Background image for CIMMYT
  1. Home >
  2. Noticias >
  3. Reportajes >
  4. Abriendo Camino: Gokul Paudel encuentra las mejores prácticas agrícolas para el sur de Asia

Abriendo Camino: Gokul Paudel encuentra las mejores prácticas agrícolas para el sur de Asia

El economista del CIMMYT explora las formas de racionalizar los sistemas agrícolas de los pequeños agricultores mediante la mecanización, la equidad de género y la agricultura de conservación.

Gokul Paudel es un economista agrícola que trabaja para optimizar las prácticas agrícolas en el sur de Asia. Busca comprender, aprender y mejorar la eficiencia de las prácticas de manejo en el campo en una amplia variedad de formas. Aunque se incorporó al Centro Internacional de Mejoramiento del Trigo y el Maíz (CIMMYT) justo después de la universidad, la educación de Paudel en el campo comenzó mucho antes de sus cursos formales.

“Nací en una aldea rural en el distrito de Baglung, en Nepal. Mis padres trabajaban en una pequeña granja, con menos de media hectárea de tierra”, comenta Paudel. “Cuando era niño, recuerdo haber escuchado que aunque Nepal es un país agrícola, todavía tenemos mucha inseguridad alimentaria, desnutrición y niños que sufren retraso en el crecimiento”.

“Yo me preguntaba: ¿Cómo es Nepal un país agrícola y sin embargo, sufrimos de inseguridad alimentaria y problemas relacionados con los alimentos? Esta pregunta es lo que me inspiró a ir a una universidad agrícola”.

Paudel asistió a la Universidad de Tribhuvan en Nepal y, a través de sus cursos, aprendió sobre el mejoramiento genético y cómo Norman Borlaug trajo la primera Revolución Verde al sur de Asia. “Después de completar mis estudios de pregrado y posgrado, me di cuenta de que el CIMMYT es la organización que más contribuye a mejorar la seguridad alimentaria y la productividad de los cultivos en los países en desarrollo, donde los medios de vida de los agricultores siempre dependen de la agricultura”, explica.

Acercándose a la paradoja

Paudel tiene razón sobre la paradoja agrícola y alimentaria de su país de origen. Casi dos tercios de la población de Nepal se dedica a la producción agrícola, pero el país todavía tiene cifras sorprendentemente altas en términos de inseguridad alimentaria y deficiencia nutricional. Además, la difusión generalizada de prácticas agronómicas insostenibles, como el uso de maquinaria de labranza pesada, presenta consecuencias similares en el sur de Asia.

Si la investigación y los datos respaldan la afirmación de que la agricultura de conservación mejora sustancialmente los rendimientos de los cultivos, ¿por qué la adopción de estas prácticas es tan baja? Eso es exactamente lo que Paudel busca entender. “Quiero ayudar a mejorar la seguridad alimentaria del país”, explica. “Por eso me incorporé al sector agrícola”.

Paudel se unió al CIMMYT en 2011 para trabajar con el Programa de Socioeconomía (SEP) y la Iniciativa para los Sistemas de Producción de Cereales en el Sur de Asia (CSISA, en inglés), brindando apoyo regional en Bangladesh, India y Nepal.

Su trabajo es diverso. Paudel va más allá de descubrir qué innovaciones tecnológicas aumentan el rendimiento y las ganancias en la producción, porque el éxito en las parcelas de investigación no siempre se traduce en éxito en los campos de los pequeños agricultores. Trabaja en estrecha colaboración con agricultores y responsables políticos, utilizando encuestas y herramientas analíticas de alta tecnología como el aprendizaje automático y la minería de datos para conocer lo que realmente sucede en las parcelas de los agricultores para impactar la productividad.

Gokul Paudel sostiene dos bolsas de trigo en el campo de un agricultor. (Foto: CIMMYT)

Un futuro en crecimiento para la agricultura de conservación

Durante las últimas dos décadas, el desarrollo de tecnologías agrícolas ambientalmente sostenibles y económicamente atractivas a través de la agricultura de conservación se ha convertido en un tema clave de la investigación agronómica en el sur de Asia.

“La agricultura de conservación se basa en tres principios: alteración mínima de la estructura del suelo, cultivo de cobertura y rotación de cultivos, especialmente con leguminosas”, explica Paudel.

Dejar el suelo intacto mediante la agricultura de labranza cero aumenta la infiltración del agua, retiene la humedad del suelo y ayuda a prevenir la erosión de la capa superficial del suelo. Es decir, la agricultura de labranza cero se ha identificado como una de las innovaciones más transformadoras en la agricultura de conservación, que muestra el potencial de mejorar la capacidad de las comunidades agrícolas para mitigar los desafíos del cambio climático y al mismo tiempo mejorar el rendimiento de los cultivos.

No obstante, la tasa de difusión de la labranza cero se ha mantenido baja. En este momento, el equipo de Paudel está analizando una variedad de factores, como la disposición de los agricultores a pagar, la demanda real de nuevas tecnologías, la intensificación bajo restricciones de insumos, preferencias desagregadas por género y la adecuación de la escala de la mecanización, para comprender mejor la baja adopción tarifas y encontrar una manera de cerrar la brecha.

¿Puede la mecanización agrícola aliviar la escasez de mano de obra en el sur de Asia?

En el sur de Asia, comprender los contextos locales es fundamental para optimizar la mecanización agrícola. En los últimos años, muchos hombres han dejado sus trabajos agrícolas en busca de mejores oportunidades en los países del Golfo y este fenómeno reciente de emigración laboral ha dejado a las mujeres para asumir más tareas agrícolas.

“Las mujeres son responsables de cuidar la granja, el hogar y criar a sus hijos”, dice Paudel. “Dado que la emigración rural ha aumentado, se han visto agobiados por la responsabilidad adicional del trabajo agrícola y la escasez de mano de obra. Esto significa que los salarios de los trabajadores agrícolas están aumentando, lo que exacerba el costo de producción”.

La introducción de maquinaria agrícola, como segadoras y mini trilladoras, puede aliviar la carga física y financiera de la escasez de mano de obra. “La mecanización agrícola con perspectiva de género no solo ahorraría tiempo y esfuerzos [a las mujeres], sino que también las empoderaría mediante la mejora de sus habilidades y la gestión agrícola”, dice Paudel. Sin embargo, explica, deben tomarse medidas para que las mujeres se sientan realmente cómodas adoptando estas tecnologías, que tradicionalmente se han mantenido en el dominio masculino.

Gokul Paudel registra la biomasa aérea total de maíz y otros atributos de rendimiento del maíz en el campo de un agricultor en Kanchunpur, Nepal. (Foto: Ashok Rai/CIMMYT)

De tecnología agrícola a alta tecnología

En este momento, en medio del confinamiento global debido al COVID-19, las actividades de campo de Paudel están muy restringidas. Sin embargo, está aprovechando la oportunidad de evaluar años de datos sobre las prácticas de producción de cultivos en las granjas en Bangladesh, India y Nepal.

“Estamos analizando este conjunto de datos utilizando enfoques novedosos, como el aprendizaje automático, para comprender qué impulsa la productividad en los campos de los agricultores y qué priorizar, para nuestros esfuerzos y para los agricultores”, explica.

Aunque hay muchos aspectos diferentes de su trabajo, desde la recopilación y síntesis de datos hasta el análisis, la parte favorita del trabajo de Paudel es cuando su equipo encuentra la solución correcta y duradera para los problemas relacionados con la producción de los agricultores.

“Tiene un aspecto multidimensional, pero todas estas soluciones afectan directamente el sustento del agricultor. La productividad está directamente relacionada con su seguridad alimentaria, ingresos y medios de vida rurales”.

Un paisaje cambiante

A unos 160 km de donde vive ahora, los padres de Paudel todavía son dueños de la granja en la que creció, aunque ya no trabajan en ella. Están orgullosos de saber que su trabajo tiene un impacto directo en comunidades como la de ellos en todo el país.

“Cada día surgen nuevos problemas debido al cambio climático — problemas de sequía, inundaciones y brotes de enfermedades. Aunque no es una buena noticia, me motiva a continuar con el trabajo que estoy haciendo”, dice Paudel. “Lo más fascinante de trabajar en el CIMMYT es que tenemos un equipo de científicos multidisciplinarios que trabajan juntos con el objetivo común de intensificar de manera sostenible los sistemas agrícolas en el mundo en desarrollo”.