Background image for CIMMYT
  1. Home >
  2. Noticias >
  3. Explicativos >
  4. ¿Qué es la agricultura de conservación?

¿Qué es la agricultura de conservación?

Cada vez más agricultores están adoptando prácticas de agricultura de conservación. Este método de agricultura sustentable se basa en tres principios: diversificación de cultivos, movimiento mínimo del suelo y cobertura permanente del suelo.

Si no se practica de manera sustentable, la agricultura puede afectar al medio ambiente, producir gases de efecto invernadero y contribuir al cambio climático. Sin embargo, los métodos de agricultura sustentable pueden hacer lo contrario: aumentar la resistencia al cambio climático, proteger la biodiversidad y utilizar de manera sustentable los recursos naturales.

Uno de estos métodos es la agricultura de conservación.

La agricultura de conservación conserva los recursos naturales, la biodiversidad y la mano de obra. Aumenta el agua del suelo disponible, reduce el estrés por el calor y la sequía, y aumenta la salud del suelo a largo plazo.

¿Cuáles son los principios de la agricultura de conservación?

La agricultura de conservación se basa en los principios interrelacionados de la mínima alteración mecánica del suelo, la cobertura permanente del suelo con material vegetal vivo o muerto y la diversificación de cultivos mediante rotación o cultivos intercalados. Ayuda a los agricultores a mantener y aumentar los rendimientos y las ganancias, al tiempo que revierte la degradación de la tierra, protege el medio ambiente y responde a los crecientes desafíos del cambio climático.

Para reducir la alteración del suelo, los agricultores practican la labranza cero, lo que permite la siembra directa sin arar o preparar el suelo. El agricultor siembra directamente a través de los residuos superficiales del cultivo anterior.

La labranza cero se combina con cultivos intercalados y rotación, es decir, cultivar dos o más cultivos al mismo tiempo en el mismo terreno o cultivar dos cultivos diferentes de manera secuencial. Estos también son los principios básicos de la intensificación sustentable.

 

¿Cuál es la diferencia entre la agricultura de conservación y la intensificación sustentable?

La intensificación sustentable es un proceso para aumentar los rendimientos agrícolas sin impactos adversos sobre el medio ambiente considerando todo el ecosistema. Se enfoca en los mismos objetivos que la agricultura de conservación.

Las prácticas de agricultura de conservación conducen o permiten la intensificación sustentable.

¿Cuáles son los beneficios y desafíos de la agricultura de conservación?

La labranza cero con cobertura de residuos permite el ahorro de agua de riego, aumenta gradualmente la materia orgánica del suelo y suprime las malezas, además de reducir los costos de maquinaria, combustible y tiempo. Dejar el suelo intacto aumenta la infiltración de agua, mantiene la humedad del suelo y ayuda a prevenir la erosión de la capa superior del suelo. La agricultura de conservación mejora el consumo de agua que permite obtener rendimientos más estables en medio de climas extremos exacerbados por el cambio climático.

Aun cuando la agricultura de conservación ofrece muchos beneficios para los agricultores y el medio ambiente, los agricultores pueden enfrentar limitaciones para adoptar estas prácticas. Las zonas húmedas o los suelos con drenaje deficiente pueden dificultar la adopción. Cuando los residuos de los cultivos son limitados, los agricultores tienden a usarlos primero como forraje, por lo que puede que no haya suficientes residuos para la cubierta del suelo. Para iniciar la agricultura de conservación, se necesitan sembradoras apropiadas, que pueden no estar disponibles o no ser asequibles para todos los agricultores. La agricultura de conservación también requiere muchos conocimientos y no todos los agricultores pueden tener acceso al conocimiento y la capacitación necesarios para practicarla. Con el tiempo, la agricultura de conservación aumenta los rendimientos, pero los agricultores pueden no ver los beneficios del rendimiento de inmediato.

No obstante, las innovaciones, la investigación adaptada y las nuevas tecnologías están ayudando a los agricultores a superar estos desafíos y facilitar la adopción de la agricultura de conservación.

¿Cómo se originó la agricultura de conservación?

Belita Maleko, a farmer in Nkhotakota, central Malawi, sowed cowpea as an intercrop in one of her maize plots, grown under conservation agriculture principles. (Photo: T. Samson/CIMMYT)
Bajo los principios de la agricultura de conservación, Belita Maleko, una agricultora en Nkhotakota, en el centro de Malawi, sembró caupí como cultivo intercalado en una de sus parcelas de maíz. (Foto: T. Samson/CIMMYT)

El término “agricultura de conservación” se acuñó en la década de 1990, pero la idea de minimizar la alteración del suelo tiene su origen en la década de 1930, durante el Dust Bowl en los Estados Unidos de América.

El CIMMYT comenzó a trabajar con la agricultura de conservación en América Latina y el sur de Asia en la década de 1990 y en África a principios de la década de 2000. Actualmente, estos esfuerzos se han ampliado y los principios de la agricultura de conservación se han incorporado a proyectos como CSISA, FACASI, MasAgro, SIMLESA y SRFSI.

Los agricultores de todo el mundo están adoptando cada vez más la agricultura de conservación. En la temporada 2015/16, la agricultura de conservación se practicó en unas 180 mega hectáreas de tierras de cultivo a nivel mundial, alrededor del 12.5% del total de tierras de cultivo en el mundo — un 69% más que en la temporada 2008/2009.

¿La agricultura de conservación es orgánica?

La agricultura de conservación y la agricultura orgánica mantienen un equilibrio entre la agricultura y los recursos, utilizan la rotación de cultivos y protegen la materia orgánica del suelo. Sin embargo, la principal diferencia entre estos dos tipos de agricultura es que los agricultores que practican la agricultura orgánica recurren al arado o a la labranza del suelo, mientras que los agricultores que practican la agricultura de conservación recurren a principios naturales y no labran el suelo. Los agricultores orgánicos aplican la labranza para eliminar las malezas sin utilizar fertilizantes inorgánicos.

Por otro lado, los agricultores que practican la agricultura de conservación, utilizan una cubierta de suelo permanente y plantan semillas a través de esta capa. En un inicio, pueden utilizar fertilizantes inorgánicos para manejar las malezas, especialmente en suelos con baja fertilidad. Con el tiempo, el uso de agroquímicos puede reducirse o eliminarse lentamente.

¿Cuál es la diferencia entre la agricultura de conservación y la agricultura climáticamente inteligente?

Si bien la agricultura de conservación y la agricultura climáticamente inteligente son similares, sus propósitos son diferentes. La agricultura de conservación tiene como objetivo intensificar de manera sustentable los sistemas agrícolas de los pequeños productores y tener un efecto positivo en el medio ambiente utilizando procesos naturales. Ayuda a los agricultores a adaptarse y aumentar las ganancias a pesar de los riesgos climáticos.

La agricultura climáticamente inteligente tiene como objetivo adaptarse y mitigar los efectos del cambio climático al secuestrar el carbono del suelo y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, y finalmente, aumentar la productividad y la rentabilidad de los sistemas agrícolas para garantizar los medios de vida y la seguridad alimentaria de los agricultores en un clima cambiante. Los sistemas de agricultura de conservación pueden considerarse climáticamente inteligentes, ya que cumplen con los objetivos de la misma.

Foto de portada: El trabajador de campo Lain Ochoa Hernández cosecha una parcela de maíz cultivada con técnicas de agricultura de conservación en Nuevo México, Chiapas, México. (Foto: P. Lowe/CIMMYT)