• Home
  • Artículos especiales
  • Abriendo caminos: Un buen manejo de datos es esencial para combatir la inseguridad alimentaria, dice Carolina Rivera

Abriendo caminos: Un buen manejo de datos es esencial para combatir la inseguridad alimentaria, dice Carolina Rivera

February 14, 2018

BGRivieraAbriendo caminos es una serie sobre los miembros del personal del CIMMYT

EL BATÁN, México (CIMMYT) – En los próximos 50 años, será necesario producir más alimentos que los que se han producido a lo largo de los 10,000 años que han transcurridos desde el inicio de la agricultura.

Para lograr eso, necesitaremos producir cultivos más rápidamente que antes; esta tarea mundial será aun más difícil si no mejoramos la forma en que recolectamos y compartimos la información, señala Carolina Rivera, fisióloga de trigo del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) y coordinadora de datos de International Wheat Yield Partnership  (IWYP) (Colaboración Internacional para el Rendimiento de Trigo).

Se predice que, para el año 2050, la demanda de trigo incrementará un 70 por ciento sobre los niveles actuales, como resultado del crecimiento poblacional y los cambios en la dieta humana, pero los problemas que aquejan la producción de trigo son fuertes y van en aumento. El cultivo de trigo se ve amenazado por plagas y enfermedades nuevas y más agresivas, recursos hídricos decrecientes, tierra arable limitada y condiciones meteorológicas poco estables, resultado del cambio climático.

“Los datos nos indican que no podremos satisfacer esta demanda en el futuro, a menos que logremos aumentar los avances genéticos significativamente”, explica Rivera. En la actualidad, los aumentos en los rendimientos de los cereales logrados cada año mediante la genética van del 0.5 al 1%, lo cual significa que las mejoras genéticas que los científicos logran hacer a los cultivos dan como resultado, cuando mucho, rendimientos 1% mayores que los del año anterior, sin tomar en cuenta las mejoras debidas al manejo agronómico, cuya implementación se sabe es mucho más difícil para los agricultores de escasos recursos.

Desde que asumió el cargo de coordinadora de datos del IWYP, Rivera ha ayudado a sacar una nueva versión de la base de datos pública denominada “Germinate,” que incluye datos fenotípicos, genotípicos y de otra índole sobre el trigo, recogidos por el personal del CIMMYT, los miembros del Proyecto IWYP y otros colaboradores en todo el mundo. Ella está tratando de diseminar nuevas tecnologías para capturar datos y desarrollar mejores sistemas para estandarizar, recolectar, compilar y organizar los datos de campo que reúnen los miembros de su equipo de investigación en el CIMMYT y sus colaboradores.

“Hace tres años, cerca del 80 por ciento de los datos fisiológicos de campo del trigo en México se recogían manualmente”, relata Rivera. “Sin embargo, ahora tenemos mayor control en tiempo real de la calidad gracias a que usamos tabletas para la recolección de datos y tenemos mejores protocolos para el procesamiento de los mismos, entre otras herramientas. Al estandarizar nuestros resultados y facilitar la organización y el análisis de datos, ayudamos a los científicos a tomar decisiones mejor fundamentadas”.

Rivera tiene una perspectiva única del manejo de datos de los cultivos debido a que aplica sus conocimientos prácticos de la investigación de trigo, al adoptar y adaptar nuevas tecnologías y sistemas que satisfacen las necesidades de los científicos. Como fisióloga de trigo, ha identificado nuevas características asociadas con la optimización de la morfología de las plantas a fin de aumentar el número de granos y el rendimiento.

“Es posible que el manejo de datos parezca una idea tardía de la investigación, pero a medida que el volumen de datos aumente, el tener flujos de trabajo más controlados y optimizados será de importancia fundamental para los programas fitogenéticos”, dice Rivera. “Lograr un manejo de datos de alta calidad es un reto, pues como ocurre cuando hay un cambio de tecnología, es necesario hacer grandes cambios en la forma en que la gente trabaja y las herramientas que utiliza”.

A pesar de lo anterior, se han proporcionado más de 2 mil millones de datos genotípicos del CIMMYT mediante las plataformas de Germinate y Dataverse, y Rivera está convencida de que, finalmente, el compartir datos se volverá parte integral de la labor que realizan los investigadores de trigo.

Antes de asumir su puesto actual en el CIMMYT, Rivera adquirió su doctorado en ciencias agrícolas de la Universidad de Nottingham. Finalmente, ella cree que la adopción de mejores prácticas de manejo de datos en todas las instituciones de investigación pronto se volverá un factor esencial para poder crear plantas de trigo “ideales” que produzcan más grano para alimentar a más personas.

El International Wheat Yield Partnership (IWYP) (Colaboración Internacional para el Rendimiento de Trigo) es una colaboración global a largo plazo, que obtiene sus fondos de organizaciones de investigación públicas y privadas, y busca incrementar el rendimiento genético del trigo en un 50%, en los próximos 20 años. Encuentre la lista completa de donadores aquí.

CN esp


Etiquetas:, ,