1. Home >
  2. Noticias >
  3. Fertilidad integral en cultivo de cebada

Fertilidad integral en cultivo de cebada

A través del proyecto Cultivando un México Mejor se brindan recomendaciones para que los productores del Bajío produzcan cebada de alta calidad.

Productores y técnicos del proyecto Cultivando un México Mejor, en Guanajuato, México. (Foto: Amador Aguillón/CIMMYT)
Productores y técnicos del proyecto Cultivando un México Mejor, en Guanajuato, México. (Foto: Amador Aguillón/CIMMYT)

La región del Bajío, en México, es una de las zonas productoras de cebada maltera más importantes del país. Allí, los agricultores suelen utilizar diferentes fuentes de fertilizante y se ha detectado que aplican cantidades excesivas de nitrógeno. Esto trae como consecuencia altos costos de producción, emisión de gases que contribuyen al cambio climático y cebadas de baja calidad.

Tomando en cuenta este contexto, el equipo técnico del proyecto Cultivando un México Mejor, de HEINEKEN México y el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), sugiere aplicar las denominadas 4R planteadas por el International Plant Nutrition Institute (IPNI), que son cuatro recomendaciones fundamentales para la fertilidad integral, referidos a la fuente, la dosis, el tiempo y el lugar de aplicación correctos.

Los cuatro requisitos del manejo responsable de nutrientes muestran, en términos generales, la importancia de usar adecuadamente los insumos que son aplicados para aprovechar su efecto al máximo. Con esto, se busca que los productores adopten las mejores prácticas de aplicación de fertilizantes para asegurar que su inversión realmente les brinde beneficios. De manera práctica, estos principios son más claros planteándose unas preguntas básicas:

Fuente correcta: ¬ŅQu√© voy a aplicar? Es importante conocer las propiedades (f√≠sicas y qu√≠micas) del suelo para tener datos sobre la disponibilidad de nutrientes, su interacci√≥n, as√≠ como posibles limitantes del suelo para usar alguna fuente de fertilizante. Esto puede evitar que, aunque sea la dosis adecuada, se presenten inconvenientes por la susceptibilidad del cultivo al nutriente o la fuente.¬†

Dosis correcta: ¬ŅCu√°nto voy a aplicar? Una vez definidas las fuentes de fertilizantes disponibles para el cultivo se requiere hacer un balance con los nutrientes aportados por los abonos org√°nicos (compostas, residuos de cultivos). Esto permitir√° disminuir la dosis de uno o m√°s nutrimentos a suministrar en el programa de fertilizaci√≥n. El uso de herramientas como los sensores √≥pticos son √ļtiles para calcular la cantidad adecuada de nutriente para la planta. Asimismo, el an√°lisis de suelo antes de establecer el cultivo es fundamental.¬†

Tiempo correcto: ¬ŅCu√°ndo lo voy a aplicar? Para maximizar la toma de nutrientes por parte de las plantas, la decisi√≥n del tiempo de aplicaci√≥n determina el momento en que la planta acepta y utiliza los nutrientes. Por esta raz√≥n, para elegir la fecha adecuada es importante conocer cu√°ndo las plantas absorben los nutrientes, es decir, cu√°l es la demanda por etapa de crecimiento, ya que cada nutriente es requerido en mayor o menor cantidad durante ciertas etapas del cultivo.¬†

Lugar correcto: ¬ŅD√≥nde lo voy a aplicar o colocar? La colocaci√≥n adecuada de los nutrientes se refleja en una mayor cobertura y homogeneidad al proveer fertilizantes. En este sentido, se debe tomar en cuenta el tama√Īo y direcci√≥n del crecimiento de las ra√≠ces, as√≠ como la variabilidad del suelo pues cada tipo de suelo tiene caracter√≠sticas espec√≠ficas, con diferentes capacidades de retenci√≥n o susceptibilidad a la p√©rdida de nutrientes.

Para producir cebada de alta calidad es importante implementar pr√°cticas de fertilidad integral que permitan incrementar los rendimientos y hacer m√°s eficientes el uso de los fertilizantes, reduciendo los costos de producci√≥n y haciendo m√°s rentable las unidades de producci√≥n. Los an√°lisis de suelo, las enmiendas, el uso de sensores √≥pticos, la fertilizaci√≥n enterrada (particularmente en la siembra y segunda fertilizaci√≥n) y el fraccionamiento del fertilizante nitrogenado (70% a la siembra y el 30% en la segunda fertilizaci√≥n) son recomendaciones √ļtiles para este prop√≥sito.¬†