1. Home >
  2. Noticias >
  3. ¿Es posible lograr la seguridad alimentaria sin paz?

¿Es posible lograr la seguridad alimentaria sin paz?

Para la Semana Internacional de la Ciencia y la Paz, Govaerts y Burke analizan si es posible lograr la seguridad alimentaria sin paz y cómo ambas se interrelacionan.

By

La intersección entre la agricultura y la paz se ha puesto al frente de la agenda de noticias este año debido a la crisis en Ucrania, que ha causado una interrupción generalizada en las cadenas de suministro de trigo, interrupciones que están contribuyendo a la inseguridad alimentaria de millones de personas en todo el mundo.

Por lo tanto, la agricultura fue un tema obligatorio para la Semana Internacional de la Ciencia y la Paz, y formó el tema principal de una charla informal en línea entre Bram Govaerts, Director General del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), y la Excma. Sharon Burke el 8 de noviembre.

Burke fue directora del Programa de Seguridad de Recursos de New America y asesora principal del proyecto Future of War de New America en el Departamento de Defensa estadunidense. Trabajó en las administraciones de Barack Obama, George W. Bush y Bill Clinton.

Preparando la seguridad y los alimentos para el futuro

“[La comida] es un elemento fundamental de toda seguridad”, explicó Burke, cuando se le preguntó sobre la conexión entre ambas. “Nos enfrentamos a presiones globales. Todo lo que nos ha hecho exitosos también nos ha hecho vulnerables: con la pérdida de biodiversidad, con el cambio climático. El desafío de tener ese elemento fundamental de la seguridad alimentaria nunca ha sido más difícil de lo que es ahora”.

Esta es una visión central del CIMMYT como centro Wallace, a la que se refirió Burke para resaltar cómo el conflicto y la inseguridad alimentaria se impulsan mutuamente: “Es este terrible nudo donde las cosas están conectadas. Pero cuando agregamos el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación y otros elementos de nuestra vida moderna, es más importante que nunca comprender cómo encajan estos elementos”.

“La paz, la prosperidad y la equidad… son más relevantes que nunca en el entorno en el que estamos trabajando”, coincidió Govaerts.

Govaerts luego invitó a Burke a ofrecer recomendaciones para el desarrollo de la nueva estrategia del CIMMYT. Ella sugirió tres puntos a considerar:

  • ¿Cómo cambiará el cambio climático lo que significa la producción y la productividad agrícola: dentro de 10 20, 30 años?
  • En ese mundo, ¿cómo se refleja eso a través de sus prioridades de investigación y desarrollo?
  • ¿Cómo continúas teniendo ese diálogo con los agricultores, para que tengas un impacto en ellos y ellos en ti, y cuáles son las formas de asegurarte de profundizar eso y la equidad que es inherente a esa conversación?

Govaerts reflexionó sobre ejemplos recientes de la historia en los que los conflictos desestabilizaron el sistema alimentario mundial, como la Primavera Árabe provocada por sequías consecutivas que afectaron gravemente a los cultivos de trigo. Burke estuvo de acuerdo en que era esencial construir la paz y garantizar el suministro de alimentos al mismo tiempo, teniendo siempre la paz como objetivo final incluso antes de que comience cualquier conflicto, y la importancia de mostrar el efecto de los sistemas a los donantes para alentar futuras inversiones.

“Una de las razones por las que realmente amo lo que hace el CIMMYT es que no se trata solo de la seguridad alimentaria como un concepto abstracto, sino también de las personas y los lugares donde se crea”, compartió Burke.

El papel del CIMMYT en la construcción de la paz

Burke destacó el compromiso del Gobierno de los Estados Unidos de invertir recursos en seguridad alimentaria y asistencia alimentaria, no solo para la necesaria ayuda de emergencia, sino para mejorar la producción de alimentos, la agricultura y la tecnología de última milla.

“¿Cómo podemos aprovechar esta inversión que se está haciendo ahora, en una emergencia, para que también genere resiliencia para esta emergencia a largo plazo que todos enfrentamos?” preguntó, alentando a las organizaciones de investigación y desarrollo a que siempre demuestren el impacto de su trabajo.

En sus palabras finales, Burke expresó altos niveles de admiración por nuestros científicos. “Tienes la oportunidad de tocar el problema y brindar la solución y trabajar en ese diálogo bidireccional con los agricultores y puedes reunir todo eso: cómo pensamos sobre un problema, cómo encontramos ciencia y tecnología novedosas para resolver el problema, y ​​luego puedes llevarlo al campo y hacer que funcione”.

“No solo estás pensando en la paz o investigando sobre la paz, ¡la estás entregando!”