Background image for CIMMYT
  1. Home >
  2. Noticias >
  3. Explicativos >
  4. ¿Qué son los sistemas de semillas de cereales?

¿Qué son los sistemas de semillas de cereales?

Descubra cómo los científicos del CIMMYT contribuyen a que las nuevas semillas mejoradas lleguen rápidamente a los campos de los agricultores.

Para que las semillas certificadas lleguen al campo de un agricultor para su cultivo, pasan por muchas manos: programas de mejoramiento internacionales y nacionales, organismos reguladores gubernamentales, empresas privadas de semillas y minoristas o agrocomerciantes. Cada una de estas organizaciones desempeña un papel importante en el diseño, las pruebas, la producción y la distribución de variedades mejoradas de maíz y trigo.

En conjunto, estos procesos, actores y las relaciones entre ellos forman un sistema de semillas, que incorpora la producción, la conservación, el intercambio y el uso de materiales de propagación para los cultivos. Según la definición de la Comunidad de Excelencia para el Desarrollo de Sistemas de Semillas (COE, por sus siglas en inglés) del CGIAR los sistemas de semillas son complejos, ya que implican acuerdos entre los sectores público y privado, niveles de regulación y años de investigación y desarrollo, y son específicos de cada cultivo, país, entorno agroecológico y contexto de mercado.

El Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) ha investigado y trabajado ampliamente con las facetas y los actores de los sistemas de semillas de cereales en América Latina, Asia y África, específicamente en relación con los cultivos de cereales, y con el maíz y el trigo en particular.

El papel de los científicos del CIMMYT en la oferta y la demanda

Los equipos de mejora utilizan técnicas tradicionales y avanzadas para identificar líneas mejoradas de maíz y trigo en función de los rasgos deseados determinados por los agricultores y los mercados de consumo. Además de un mayor rendimiento de los granos, otros rasgos preferidos son una mayor cantidad de granos o frutos, resistencia a plagas y enfermedades, tolerancia a la sequía o los suelos pobres, mejor calidad nutricional, o sabor y facilidad de procesamiento.

Los socios del sector público y privado utilizan estas líneas para su posterior mejora, prueba y multiplicación de semillas. Otros se dedican a probar las variedades en los campos de los agricultores y apoyan a las empresas de semillas en la producción.

Para fomentar el acceso de los pequeños agricultores a estas variedades mejoradas, el CIMMYT aplica una estrategia de sistemas de semillas dividida en el desarrollo del lado de la oferta, relativo a la mejora y la producción de semillas, y el desarrollo del lado de la demanda, que abarca cuestiones relacionadas con la distribución y la aceptación de las variedades. En el lado de la oferta, el trabajo de los científicos del CIMMYT se lleva a cabo en tres fases:

  • Fase de desarrollo del producto: Los mejoradores hacen avanzar a través del canal de mejoramiento del CIMMYT los materiales más prometedores de una fase de mejoramiento a la siguiente. Los mejores candidatos se prueban primero en ensayos de campo en las estaciones de investigación y luego en los campos de los agricultores. Después, el CIMMYT organiza jornadas de campo para mostrar los materiales con mejor rendimiento a los socios del sector público y privado.
  • Fase de asignación de productos: Los socios locales solicitan los nuevos productos del CIMMYT y firman acuerdos de licencia que protegen la nueva semilla de reclamaciones de propiedad privada y ayudan a acelerar la comercialización y distribución en las regiones objetivo a precios asequibles.
  • Fase de liberación y comercialización: Los agricultores pueden obtener y beneficiarse de las semillas de maíz y trigo mejorados una vez que las autoridades nacionales registran y liberan las variedades que sobresalen en los ensayos nacionales de rendimiento y los socios del sector público y privado comienzan a producir y comercializar o distribuir las semillas.

Por el lado de la demanda, los científicos del CIMMYT trabajan para apoyar el desarrollo de sistemas de semillas a través de su trabajo sobre

  • Las preferencias de los agricultores y la demanda de variedades: Los científicos tratan de entender las preferencias y necesidades actuales y futuras de las variedades. Esto implica el uso de herramientas innovadoras, como las pruebas de concepto de producto, las pruebas y la clasificación en la granja, y la evaluación varietal participativa.
  • Desarrollo de la industria de las semillas: Las pequeñas y medianas empresas de semillas, así como los agrocomerciantes, desempeñan un papel fundamental en la distribución de semillas. Nuestro trabajo trata de entender los puntos de entrada para apoyar a la industria de las semillas con el fin de acelerar la adopción de nuevas variedades por parte de los agricultores.
  • Demanda de cereales por parte de los consumidores: Las preferencias de los consumidores y de la agroindustria por los cereales y los alimentos a base de cereales constituyen una importante fuente de demanda de nuevas variedades. Los científicos del CIMMYT colaboran con los consumidores y la agroindustria para innovar en el diseño de productos alimentarios y comprobar la aceptación de los consumidores. Los conocimientos adquiridos se comunican a los equipos de mejora y producción de semillas para el diseño de futuras variedades de cereales.

Sistemas de semillas con perspectiva de género

Un equipo de científicos sociales del CIMMYT con experiencia en economía, género y marketing trabaja para comprender las necesidades y preferencias de los agricultores, los consumidores y la agroindustria por las nuevas variedades. Desarrollan estrategias de venta al por menor, como la comercialización dirigida, el apoyo a la evaluación de semillas en la tienda y los incentivos de precios, y promueven la adopción de mejores políticas de apoyo a las empresas y los mercados de semillas.

El CIMMYT explora mecanismos para ayudar a las empresas de semillas a adaptar sus productos a las preferencias de las mujeres. Las investigaciones demuestran que, más allá del potencial de rendimiento, las mujeres buscan en las semillas características diferentes a las de los hombres. Por ejemplo, las mujeres se inclinan más por una variedad con una mayor vida útil del grano. Del mismo modo, cuando las mujeres participan en la selección de variedades, tienden a hacer evaluaciones más objetivas que los hombres.

Nuestros expertos promueven estrategias para fomentar sistemas de distribución inclusivos y eficaces, ayudando a los agricultores, tanto hombres como mujeres, a obtener las semillas que mejor se adaptan a sus necesidades específicas. Este modelo continuo proporciona al CIMMYT información de los agricultores y de los socios de los sectores público y privado, que sirve de base para la posterior investigación en materia de mejora genética.

¿Por qué son importantes los sistemas de semillas de cereales?

El CIMMYT contribuye a que nuevas semillas mejoradas lleguen a los agricultores, los consumidores y la agroindustria, lo que, en última instancia, tiene efectos positivos duraderos en términos de seguridad alimentaria y desarrollo económico.

Cereales como el maíz y el trigo desempeñan un papel fundamental en la seguridad alimentaria mundial. Aumentar su productividad en el Sur Global sigue siendo una prioridad clave para el desarrollo. Los pequeños agricultores se enfrentan a una presión cada vez mayor para mantener y aumentar sus rendimientos frente a tres problemas principales: el cambio climático, que aumenta la frecuencia de las sequías graves, las inundaciones y los brotes de plagas y enfermedades; el rápido aumento de los costos de los insumos, como la tierra, la mano de obra y los fertilizantes; y las condiciones desfavorables de comercialización de sus cereales.

Los sistemas de semillas, como punto de entrada crítico para la tecnología agrícola mejorada, necesitan urgentemente una mejora y modernización. Desde el inicio de la Revolución Verde en la década de 1960, el descubrimiento, el desarrollo y la entrega de semillas mejoradas para los pequeños agricultores ha seguido siendo una parte esencial de las iniciativas mundiales y locales para aumentar la productividad de los pequeños agricultores.

¿Cómo es un sistema de semillas sostenible, inclusivo y productivo?

De cara al futuro, existen serios retos para ampliar y profundizar el impacto de las inversiones en mejoramiento genético. Se necesitan urgentemente sistemas de inteligencia de mercado para apoyar a los equipos de fitomejoramiento en el diseño de futuros productos y la priorización basada en pruebas. Es necesario innovar en la forma en que los actores de los sistemas informan y apoyan a los agricultores para que experimenten con nuevas semillas.

El CIMMYT está trabajando con los socios del CGIAR para poner en marcha una nueva estrategia de 10 años. Los sistemas de semillas eficaces logran la adopción generalizada de variedades que captan los beneficios de la mejora de los cultivos y conectan a los actores a lo largo de la cadena de valor para que todos puedan beneficiarse de un cultivo productivo, desde el banco de semillas hasta el suelo. En estrecha colaboración con los sistemas nacionales de investigación agrícola, el CGIAR ha tenido un éxito histórico en la introducción de variedades mejoradas para los pequeños productores de cultivos básicos, con un alto rendimiento de la inversión. Sin embargo, se sigue criticando que los grandes programas públicos de mejoramiento genético adoptan un enfoque de la innovación agrícola basado en la tecnología y en la oferta.

Los programas de fitomejoramiento de cereales pueden orientarse más hacia la demanda empleando más estrategias de segmentación del mercado –dividiendo los mercados de clientes objetivo en grupos más pequeños y específicos desde el punto de vista geográfico y demográfico– y desarrollando una descripción y un perfil más accesibles de sus productos. Utilizando enfoques similares, es probable que el CGIAR amplíe los programas orientados a la demanda en materia de innovación genética y desarrollo de sistemas de semillas en la nueva fase de operaciones.

Foto de portada: Personal embolsa maíz en el almacén de Demeter Seeds. (Foto: Emma Orchardson/CIMMYT)