Background image for CIMMYT
  1. Home >
  2. Noticias >
  3. Reportajes >
  4. Lo pequeño es hermoso

Lo pequeño es hermoso

Siete maneras en las que la mecanización a pequeña escala funciona para los agricultores africanos.

¿Pueden los pequeños agricultores de África adoptar y cosechar los beneficios de la mecanización agrícola? El equipo de Mecanización Agrícola y Agricultura de Conservación para la Intensificación Sustentable (FACASI, en inglés) se estableció en 2013 para probar esta propuesta. Con el proyecto acercándose a su cierre, el líder del proyecto del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), Frédéric Baudron, cree que la respuesta es sí.

“Hemos demostrado que la mecanización a pequeña escala es un camino hacia la intensificación sustentable y la transformación rural, y también puede tener resultados de género positivos,” explicó.

Estas son algunas de las lecciones clave aprendidas en el camino, según las personas involucradas.

1. La mecanización adecuada es esencial

Con muchas granjas en África que miden no más de dos hectáreas, FACASI se centró en llevar tractores de dos ruedas a las regiones donde dominan los pequeños agricultores, especialmente en Zimbabue y Etiopía. Para la mayoría de los pequeños agricultores, la maquinaria agrícola convencional está fuera del alcance debido a su tamaño, costos y las habilidades necesarias para operarla. El camino típico hacia la mecanización sería que los agricultores consolidaran sus granjas, lo que podría conducir a una agitación social y ambiental. Sin embargo, el equipo de FACASI redujo el tamaño del equipo para adaptarlo al contexto local.

FACASI ha obtenido evidencia para disipar los mitos comunes sobre el poder de las granjas en los sistemas agrícolas de pequeños agricultores”, dijo Eric Huttner, gerente del programa de investigación de cultivos en el Centro Australiano de Investigación Agrícola Internacional (ACIAR, por siglas en inglés).

2. Probar, desarrollar y adaptar tecnologías juntos

De principio a fin, el proyecto probó y desarrolló tecnologías en colaboración con agricultores, fabricantes locales, ingenieros y agentes de extensión. Juntos, adaptaron y refinaron maquinaria a pequeña escala utilizada en otras partes del mundo para adaptarla a los campos irregulares y de las pequeñas granjas africanas. Esta construcción de tecnologías ayudó a cultivar un sentido más fuerte de propiedad y aceptación local.

“Obtuvimos muchas ideas valiosas al refinar continuamente las tecnologías en el contexto de la eficiencia, la preferencia y las necesidades de los agricultores,” dijo Bisrat Getnet, coordinador nacional de proyectos de FACASI en Etiopía y director del departamento de ingeniería agrícola del Instituto Etíope de Investigación Agrícola (EIAR por sus siglas en inglés).

Jane Mautsa y su esposo operando la descascaradora. (Foto: Shiela Chikulo/CIMMYT)

3. Hacerlo útil

El tractor básico de dos ruedas es una tecnología altamente flexible y adaptable, que se puede utilizar para mecanizar una variedad de tareas en la granja durante las estaciones. Con los accesorios adecuados, el tractor hace un trabajo corto de siembra, deshierbe, cosecha, desgranado, bombeo de agua, trilla y transporte.

“Esta característica multifuncional ayuda a garantizar que el tractor sea útil en todas las etapas del ciclo agrícola anual y ayuda a rentabilizarlo, compensando los costos”, dijo Raymond Nazare, coordinador nacional de proyectos de FACASI en Zimbabue y profesor del Departamento de Ingeniería y Suelos de la Universidad de Zimbabue.

4. Menos dolor, más ganancias

Reducir el trabajo innecesario de la agricultura a pequeña escala puede ser financieramente gratificante y abre puertas nuevas. La mecanización puede ahorrar a los agricultores los costos de contratar mano de obra adicional, y reducir enormemente el tiempo y el esfuerzo de muchas tareas poscosecha, a menudo realizadas por mujeres, como el transporte y la molienda. Los investigadores de FACASI demostraron el potencial de la mecanización para reducir este trabajo, permitiendo a las mujeres canalizar su tiempo y energía en otras actividades.

5. Nuevos modelos de negocios rurales inclusivos

Las nuevas tecnologías necesitan cadenas de suministro confiables y servicios de soporte asequibles. El equipo de FACASI apoyó esquemas de arrendamiento y uso compartido de equipos, capacitó a personas para operar y mantener maquinaria y alentó a individuos y grupos a convertirse en proveedores de servicios. Estos esfuerzos a menudo se centraron en brindar a los jóvenes y las mujeres nuevas oportunidades de comercio.

“El proyecto demostró que la mecanización a escala puede crear empleos rentables”, dijo Tirivangani Koza, del Ministerio de Tierras, Agricultura, Agua y Reasentamiento Rural de Zimbabue.

“Las mujeres y los jóvenes están utilizando la mecanización a escala para hacer crecer negocios rentables,” dijo Alice Woodhead en Australia.

“Han pasado de familiares dependientes a empresarios financieramente independientes. Sus nuevas habilidades, como el servicio a los tractores y la comercialización, han aumentado los ingresos de sus familias. FACASI también ha inspirado a los miembros de la comunidad a lanzar negocios como la invención de nuevos implementos de tractores de dos ruedas para la creciente base de clientes o convertirse en mecánicos. En algunos distritos, los tractores de dos ruedas están comenzando a crear un ciclo de innovación, desarrollo empresarial, diversificación de alimentos y crecimiento económico sustentable.”

6. Responder a las demandas de los agricultores

Aunque el equipo de FACASI se propuso promover la mecanización como una forma de ayudar a los agricultores a adoptar técnicas de agricultura de conservación, como la siembra directa, abrieron la caja de Pandora para otros usos beneficiosos. Al final del proyecto, estaba claro que el transporte y la mecanización de las tareas pos cosecha, como el desgranado y la trilla, se habían vuelto mucho más populares entre los agricultores que la mecanización de la producción de cultivos. Este resultado es una señal del éxito del equipo en demostrar el valor de la mecanización a pequeña escala y adaptar las tecnologías para responder a las necesidades de los agricultores.

7. Adoptar nuevos modelos de investigación

La investigación agrícola para el desarrollo se ha olvidado por mucho tiempo de los problemas laborales y de mecanización. El equipo de FACASI ayudó a ponerlos al centro al involucrar a ingenieros, empresas comerciales, agricultores y socios de toda la cadena de suministro.

“FACASI demuestra un cambio importante en cómo hacer investigación agrícola para lograr impactos significativos,” dijo Woodhead.

“En lugar de centrarse solo en el entorno agrícola y en los servicios de extensión, trabajaron desde el inicio con socios en los sectores de la alimentación, la agricultura y la manufactura, así como con las instituciones públicas que pueden sostener un cambio a largo plazo. Los resultados del proyecto son interesantes porque indican que se puede lograr un crecimiento sostenible alineando los objetivos de agricultura de conservación, las instituciones y las propuestas de valor empresarial de una comunidad.”

¿Qué sigue?

Demostración de una mini cultivadora, Naivasha, Kenia. (Foto: Matt O ‘Leary/CIMMYT)

Aunque el proyecto ha finalizado, sus ideas y lecciones continuarán.

“Hemos construido una prueba del concepto sólida. Sabemos qué pieza de maquinaria funciona en un contexto particular, y hemos probado diferentes modelos de entrega para comprender qué funciona dónde,” explicó Frédéric Baudron.

“Ahora tenemos que pasar de pilotar a escalar. Esto no significa dejar todo el trabajo a los socios de desarrollo; la investigación todavía tiene un papel importante que desempeñar en la generación de evidencia y asegurar que este conocimiento pueda ser utilizado por fabricantes locales, ingenieros, distribuidores locales e instituciones financieras.”

Como organización internacional de investigación, el CIMMYT está estratégicamente ubicado para proporcionar respuestas críticas a las comunidades agrícolas y la diversidad de actores en la cadena de valor de la mecanización.

Varias otras organizaciones han tomado el manto del cambio, apoyando la mecanización como parte de sus inversiones agrícolas. Esto incluye una iniciativa apoyada por la Agencia Alemana de Desarrollo (GIZ) en Etiopía, un proyecto apoyado por el FIDA para impulsar la producción local de trigo en Ruanda y Zambia, y una intervención en Zimbabue apoyada por el Fondo de Desarrollo de Resiliencia de Zimbabue.

“ACIAR nos brindó un apoyo generoso y visionario, en un momento en que muy pocos recursos iban a la investigación de mecanización en África,” reconoció Baudron. “Esto permitió al CIMMYT y sus socios del sistema nacional de investigación y del sector privado desarrollar una experiencia única en la mecanización a escala. El legado de FACASI será de larga duración en la región,” concluyó.

Foto de portada: Plantadora Starwheel en Zimbabue. (Foto: Jérôme Bossuet/CIMMYT)