Background image for CIMMYT
  1. Home >
  2. Noticias >
  3. Reportajes >
  4. Los cultivos b谩sicos de alto rendimiento mejoran la salud y la prosperidad en los pa铆ses en desarrollo

Los cultivos b谩sicos de alto rendimiento mejoran la salud y la prosperidad en los pa铆ses en desarrollo

Una nueva investigaci贸n desvela los efectos a largo plazo de la productividad de la era de la Revoluci贸n Verde y se帽ala las lecciones para la actualidad.

Varios estudios recientes documentan los beneficios sanitarios y econ贸micos a largo plazo de la “Revoluci贸n Verde” 鈥攍a adopci贸n generalizada de variedades de cultivos b谩sicos de alto rendimiento durante la 煤ltima mitad del siglo XX鈥 y abogan por seguir invirtiendo en el desarrollo y el uso de dichas variedades.

Analizando datos relativos a m谩s de 600.000 nacimientos entre 1961 y 2000 en 37 pa铆ses en desarrollo, los cient铆ficos dirigidos por Jan von der Goltz, del Banco Mundial, descubrieron que la difusi贸n de variedades de cultivos modernos durante la Revoluci贸n Verde redujo la mortalidad infantil entre 2.4 y 5.3 puntos porcentuales.

“Nuestras estimaciones aportan pruebas convincentes de que no deben pasarse por alto los beneficios para la salud del aumento generalizado de la productividad agr铆cola”, afirman los autores. “Desde el punto de vista de las pol铆ticas, las subvenciones gubernamentales a los insumos que conducen a una revoluci贸n verde, as铆 como las inversiones en programas de extensi贸n e I+D, parecen ser importantes”.

Norman Borlaug (cuarto por la derecha) muestra una parcela de trigo Sonora-64 鈥攗na de las variedades semienanas, de alto rendimiento y resistentes a las enfermedades que fue clave para la Revoluci贸n Verde鈥 a un grupo de j贸venes aprendices internacionales en la estaci贸n experimental del CIMMYT en Ciudad Obreg贸n, Sonora, M茅xico. (Foto: CIMMYT)
Norman Borlaug (cuarto por la derecha) muestra una parcela de trigo Sonora-64 鈥攗na de las variedades semienanas, de alto rendimiento y resistentes a las enfermedades que fue clave para la Revoluci贸n Verde鈥 a un grupo de j贸venes aprendices internacionales en la estaci贸n experimental del CIMMYT en Ciudad Obreg贸n, Sonora, M茅xico. (Foto: CIMMYT)

La pandemia del COVID-19 puso de manifiesto la fragilidad del sistema alimentario mundial y la necesidad de transformarlo, aumentando su resistencia ambiental y econ贸mica para soportar futuras amenazas, y apuntalando dietas m谩s saludables. Los estudios sugieren que las versiones mejoradas de cultivos de cereales como el arroz, el trigo y el ma铆z pueden desempe帽ar un papel fundamental.

Nuestro trabajo habla de la importancia de apoyar la innovaci贸n y la adopci贸n de tecnolog铆a en la agricultura como medio de fomentar el desarrollo econ贸mico, la mejora de la salud y la reducci贸n de la pobreza”, dijo el autor Jan von der Goltz. “Tambi茅n sugiere que es razonable ver con cierta alarma la disminuci贸n constante de la financiaci贸n para el mejoramiento de los cultivos de cereales en las 煤ltimas d茅cadas en el 脕frica subsahariana, el continente con menos difusi贸n de variedades modernas”.

Asimismo, un estudio del que es coautor Prashant Bharadwaj, de la Universidad de California en San Diego, concluye que la adopci贸n por parte de los agricultores de variedades de cultivos de alto rendimiento (HYV, en ingl茅s) en la India redujo dr谩sticamente la mortalidad infantil en todo el pa铆s. Entre 1960 y 2000, la mortalidad infantil se redujo de 163.8 a 66.6 por cada 1.000 nacidos vivos, y esto ocurri贸 durante las d茅cadas en que la productividad del trigo en la India salt贸 de 0.86 a 2.79 toneladas por hect谩rea, como resultado de la adopci贸n de HYV y de la mejora de las pr谩cticas agr铆colas.

“Lo que hacen estos dos trabajos es establecer cuidadosamente una estimaci贸n causal de c贸mo las HYV afectan a la mortalidad infantil, comparando 煤nicamente a los ni帽os nacidos en el mismo lugar en diferentes momentos, cuando el uso de las HYV era diferente, y comprobando que la mortalidad antes de la llegada de las HYV ten铆a una tendencia similar en los lugares que recibir铆an una cantidad diferente de HYV”, dijo Bharadwaj.

“A falta de un ensayo de control aleatorio, estas t茅cnicas econom茅tricas producen la mejor estimaci贸n causal de un fen贸meno tan importante como la difusi贸n de las HYV durante y despu茅s de la Revoluci贸n Verde”, a帽adi贸. El profesor de la Universidad de California en San Diego Gordon McCord, coautor del estudio mundial, coincidi贸 de estas ideas.

Un ni帽o compra frutas y verduras en Varanasi, India. (Foto: Gert-Jan Stads/International Food Policy Research Institute)
Un ni帽o compra frutas y verduras en Varanasi, India. (Foto: Gert-Jan Stads/International Food Policy Research Institute) (CC BY-NC-ND 2.0)

Muchos efectos secundarios

Estudios recientes indican que la Revoluci贸n Verde tambi茅n tuvo repercusiones econ贸micas a largo plazo, que tambi茅n afectaron a los resultados sanitarios.

En una actualizaci贸n de 2021 del documento de 2018 “Two Blades of Grass: The Impact of the Green Revolution“, Douglas Gollin, profesor de Econom铆a del Desarrollo de la Universidad de Oxford y sus coautores descubrieron que, en 90 pa铆ses en los que se adoptaron variedades de alto rendimiento entre 1965 y 2010, el rendimiento de los cultivos alimentarios aument贸 un 44% y que, de no haberse producido esta adopci贸n, el PIB per c谩pita en el mundo en desarrollo podr铆a ser la mitad del actual.

Incluso un retraso de 10 a帽os de la Revoluci贸n Verde habr铆a costado, en 2010, el 17% del PIB per c谩pita en el mundo en desarrollo, con una p茅rdida acumulada del PIB de 83 billones de d贸lares, equivalente a un a帽o del PIB mundial actual.

Estos impactos en el PIB y en la salud se vieron potenciados por la correspondiente reducci贸n del crecimiento de la poblaci贸n. Observando la inferencia causal a nivel de pa铆s, regi贸n y mundo en desarrollo, y utilizando un novedoso m茅todo de evaluaci贸n del impacto a largo plazo, los autores del estudio detectaron una tendencia: a medida que mejoraba el nivel de vida de las familias rurales, 茅stas quer铆an en general invertir m谩s en sus hijos y tener menos.

“Nuestras estimaciones sugieren que el mundo habr铆a contado con m谩s de 200 millones de personas adicionales en 2010, si el inicio de la Revoluci贸n Verde se hubiera retrasado diez a帽os”, afirmaron Gollin y sus coautores. Este menor crecimiento de la poblaci贸n parece haber aumentado el tama帽o relativo de la poblaci贸n en edad de trabajar, lo que favoreci贸 el crecimiento del PIB.

Agricultores et铆opes dan su opini贸n a los investigadores del CGIAR sobre las variedades de trigo duro. (Foto: C.Fadda/Bioversity International)
Agricultores et铆opes dan su opini贸n a los investigadores del CGIAR sobre las variedades de trigo duro. (Foto: C.Fadda/Bioversity International) (CC BY-NC-ND 2.0)

Una inversi贸n a largo plazo en la transformaci贸n del sistema

Los autores se帽alan que se necesita tiempo desde el momento en que se realiza una intervenci贸n hasta que pueden observarse amplios efectos en la salud de la poblaci贸n. Por ejemplo, aunque el desarrollo de variedades modernas de alto rendimiento comenz贸 en los a帽os 50 y 60, el ritmo de adopci贸n no se aceler贸 hasta los a帽os 80, 90 e incluso en la d茅cada de 2000, y los datos del 脕frica subsahariana muestran que la adopci贸n de variedades ha aumentado tanto en la d茅cada de 2000 como en las cuatro anteriores.

Adem谩s, cualquier estrategia de nutrici贸n y seguridad alimentaria que pretenda alcanzar el segundo Objetivo de Desarrollo Sostenible de alimentar a 9.000 millones de personas para 2050 debe incorporar soluciones de transformaci贸n de sistemas m谩s amplios, como la agricultura de emisiones cero, dietas asequibles y diversas y una mayor conservaci贸n de la tierra.

Como explic贸 Gollin, “la Revoluci贸n Verde nos ense帽贸 que tenemos que enfocar el aumento de la productividad, especialmente en el rendimiento de los cultivos b谩sicos, de forma diferente. El reto ahora es m谩s complejo: tenemos que conseguir los mismos aumentos de productividad, con menos insumos y recursos, m谩s conciencia ambiental y en mayores cantidades para m谩s personas”.

En parte, esto significa aumentar la productividad en las tierras agr铆colas existentes con impactos ambientales y sociales positivos, seg煤n Bram Govaerts, director general del Centro Internacional de Mejoramiento de Ma铆z y Trigo (CIMMYT).

“El mejoramiento y el intercambio de variedades de cultivos m谩s productivos y resistentes es tan importante como siempre”, dijo Govaerts, “pero tambi茅n involucrar a los agricultores 鈥攅n nuestro caso, los peque帽os agricultores鈥 en los esfuerzos de investigaci贸n e innovaci贸n compartidos para reducir las brechas de rendimiento, construir sistemas agr铆colas resistentes al clima y abrir el acceso a una mejor nutrici贸n y oportunidades de mercado.”

Foto de portada: Ni帽os almorzando en una guarder铆a en las afueras de Delhi, India. (Foto: Atul Loke/ODI) (CC BY-NC 2.0)