1. Home >
  2. Noticias >
  3. Mujeres, agricultura y pandemia

Mujeres, agricultura y pandemia

Los efectos diferenciados por g茅nero a causa de la pandemia en el desarrollo sostenible apoyan la observaci贸n general de que la pandemia ha agravado la situaci贸n de los sectores m谩s vulnerables.聽

Veracruz y Tabasco.- Para una gran parte de la humanidad 鈥攜 a trav茅s de la historia鈥, la hora de los alimentos est谩 铆ntimamente ligada a la presencia y acci贸n de las mujeres. Ellas alimentan al mundo en m谩s de un sentido. No solo preparan los alimentos, los cultivan: de acuerdo con la Organizaci贸n de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentaci贸n (FAO), cuatro de cada 10 personas que trabajan en el campo en todo el mundo, e incluso siete de cada 10 en algunos pa铆ses, son mujeres.

El papel de la mujer, sin embargo, frecuentemente ha estado mermado por las brechas de g茅nero. Se pensaba que el hombre, por su complexi贸n f铆sica, era quien deb铆a ejercer y asumir los papeles m谩s demandantes o pesados, pero la mujer ha tenido y tiene un papel fundamental en la agricultura y su trabajo debe ser reconocido.

Por diversas circunstancias, socialmente se sabe poco de los trabajos de las mujeres dentro de la Agricultura. Adem谩s, persisten condiciones que las ponen en clara desventaja, talescomo el poco acceso a cr茅ditos y a cadenas productivas de alto valor, as铆 como la falta de titularidad de las tierras 鈥攍o que ha contribuido a un subregistro en las estad铆sticas disponibles: de acuerdo con cifras al tercer trimestre del 2021 de la Encuesta Nacional de Ocupaci贸n y Empleo (ENOE), por ejemplo, el promedio de mujeres ocupadas en agricultura es del 10%, ya que su trabajo en el campo con frecuencia no es remunerado鈥.

La pandemia por COVID-19 y sus efectos durante y despu茅s de ella son un buen ejemplo para reflexionar en torno al papel y a la situaci贸n de las mujeres, tanto en el campo o en relaci贸n con aspectos vinculados con la alimentaci贸n, tales como la seguridad alimentaria o la carga de trabajo asociada a la preparaci贸n de la comida y a la alimentaci贸n de las familias 鈥攕e estima que la brecha entre mujeres y hombres con respecto al tiempo que dedican a la manipulaci贸n y preparaci贸n de alimentos y comidas es de 12 puntos porcentuales鈥.

De acuerdo con la Comisi贸n Interamericana de Mujeres de la Organizaci贸n de los Estados Americanos (OEA), la pandemia representa un retroceso en materia de derechos de las mujeres, pero tambi茅n una oportunidad de reacomodo donde los pactos de g茅nero permitan trastocar a la sociedad yhacer que la nueva normalidad sea la igualdad.聽

A ra铆z de la pandemia, en M茅xico 70.1% de hombres y 76.2% de mujeres vieron disminuidos sus ingresos (ingresos de un trabajo remunerado); 43.1% de hombres y 40.5% de mujeres experimentaron dificultad para acceder a productos alimenticios o v铆veres; y 44.1% de hombres y 48.3% de mujeres vieron un aumento en el tiempo dedicado al trabajo dom茅stico y de cuidados no remunerado 鈥攃omo ense帽ar a los ni帽os o ayudar con las tareas escolares; ayudar a personas adultas mayores, enfermos o con discapacidad鈥.

Los efectos diferenciados por g茅nero a causa de la pandemia en el desarrollo sostenible apoyan la observaci贸n general de que la pandemia ha evidenciado los numerosos sistemas quebrantados en el mundo, donde las personas m谩s vulnerables 鈥攑or edad, pobreza, raza o g茅nero鈥 se vuelven exponencialmente m谩s vulnerables.

As铆, en este periodo de pandemia las mujeres en general han enfrentado la agudizaci贸n de la sobrecarga de trabajo 鈥攅n especial el trabajo no remunerado que est谩 vinculado con la pobreza de tiempo de las mujeres鈥, la precariedad econ贸mica, el incremento de la pobreza y el incremento de la violencia de g茅nero.

En el 谩mbito rural, las mujeres se han enfrentado a una serie de obst谩culos adicionales asociados a las interrupciones de las cadenas de valor agroalimentarias. Las productoras que vend铆an sus excedentes en mercados locales para captar ingresos que les permitieran complementar la dieta fueron particularmente afectadas.

Uno de los grandes retos entonces es consolidar e intensificar acciones para el empoderamiento econ贸mico de las mujeres, impulsar su autonom铆a econ贸mica y dar visibilidad a sus aportes a la econom铆a familiar (y en general): en la agricultura de traspatio, por ejemplo, tienen un papel protag贸nico en el cultivo de verduras, legumbres y frutas, as铆 como en la producci贸n animal de peque帽as especies. Y esto no es una tarea menor, porque muchas veces constituye el principal soporte econ贸mico de las familias rurales.

Ante este contexto, el Centro Internacional de Mejoramiento de Ma铆z y Trigo (CIMMYT) y sus colaboradores, desarrollan proyectos que impulsan el empoderamiento econ贸mico de las mujeres mediante, por ejemplo, la incorporaci贸n de cultivos alternativos:

鈥淓l cultivo del girasol es un gran apoyo a la econom铆a para la mujer. Varias lo est谩n vendiendo como flor de corte y a otras nos ha permitido desarrollar un oficio, porque con esto podemos tener un mercado para la comercializaci贸n de jabones, champ煤s, cremas, tinturas de propoleo, polen, jarabes para la tos y otros productos鈥.

Te invitamos a conocer a Juana G贸mez Ram铆rez, una de las protagonistas de esta historia dando clic aqu铆.

Fuentes:

  • ONU Mujeres (2020). Efectos diferenciados por g茅nero de COVID-19 en el desarrollo sostenible. An谩lisis comparativo de las encuestas de evaluaci贸n r谩pida de g茅nero en Chile, Colombia y M茅xico. ONU Mujeres- Oficina Regional para Am茅rica Latina y el Caribe.
  • Mora, A. y Anderson H. (2020). Las mujeres rurales, la agricultura y el desarrollo sostenible en las Am茅ricas en tiempos de COVID-19. Organizaci贸n de los Estados Americanos- Comisi贸n Interamericana de Mujeres.