Mejor juntos: Alianza en torno al maíz enriquecido con zinc mejora la nutrición en Guatemala

October 16, 2018

Este 16 de octubre, Día Mundial de la Alimentación, el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) se une con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura y socios de todo el mundo en un llamado para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible 2: Hambre Cero para el 2030. Aprenda cómo el CIMMYT, HarvestPlus y Semilla Nueva están trabajando para utilizar maíz biofortificado enriquecido con zinc para reducir la desnutrición en Guatemala, un componente importante del Objetivo 2.

Más del 46 % de los niños menores de cinco años en Guatemala sufren de desnutrición crónica. Más del 40 % de la población rural del país carece de zinc, un micronutriente esencial que desempeña un papel crucial en el desarrollo prenatal y posnatal del ser humano y es clave para mantener un sistema inmunológico saludable. CIMMYT, HarvestPlus y Semilla Nueva trabajan para cambiar esto a través del desarrollo y despliegue del primer maíz biofortificado enriquecido con zinc del mundo.

“En América Latina, Guatemala se encuentra entre los tres primeros países con las tasas más altas de deficiencias de zinc y hierro, y se caracteriza por una alta producción y consumo de alimentos básicos como el maíz y el frijol. Esto convirtió a Guatemala y a Haití en los países priorizados para la biofortificación en la región, según el Índice de Prioridad de Biofortificación (BPI) para América Latina”, explicó Salomón Pérez, coordinador nacional de HarvestPlus para Guatemala. HarvestPlus desarrolló el BPI en 2013 para seleccionar los países, cultivos y micronutrientes en los que se enfocan sus esfuerzos en América Latina. El BPI combina tres subíndices: la producción, el consumo y el nivel de deficiencia de los micronutrientes. “Dado que el maíz es un alimento básico en Guatemala con altos niveles de consumo y producción, se priorizó el desarrollo del maíz biofortificado con zinc en el país”, dijo.

El maíz biofortificado es una forma única y eficiente de mejorar la nutrición. Como los nutrientes se encuentran naturalmente en la planta, los consumidores no tienen que cambiar su comportamiento para obtener resultados. En lugar de tener que importar suplementos o fortalecer alimentos, las semillas y los cultivos se obtienen dentro del país, lo que hace que esta opción sea más sostenible y asequible, incluso en áreas rurales remotas. Sabe igual que las variedades de maíz no biofortificadas y no requiere métodos de preparación especiales. Esto convirtió a la biofortificación en la primera opción para mejorar la deficiencia de zinc en Guatemala y al CIMMYT en el socio más adecuado.

“El CIMMYT cuenta con más de 50 años de experiencia en el mejoramiento de maíz tropical para diferentes características”, dijo Félix San Vicente, uno de los mejoradores de maíz del CIMMYT que lideran el proyecto. “A lo largo de nuestra historia, hemos desarrollado materiales de élite con rasgos agronómicos y nutricionales importantes, como el maíz con calidad proteica”.

El linaje largo del maíz enriquecido con zinc

Desarrollado por los científicos del CIMMYT Evangelina Villegas y Surinder Vasal, el maíz con calidad proteica (QPM por sus siglas en inglés) ha mejorado los niveles de lisina y triptófano, aminoácidos esenciales que ayudan a reducir la desnutrición en los niños. Vasal y Villegas ganaron el Premio Mundial de la Alimentación en el año 2000 por este innovador trabajo, y la variación genética encontrada en el maíz con calidad proteica sirvió como base para el desarrollo del maíz enriquecido con zinc.

A maize plot of the Fortaleza F3 variety in Guatemala.

Una parcela de maíz de la variedad Fortaleza F3 en Guatemala. (Foto: Sarah Caroline Mueller) 

Después de años de trabajo e investigación en mejoramiento, ICTA HB-18, el primer híbrido de maíz biofortificado con zinc en el mundo, se lanzó en Guatemala en mayo de 2018. Fue desarrollado por el CIMMYT, el Programa de Investigación de Maíz del CGIAR, el Programa de Investigación de Agricultura para la Nutrición y la Salud (A4NH) y el Instituto de Ciencia y Tecnología Agrícolas de Guatemala (ICTA) con el apoyo de HarvestPlus. Comercializado por Semilla Nueva con el nombre Fortaleza F3, el híbrido de maíz biofortificado con zinc contiene de 6 a 12 ppm (partes por millón) más de zinc y 2.5 veces más proteína de calidad en comparación con las variedades de maíz convencionales. También se lanzó ICTA B-15, una variedad de polinización abierta.

Solo 100 gramos de tortilla hecha con cualquiera de estas variedades pueden proporcionar 2.5 miligramos de zinc, 50 % de la ingesta diaria recomendada para niños, haciendo del maíz biofortificado enriquecido con zinc una herramienta excelente en la lucha contra la desnutrición y el hambre oculta.

Como el CIMMYT es una organización de mejoramiento, depende de los socios nacionales para que las semillas sean entregadas a los agricultores. Aquí es donde entra Semilla Nueva. Esta empresa social sin fines de lucro está trabajando para obtener semillas biofortificadas de alto rendimiento para los agricultores en Guatemala.

Rómulo González's daughter holds a corncob.

La hija de Rómulo González sostiene una mazorca. (Foto: Sarah Caroline Mueller)

La última milla

“Necesitamos poder impactar a los agricultores con nuestro germoplasma mejorado”, dijo San Vicente. “Semilla Nueva nos lleva a la última milla, a los agricultores, que no podríamos alcanzar por sin su apoyo, para que nuestro trabajo de mejoramiento pueda tener impacto en los campos y las vidas de los agricultores”.

Para la distribución en Guatemala, Semilla Nueva se centra en los agricultores comerciales, ya que son la principal fuente del maíz que se consume en el país. Por lo general, una cuarta parte de su cosecha se consume en el hogar y el excedente se vende en los mercados locales, lo que significa que el maíz fortificado con zinc no solo brinda mayores ingresos a los agricultores, sino que también mejora la nutrición en sus familias, comunidades y el país en general.

“El CIMMYT, junto con socios como HarvestPlus, ha proporcionado las tecnologías y el apoyo para permitirnos encontrar nuevas formas de mejorar la vida de los agricultores. Aprovechar décadas de investigación de científicos calificados es la única manera en la que una organización de este tamaño puede tener la esperanza de impactar las vidas de millones de agricultores. Eso es lo que hace que la asociación sea tan increíble “, dijo Curt Bowen, director ejecutivo y cofundador de Semilla Nueva. “Brindamos una forma innovadora de transmitir tecnologías a los agricultores a través de nuestro modelo de empresa social. El CIMMYT y HarvestPlus han creado tecnologías que nunca hubiéramos podido obtener por nuestra cuenta. Juntos ayudamos a miles de familias a hacer cambios enormes en sus vidas y a enfrentar la desnutrición, que es uno de los mayores desafíos del mundo para acabar con la pobreza en el mundo”.

Semilla Nueva planea producir 5 000 bolsas de Fortaleza F3 el próximo año, lo que representará el 5 % del mercado de semillas híbridas guatemaltecas.

Farmer Rómulo González on his maize plot.

El agricultor Rómulo González sostiene una mazorca (Foto: Sarah Caroline Mueller)

“Los agricultores han respondido positivamente a Fortaleza F3. Están convencidos de su desempeño, especialmente durante la temporada seca”, dijo Ángela Bastidas, directora de operaciones en Semilla Nueva. “La forma en que nos acercamos a los agricultores no es diferente a otras compañías de semillas; A través de visitas a las fincas, reuniones o días de campo. No estamos reinventando nada. La diferencia con nosotros es que ofrecemos a los agricultores exactamente lo que necesitan en términos de desempeño y precio del maíz. ¡Además, descubren que nuestro maíz produce tortillas suaves que saben mejor!”, explicó.

Al final, los resultados hablan por sí mismos. Fortaleza F3 aumenta los rendimientos en un 13 % y gana $164 por bolsa en comparación con otras semillas a mitad de precio, lo que contribuye en gran medida a mejorar los medios de vida, la seguridad alimentaria y la nutrición de las familias agrícolas.

“Con Fortaleza F3, pago menos por la semilla en comparación con otros competidores con precios medios que solía sembrar. F3 produce más, dándome una mayor ganancia “, dijo Rómulo González, un agricultor de la costa sur de Guatemala. “Con el ingreso extra que he recibido desde que me cambié a F3, he podido pagar para que mi hija vaya a la escuela. Fortaleza F3 no solo me dio una buena cosecha, sino también la capacidad de apoyar la educación de mi hija”.