Gratitud por el suelo

December 5, 2018

If we take care of our soils, our soils will take care of us. (Photo: Shashish Maharjan/CIMMYT)

El 5 de diciembre celebramos el Día Mundial del Suelo. Este año, el tema es “Sé la solución a la contaminación del suelo”. Es posible que la mayoría de ustedes no hayan sido conscientes de que este día existe o tal vez cuestionen la razón por la que el mundo dedica un día entero para celebrar al suelo. Los autores de este artículo somos científicos del suelo; hemos dedicado nuestras carreras profesionales a su estudio. Quizás estemos siendo tendenciosos, pero aprovechamos esta oportunidad para iluminar a los lectores con un mayor aprecio por la importancia de esta capa delgada de nuestro planeta.

La humanidad tiene una relación conflictiva con el suelo. En inglés, por ejemplo, tenemos la palabra “dirt” (tierra) y “dirty” (sucio), ambos sinónimos de impureza, llamar a un hombre o una mujer “dirty” es un insulto terrible. Cuando un pañal está sucio se usa el adjetivo “soiled” (ensuciado) que deriva de la palabra “soil” (suelo). No obstante, si profundizamos en la conciencia humana encontramos una historia diferente.

Para los hindúes, el Pancha Tattva define las leyes universales de la vida. Todo, incluida la vida, se compone de cinco elementos básicos: Akash (espacio o cielo), Vayu (aire), Jal (agua), Agni (fuego) y Prithvi (tierra o suelo). En la tradición judeocristiana, los dos primeros seres humanos en el planeta fueron Adán y Eva. En hebreo, el idioma original del Antiguo Testamento, el nombre de Adán significa “tierra” o “suelo” y Eva significa “vida”. Estas imágenes y símbolos representan la vida humana originalmente derivada del suelo.

Y podemos profundizar aún más: los términos en español “humano” y “humanidad” provienen de la palabra griega “humus” que significa suelo o tierra.

Cuando usamos las palabras “soil” (suelo) y “dirt” (tierra) como términos despectivos, literalmente nos definimos como suelo. El suelo es importante y aquí hay algunas razones del por qué.

El suelo es absolutamente crucial para la supervivencia de nuestra especie y de toda la vida en el planeta. Más del 90 % de todos los alimentos producidos en el mundo provienen del suelo y un mayor porcentaje de agua dulce en el mundo pasa a través del suelo.

Probablemente el cambio climático es la mayor amenaza para nuestra especie. A pesar de los esfuerzos de mitigación de la comunidad global, el suelo se olvida con frecuencia. Sin embargo, el suelo contiene aproximadamente dos veces y media la cantidad de carbono que se conserva en la atmósfera y en todas las plantas y animales combinados.

El suelo es también la mayor reserva de biodiversidad en el planeta. En una pizca de suelo, hay más de mil millones de organismos individuales y un millón de especies únicas, de las cuales, en su mayoría, no sabemos casi nada. En un puñado de tierra, hay más organismos vivos que el número total de seres humanos que han caminado en el planeta. Como todos nuestros antibióticos se han derivado de los microorganismos del suelo, los secretos para combatir todo tipo de enfermedades se encuentran justo debajo de sus pies.

En Nepal, el suelo está profundamente interrelacionado con la cultura. Desde el nacimiento hasta la muerte, los nepalís utilizan la tierra en muchos rituales: bautizos, cumpleaños, la celebración de Ashar 15, curación local, medicina, etc.

El gobierno de Nepal ha establecido objetivos ambiciosos para aumentar los niveles de materia orgánica en el suelo. Esto es esencial para garantizar que los suelos que han sostenido durante siglos a la civilización nepalí continúen sustentando a las generaciones futuras. Necesitamos alentar a los agricultores y administradores de tierras en Nepal para mantener terrazas en terrenos con pendientes pronunciadas para protegerlas contra la erosión del suelo. También es importante utilizar agroquímicos como pesticidas y fertilizantes inorgánicos de manera adecuada para mejorar la salud del suelo y la productividad de los cultivos.

El suelo ha sido contaminado por metales pesados, efluentes de industrias químicas, uso indiscriminado de agroquímicos, urbanización sin una planificación adecuada, redes de carreteras sin considerar la capacidad de carga del suelo y otros factores. Así que no pasemos por alto la importancia del suelo. Necesitamos valorar las propiedades de limpieza del suelo, en particular los suelos ribereños, y evitar que estas áreas continúen siendo los vertederos y las alcantarillas de Katmandú y otras ciudades.

En este día, el día en que celebramos al suelo, tómese un momento para mirar debajo de sus pies y admirar la belleza y la complejidad del suelo.

Si cuidamos nuestros suelos, nuestros suelos cuidaran de nosotros.


Etiquetas:, ,