1. Home >
  2. Noticias >
  3. Quemas agrícolas ponen en riesgo vidas humanas

Quemas agrícolas ponen en riesgo vidas humanas

Las quemas agrícolas que se salen de control son una importante causa de incendios forestales y estos una de las principales causas de desastres en México, poniendo en riesgo vidas humanas. Prácticas como la agricultura de conservación, que evitan las quemas agrícolas, deben ser fomentadas para reducir estos riesgos. 

Quema de rastrojos en agricultura convencional. (Foto: Francisco Alarcón / CIMMYT)
Quema de rastrojos en agricultura convencional. (Foto: Francisco Alarcón / CIMMYT)

El avance del cambio clim√°tico incrementar√° en todo el mundo el riesgo de incendios forestales devastadores en las d√©cadas por venir, se√Īala el estudio ‚ÄúPropag√°ndose como un incendio forestal‚ÄĚ del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) donde se proyecta que esos fen√≥menos se incrementar√°n un 30¬†% para 2050 y m√°s de un 50¬†% para fin de siglo.

De acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, casi la totalidad de los incendios forestales en México son provocados por actividades humanas y un poco más del 30 % de estos se produce por actividades agropecuarias, siendo las quemas agrícolas una de las principales causas. 

Adem√°s de la afectaci√≥n al medioambiente, los incendios tienen un costo social muy alto: el Instituto Nacional de Estad√≠stica y Geograf√≠a (INEGI) se√Īala que en M√©xico los incendios son responsables del 31 % de los desastres en el pa√≠s y ocasionan cerca del 27 % de la totalidad de la mortalidad asociada (humo, gases t√≥xicos, etc√©tera).

El registro hist√≥rico indica, adem√°s, que durante la d√©cada de 2010 a 2020 cerca de 100 personas perdieron la vida combatiendo incendios forestales (esto ser√≠a un promedio de 10 personas por a√Īo), por lo que es urgente minimizar el riesgo de incendios forestales en distintos frentes. En el terreno agr√≠cola, la adopci√≥n de pr√°cticas de agricultura sustentable contribuye no solo a combatir el cambio clim√°tico, sino tambi√©n a reducir la posibilidad de incendios que ponen en riesgo vidas humanas.¬†

‚ÄúYo ya no quemo porque se pierde la materia org√°nica y se contamina. Aqu√≠ en la comunidad eso es constante, cada que alguien tira su guamil (tierra que estaba en descanso) o roza, quema la vegetaci√≥n seca y no, no debe ser as√≠ porque est√°s dejando pobre a la tierra‚ÄĚ, comenta Alan Brian R√≠os, un productor de ma√≠z de San Pedro Pochutla, Oaxaca, quien a trav√©s de los proyectos que promueve el Centro Internacional de Mejoramiento de Ma√≠z y Trigo (CIMMYT) aprendi√≥ a trabajar con agricultura de conservaci√≥n.¬†

La agricultura de conservaci√≥n es un sistema de producci√≥n sustentable que permite reducir los costos de producci√≥n, mejorar las condiciones del suelo, optimizar el consumo de agua, entre otros beneficios. Uno de sus componentes b√°sicos es la cobertura del suelo con residuos de la cosecha anterior. Aprovechar los residuos (conocidos como rastrojos, paja, ca√Īuela, etc.), en lugar de quemarlos, permite nutrir y proteger el suelo contra la erosi√≥n.¬†

‚ÄúYa no quemamos la ca√Īuela, ahora la dejamos sobre la tierra para que la abone y ya luego sembramos. Y nos ha dado resultado, ah√≠ se ve. En donde no se deja la ca√Īuela la matita est√° muy chiquita, no produce mucho el frijolito, pero donde tiene ca√Īuela crece y ah√≠ da m√°s. Ya no es como antes que la junt√°bamos y a echarle lumbre porque seg√ļn que estorbaba. Ahora cuando vemos a muchachos junt√°ndola para sacarla les ense√Īamos esta parcela‚ÄĚ, comenta Bernarda Ojeda, productora de Oaxaca.

Los incendios forestales extremos suelen ser devastadores para la biodiversidad y para las personas, particularmente para aquellos que los combaten. Tambi√©n aceleran el cambio clim√°tico y, como se√Īala el PNUMA en su informe, afectan de manera desproporcionada a los pa√≠ses m√°s pobres del mundo, con impactos que se prolongan mucho tiempo despu√©s de que el fuego se apaga.

En el marco del Día Internacional del Combatiente de Incendios Forestales (4 de mayo) hacemos un recordatorio de cómo, con acciones simples como dejar el rastro sobre la superficie de las parcelas, se puede contribuir al cuidado del medioambiente y, además, a disminuir los riesgos de incendios forestales, reduciendo también las posibilidades de pérdidas de vidas humanas.