1. Home >
  2. Blogs >
  3. ¿Compartir o conservar tierra?

¿Compartir o conservar tierra?

¿Cómo podemos alimentar a más personas mientras protegemos la naturaleza y la biodiversidad?

Cualquier estudiante de quinto grado está familiarizado con la extinción masiva del Cretácico-Paleógeno que llevó a los dinosaurios y tres cuartos de todas las especies vivas en ese momento a desaparecer de la Tierra, probablemente después de ser golpeados por un asteroide muy grande. Sin embargo, pocas personas son conscientes de que el planeta está pasando por un evento de igual magnitud: un informe reciente del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) destacó una disminución del 60% en las poblaciones de más de 4 000 especies de vertebrados monitoreadas a nivel mundial desde 1970. Esta vez, el culpable no es un asteroide, sino los seres humanos. La mayor amenaza que representamos para otras especies es también la forma en que satisfacemos una de nuestras necesidades más fundamentales: la producción de alimentos.

Como respuesta, los científicos, particularmente los ecologistas, han buscado estrategias para minimizar las compensaciones entre la agricultura y la biodiversidad. Una de esas estrategias es la “preservación de la tierra”, también conocida como el “efecto Borlaug”. Esta estrategia busca segregar la producción y la conservación y maximizar el rendimiento en áreas tan pequeñas como sea posible, conservando tierras para la naturaleza. Otra estrategia es “conservar la tierra” o una “agricultura amigable con la vida silvestre”, que busca integrar la producción y la conservación en las mismas unidades de tierra y hacer que la agricultura sea lo más benigna posible para la biodiversidad.

El debate entre los defensores de la conservación de la tierra y los defensores del intercambio de tierras ha tenido lugar en los últimos 15 años. Sin embargo, la mayoría de los estudios han encontrado que la conservación de la tierra conduce a mejores resultados a diferencia de la distribución de la tierra en una variedad de contextos. Con colaboradores de CIFOR, UBC y otras organizaciones, planteé la hipótesis de que esta creencia era parcial porque los investigadores evaluaron la agricultura a través de una lente estrecha, solo observando las calorías o el rendimiento de los cultivos.

En la actualidad, muchas más personas padecen hambre oculta o falta de vitaminas y minerales en sus dietas. Varios estudios han encontrado dietas más diversas y nutritivas consumidas por personas que viven en o cerca de áreas con mayor cobertura arbórea, ya que los árboles son un componente clave de la biodiversidad. Sin embargo, la mayoría de estos estudios no han analizado los mecanismos que explican esta asociación positiva.

Bosques para la alimentación

Al estudiar siete paisajes tropicales en Bangladesh, Burkina Faso, Camerún, Etiopía, Indonesia, Nicaragua y Zambia, encontramos evidencia de que la cubierta arbórea apoya directamente las dietas en cuatro paisajes de siete. Esto puede ser a través de la carne de animales, frutas y vegetales silvestres, y otros alimentos de origen forestal. Además, el estudio encontró evidencia de una vía agroecológica, en la cual los bosques y los árboles apoyan la producción de diversos cultivos y ganado a través de una variedad de servicios de los ecosistemas, lo que en última instancia conduce a dietas mejoradas, en cinco paisajes de siete. Estos resultados demuestran claramente que, aunque la conservación de la tierra puede tener los mejores resultados para la biodiversidad, se reducirían los productos forestales para los hogares rurales, como, por ejemplo, los alimentos forestales, la leña y la alimentación del ganado. También eliminaría a las pequeñas explotaciones agrícolas de los servicios ecosistémicos proporcionados por la biodiversidad, y los pequeños productores en los trópicos tienden a depender más de los servicios ecosistémicos que de los insumos externos.

En Etiopía, investigaciones previas realizadas por algunos de los mismos autores han demostrado que los paisajes multifuncionales que no califican como ahorradores de tierra ni como reparto de la tierra pueden albergar una gran biodiversidad y ser más productivos que los paisajes más simples. Son más sostenibles y resistentes, proporcionan dietas más diversas y producen cereales con mayor contenido nutricional.

El debate sobre la conservación de la tierra versus el intercambio se ha limitado en gran medida a los círculos de ecologistas de la conservación y rara vez ha involucrado a científicos agrícolas. Como resultado, la mayoría de los estudios sobre la conservación de la tierra versus el intercambio se han centrado en minimizar el impacto negativo de la agricultura en la biodiversidad, en lugar de buscar los mejores compromisos entre la producción agrícola y la conservación de la biodiversidad.

Para diseñar paisajes que realmente equilibren las necesidades de las personas y la naturaleza, es urgente que los agrónomos, los economistas agrícolas, los sociólogos rurales y los mejoradores de cultivos participen en el debate de la conservación de la tierra.

Lea más en:
Testing the Various Pathways Linking Forest Cover to Dietary Diversity in Tropical Landscapes

Este estudio fue posible gracias a la financiación del Ministerio de Desarrollo Internacional del Reino Unido (DFID), la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del proyecto Cambio Agrario en Paisajes Tropicales, y por los Programas de Investigación del CGIAR sobre maíz y trigo.