1. Home >
  2. Noticias >
  3. Alimentar el suelo para alimentar a las comunidades 

Alimentar el suelo para alimentar a las comunidades 

La crisis del precio de los fertilizantes es una oportunidad para construir una agricultura más sustentable, con suelos más sanos, cultivos más diversos y dietas más variadas. 

La productora Soledad Chávez Pineda muestra su cultivo de chícharo en el municipio de Magdalena Apasco, en Oaxaca, México. (Foto: Carlos Barragán/Agricultura Familiar y Agronegocios)
La productora Soledad Chávez Pineda muestra su cultivo de chícharo en el municipio de Magdalena Apasco, en Oaxaca, México. (Foto: Carlos Barragán/Agricultura Familiar y Agronegocios)

Siempre es un buen momento para dirigir los reflectores hacia la agricultura de peque√Īa escala, conocer las estrategias que han implementado para lograr que sus unidades de producci√≥n sigan vigentes a pesar de las condiciones adversas en las se est√°n desarrollando. La actual crisis de fertilizantes qu√≠micos, por ejemplo, es una oportunidad para construir una agricultura m√°s sustentable.¬†

El incremento en el precio de los fertilizantes ‚ÄĒproducto del conflicto entre Ucrania y Rusia, uno de los mayores productores de fertilizantes del mundo‚ÄĒ ya ha impactado en el precio de los alimentos y est√° afectando la econom√≠a de muchas familias en M√©xico y otros pa√≠ses.

Ante este contexto, es importante conocer y difundir las diferentes alternativas que existen para hacer frente a esta crisis. El cultivo de leguminosas ‚ÄĒpor su capacidad para fijar nitr√≥geno‚ÄĒ, el uso de fertilizantes org√°nicos como compostas, abonos verdes, entre otros, son pr√°cticas √ļtiles en este sentido.¬†

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) de México, en el estado de Oaxaca solo el 3% de la superficie agrícola es fertilizada con abono orgánico, pero en el Valle de Etla, donde está el municipio de Magdalena Apasco, esta cifra sube a 37%. 

¬ŅQu√© pasa con el resto de la superficie? Si se suma la fertilizaci√≥n org√°nica y qu√≠mica entonces en Oaxaca el 83% de la superficie agr√≠cola queda sin fertilizar ‚ÄĒ37% para el caso del Valle de Etla‚ÄĒ. Esto muestra la necesidad de implementar estrategias para la recuperaci√≥n y mejoramiento de la fertilidad de los suelos.¬†

En Magdalena Apasco, como en otros lugares de Oaxaca y del pa√≠s, la elaboraci√≥n y suministro de bioinsumos ha tenido un impacto bajo por diversos factores socioculturales ‚ÄĒcomo la limitada disponibilidad de mano de obra y el hecho de que el 52% de los productores de ma√≠z del estado son adultos mayores‚ÄĒ, pero con las leguminosas ha sido el caso contrario.¬†

Entre las razones de este hecho est√° que las leguminosas, sobre todo aquellas que pueden cosecharse en verde ‚ÄĒcomo los ch√≠charos, las habas o los ejotes‚ÄĒ, permiten que las familias generen ingresos de manera previa a la cosecha del ma√≠z.¬†

Además, las leguminosas forman parte de la cultura gastronómica de muchas comunidades y, al dejar una mayor cantidad de residuos de cosecha sobre la parcela, constituyen una buena alternativa (económicamente viable) para mejorar la fertilidad del suelo porque contribuyen en el contenido de materia orgánica y al suministro de nitrógeno.