1. Home >
  2. Blogs >
  3. Las frutas y verduras son esenciales, pero hay tres razones por las que necesitamos los cereales para alimentar al mundo

Las frutas y verduras son esenciales, pero hay tres razones por las que necesitamos los cereales para alimentar al mundo

Adem√°s de los macronutrientes y los micronutrientes, los cereales b√°sicos son importantes fuentes de componentes alimentarios bioactivos.

Frutas, verduras y pan. Foto: Ella Olsson (CC BY 2.0)
Frutas, verduras y pan. Foto: Ella Olsson (CC BY 2.0)

Al igual que muchas organizaciones de investigación y financiación del desarrollo, el Centro Australiano de Investigación Agrícola Internacional (ACIAR) está haciendo hincapié en un renovado compromiso con un enfoque sensible a la nutrición en los proyectos de desarrollo agrícola.

En el marco del A√Īo Internacional de las Frutas y Verduras, un blog reciente propone que una cuesti√≥n central para mejorar la nutrici√≥n es el consumo de m√°s frutas y verduras. Estamos de acuerdo en que una dieta variada que incluya frutas y verduras debe ser accesible para todas las personas. Aqu√≠ destacamos la presencia de un panorama m√°s amplio.

En la √ļltima d√©cada ha crecido la concienciaci√≥n sobre la importancia de las dietas ricas en vitaminas y minerales, y la necesidad de combatir la malnutrici√≥n de micronutrientes, que puede conducir a resultados irreversibles para la salud, afectando a econom√≠as enteras y perpetuando un tr√°gico ciclo de pobreza y estancamiento econ√≥mico.

La falta de vitaminas y minerales, a menudo denominada “hambre oculta”, no se limita a los pa√≠ses con menores ingresos y con inseguridad alimentaria. En los pa√≠ses m√°s ricos se observa claramente una transici√≥n hacia dietas ricas en energ√≠a y pobres en micronutrientes. De hecho, las poblaciones de todo el mundo est√°n consumiendo m√°s alimentos procesados por razones de comodidad y precio. Para alcanzar nuestros objetivos mundiales en materia de hambre y salud, debemos invertir en investigaci√≥n y producci√≥n agr√≠cola que tenga en cuenta la nutrici√≥n, as√≠ como promover dietas asequibles con alimentos variados, atractivos y ricos en nutrientes.

Además del hambre, tenemos una pandemia de enfermedades relacionadas con la dieta, causada en parte por el consumo excesivo de dietas basura ricas en energía. Esto se debe a que las fórmulas alimentarias modernas suelen estar orientadas hacia productos adictivos y poco saludables. Lo vemos en los crecientes niveles de obesidad y diabetes, algunos cánceres, enfermedades cardíacas y afecciones pulmonares crónicas.

Invertir en investigación agroalimentaria y mejorar la nutrición será mucho más barato que tratar estas enfermedades no transmisibles relacionadas con la dieta. Además de estar más sanas, muchas personas serán mucho más felices y podrán llevar una vida más productiva.

Sin embargo, el panorama es más amplio que la malnutrición de micronutrientes. Incluso si las nuevas inversiones en investigación nos permiten aumentar la producción y el suministro de frutas, verduras y otros alimentos ricos en nutrientes, como las legumbres y los frutos secos, no habremos resuelto todo el problema de la seguridad alimentaria, la nutrición y la salud.

Adem√°s del “hambre oculta”, muchos cientos de millones de personas en todo el mundo pasan hambre porque siguen sin disponer de los alimentos b√°sicos para vivir y trabajar.

Mujeres cocinando chapatis en Sani, valle de Zanskar, India. Foto: SandeepaChetan's Travels (CC BY-NC-ND 2.0)
Mujeres cocinando chapatis en Sani, valle de Zanskar, India. Foto: SandeepaChetan’s Travels (CC BY-NC-ND 2.0)

El trigo, el ma√≠z y el arroz han sido las principales fuentes de energ√≠a alimentaria en forma de hidratos de carbono en pr√°cticamente todas las sociedades y durante miles de a√Īos: investigaciones recientes en Oriente Medio sugieren que la dieta “paleo” original no era s√≥lo el resultado de la caza y la recolecci√≥n, sino que inclu√≠a cereales en el pan y la cerveza.

Hay tres razones por las que los cereales son esenciales para la alimentación del mundo:

  • En primer lugar, los nutricionistas y los m√©dicos nos dicen que los cereales no s√≥lo aportan macronutrientes ‚ÄĒcarbohidratos, prote√≠nas y grasas- y micronutrientes, vitaminas y minerales. Ahora sabemos que los cereales son fuentes importantes de componentes alimentarios bioactivos que no suelen clasificarse como nutrientes, pero que son esenciales para la salud de todos modos. Se trata de compuestos como los carotenoides, los flavonoides, los fitoesteroles, los glucosinolatos y los polifenoles, que se encuentran de forma natural en diversos alimentos vegetales y tienen propiedades beneficiosas antioxidantes, anticancer√≠genas, antiinflamatorias y antimicrobianas, que probablemente sean importantes para mitigar y/o combatir las enfermedades.
  • En segundo lugar, los alimentos integrales, especialmente el trigo, son tambi√©n una fuente importante de fibra diet√©tica, que es esencial para una digesti√≥n y un metabolismo eficaces. La fibra de los cereales tambi√©n nutre la flora intestinal humana, cuyos productos, como los √°cidos grasos de cadena corta, tienen muchos beneficios para la salud, incluida la lucha contra algunos tipos de c√°ncer. Comer este tipo de carbohidratos tambi√©n nos ayuda a reconocer que hemos comido lo suficiente, para saber cu√°ndo “es suficiente”.
  • En tercer lugar, los alimentos a base de cereales son relativamente baratos de producir y comprar, y tambi√©n f√°ciles de transportar y conservar. Por lo tanto, los suministros son relativamente estables y es probable que una buena nutrici√≥n a base de cereales siga siendo accesible para las personas de bajos recursos.

Pero no todo es bueno para los cereales hoy en día. Los cereales están asediados por el calor y la sequía relacionados con el cambio climático, así como por nuevas y más virulentas formas de enfermedades vegetales, que amenazan nuestra agricultura y nuestros recursos naturales. Queda mucho por investigar en esta época de rápidos cambios en las condiciones climáticas y de tensiones económicas y políticas.

He aquí algunas estrategias para la investigación agroalimentaria y sus partidarios:

  • Podemos aumentar a√ļn m√°s el contenido nutricional de los alimentos a base de cereales mediante la biofortificaci√≥n durante el fitomejoramiento.
  • Podemos producir variedades de cereales resistentes a las enfermedades y al calor, que sean eficientes en el uso del agua y los fertilizantes, y cuya producci√≥n no requiera mucha mano de obra.
  • Trabajando con las comunidades, podemos adaptar las nuevas tecnolog√≠as de producci√≥n a las condiciones locales, especialmente cuando las mujeres son las agricultoras.
  • Podemos mejorar la calidad de los alimentos a base de cereales mediante el enriquecimiento de los nutrientes durante la molienda, y mediante mejores m√©todos de procesamiento y formulaci√≥n de los alimentos.
  • Los expertos de todas las disciplinas agroalimentarias pueden colaborar para informar y “empujar” a los consumidores a tomar decisiones de compra de alimentos saludables.

Los cereales son importantes, pero en una época de desinformación, debemos ser prudentes ya que algunas personas son sensibles a ciertos componentes de los cereales, como el gluten. Las personas a las que se les ha diagnosticado médicamente una intolerancia a los cereales deben adaptar su dieta en consecuencia y obtener los hidratos de carbono y los componentes bioactivos de los alimentos de otras fuentes.

Por tanto, no podemos vivir sólo de pan, debemos procurar llevar una dieta rica en alimentos diversos.

Estas dietas incluyen frutas y verduras que deben ser accesibles a las personas de diferentes regiones, en particular a las más vulnerables, y que aportan diferentes macronutrientes, micronutrientes y componentes bioactivos esenciales. Para la mayoría de nosotros, el contenido saludable de los cereales significa que deben seguir siendo una parte importante de la dieta mundial.

Nigel Poole es profesor emérito de Desarrollo Internacional en la Universidad SOAS de Londres y consultor del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT).

Rajiv Sharma es científico principal del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT).

Alison Bentley es la Directora del Programa Global de Trigo del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT).