Productores y empresas semilleras de maíz en Malawi, al ritmo del cambio de los tiempos

May 15, 2012

En Malawi, los agricultores, que en años recientes han visto cómo sus cosechas se malogran debido a la escasez de lluvias, están adoptando dos nuevas variedades de maíz resistentes a la sequía, y, a su vez, para mantenerse a tono, las empresas semilleras están cambiando su forma de hacer negocios.

jun01“El clima está cambiando, cada vez llueve menos y el tiempo es lo que ahora determina cuáles variedades pueden sembrar los agricultores y, por consiguiente, cuáles variedades deben producir las empresas semilleras”, señala Dellings Phiri, gerente general de Seed Co. Malawi, una de las principales comercializadoras de semillas en el sur de África.

Phiri se refiere a ZM 309 y ZM 523, que son dos nuevas variedades resistentes a la sequía generadas específicamente para las zonas de suelos improductivos, propensas a la sequía de Malawi. Ambas son producto de la colaboración del CIMMYT, el Ministerio de Agricultura y Seguridad Alimentaria y la estación experimental Chitedze de Malawi, como parte del proyecto “Maíz resistente a la sequía para África (DTMA, por sus siglas en inglés). Este trabajo se realizó con el apoyo de las Fundaciones Bill & Melinda Gates y Howard G. Buffett. El lanzamiento oficial de las variedades fue en marzo de 2009.

“Cada adulto en Malawi consume 300 kilos de maíz al año. ZM 309 y ZM 523 serán de gran ayuda para que los agricultores protejan sus cosechas contra la creciente amenaza de las sequías”, según Wilfred Mwangi, director asociado del Programa Global de Maíz del CIMMYT y líder del proyecto DTMA.

En un principio fueron agentes de extensión locales los que llevaron las variedades al Distrito de Balaka, una zona propensa a la sequía, y establecieron parcelas de demostración que fueron manejadas por agricultores. Las variedades tuvieron buena y rápida aceptación entre los agricultores de la localidad, a quienes les impresionó su excelente rendimiento. Asimismo, observaron que, en comparación con otras conocidas variedades comerciales, ZM 309 y ZM 523 rinden más, son de maduración temprana, tienen mejor resistencia a las enfermedades foliares comunes del maíz y son mejores para preparar harina. A ZM 309 se le conoce localmente como Msungabanja, que en chichewa significa “aquel que cuida o alimenta a la familia”; y a ZM 523 como Mwayi, que significa “afortunado”

Malawi apoya la seguridad alimentaria

En marzo de 2009 los agricultores recomendaron que se incluyera ZM 309 en el Programa de Subsidio de Insumos Agrícolas de Malawi, que se puso en marcha 2004 y al cual se atribuye haber mejorado la productividad agrícola y la seguridad alimentaria de ese país. Dirigido a agricultores con pequeñas extensiones de tierra y acceso a otros recursos de producción, el programa incluye la distribución de vales de semilla de maíz mejorada y fertilizantes subsidiados: un vale por un saco de fertilizante de 100 kilos y otro por tres kilos de semilla normal o dos kilos de semilla de híbridos. En septiembre de 2009, el Presidente Bingu wa Mutharika dio su aprobación para distribuir la variedad ZM 309: “Los agricultores de Malawi tendrán una ventaja con ZM 309 ya que es una variedad de alto rendimiento y resistente a la sequía. Recibimos con beneplácito esta tecnología porque ayudará a Malawi a enfrentar el cambio climático y a mejorar nuestra seguridad alimentaria.” La inclusión de ZM 309 en el programa de subsidios ha hecho posible que la variedad se cultive en seis de los distritos de Malawi más propensos a la sequía y contribuya a mejorar la seguridad alimentaria de miles de familias.

Se acabaron los meses de hambre

Una de esas familias es la de Bamusi Stambuli, de 63 años. Stanbuli y su esposa tienen siete hijos y cinco nietos. En abril de este año, Stambuli cosechó casi 1.8 toneladas de ZM 309 en su parcela de 0.6 hectáreas. “Ahora podré alimentar a mi familia todo el año”, dijo muy orgulloso.

Este año Stambuli ahorrará al menos 330 dólares estadounidenses, que hubiera gastado en la compra de maíz para su familia. Los agricultores que sembraron ZM 309 obtuvieron rendimientos de 3.0 a 3.5 toneladas por hectárea, el doble de lo que rinden Kanjelenjele y Kagolo, las variedades locales más populares.

En esta región cuyos habitantes dependen de la agricultura, la pesca, la cestería, la venta de leña y el comercio en general, los buenos resultados que obtuvo Stambuli han motivado a otros agricultores que ahora acuden a su finca para comprar semilla de ZM 309.

Una manera usual (o inusual) de hacer negocios

Las variedades ZM 309 y ZM 523 son de polinización libre (VPL) y esto significa que los agricultores pueden guardar la semilla de un ciclo y sembrarla hasta tres ciclos posteriores, sin pérdidas considerables de rendimiento ni caracteres favorables. Las VPL no suelen resultar tan atractivas como los híbridos para las empresas semilleras, porque con los híbridos los agricultores tienen que comprar y sembrar semilla nueva en cada ciclo, o arriesgarse a que su cosecha no sea tan buena. Esto no ocurre con ZM 309 y ZM 523. Seed Co. está adoptando un nuevo modelo de negocios e invirtiendo en la producción de suficientes volúmenes de ambas variedades para satisfacer la demanda de los agricultores.

“Esperamos que el buen rendimiento de ZM 309 sea un estímulo para que los agricultores compren semilla de maíz certificada e incrementen su producción”, enfatiza Phiri.


Etiquetas: