ya que cada año se desgastan los mantos freáticos de la región debido al uso desmedido del agua donde aproximadamente el 80% del consumo de este recurso natural es destinado a las actividades agrícolas.

Ortiz Hernández explica que la producción de un kilo de trigo en la región requiere en promedio 1,500 litros de agua. No obstante, él y su equipo han demostrado que pueden reducir el consumo de agua de un 30 a 50% implementando prácticas que permiten el ahorro del agua sin disminuir los rendimientos e idealmente, con costos de producción bajos.

Ortiz Hernández en un cultivo de cebada en el que se implementan practicas sostenibles y climáticamente inteligentes en Guanajuato, México. (Foto: Francisco Alarcón/CIMMYT)

Vinculación para el éxito

El Hub Bajío también gestiona MasAgro Guanajuato, el programa de colaboración entre el gobierno de Guanajuato y el CIMMYT, cuyo objetivo es apoyar el mejoramiento tecnológico de la producción agroalimentaria tradicional para implementar acciones de diagnóstico, diseño, validación, demostración e inducción al uso de innovaciones tecnológicas sostenibles.

Una de las situaciones actuales que enfrenta este programa es que los productores de la zona realizan la fertilización en los cultivos al voleo o dejan el fertilizante sobre la superficie, lo que resulta en un aprovechamiento ineficiente del suelo. El equipo técnico de MasAgro Guanajuato identificó este problema y la posibilidad de mitigarlo, creando vínculos de colaboración con empresas líderes en la fabricación de maquinaria agrícola en el estado, para diseñar y producir una herramienta que cumple con este propósito.

“Trabajando desde lo local, logramos que los actores aporten lo que se necesita para que los agricultores tengan acceso a la tecnología adecuada,” explica Ortiz Hernández. “Lo que esperamos con este tipo de proyectos no es beneficiar a los 500 o 1000 productores con los que trabajamos directamente, sino que, a través de la asociación, podamos escalar y multiplicar esos números generando un impacto en la región.”

Ortiz Hernández ve su rol gerencial como un rol estratégico en el que tiene la libertad de innovar trabajando en equipo para generar modelos, procesos y herramientas, y que además tiene la oportunidad de proponer y gestionar con los actores de la región para sumar esfuerzos y alinear objetivos en común.

“Tal vez no hay momento más satisfactorio que cuando estas con un productor en la cosecha y ves su cara felicidad debido a los buenos resultados. Cuando sabes que contribuiste, aunque sea con poco, te sientes bien y llegas a casa contento,” dice Ortiz Hernández.

Una de sus metas personales, y algo que intenta incorporar en cualquier proyecto, es concientizar a la sociedad respecto a la importancia de los agricultores en la seguridad alimentaria global. “Tenemos que ver a los agricultores como lo que son: las personas que aseguran que la comida llegue a nuestras mesas y quienes garantizan la cantidad y la calidad de los alimentos. Es importante reconocer sus esfuerzos diarios.”