Expandir a escala de manera responsable para impedir el siguiente Mar de Aral

October 11, 2018

El Mar de Aral fue en su día el cuarto cuerpo de agua interior más grande del mundo. En 1959, el primer ministro soviético Nikita Khruschev desplegó un plan para la agricultura industrializada en Asia Central. El gobierno construyó canales de riego para desviar el agua de los ríos Amu Syr y Amu Darya, los principales afluentes del Mar de Aral, a campos de algodón en Uzbekistán. Actualmente, solo quedan dos quintas partes del mar. El cambio climático, la evaporación exasperada y la escorrentía de pesticidas han dejado este cuerpo de agua restante salado y contaminado.

MSI's founder and president Larry Cooley presents at the Purdue Scale Up Conference 2018. (Photo: Rachel Cramer/CIMMYT)

El fundador y presidente de MSI, Larry Cooley presentando en la Conferencia Scale Up 2018 en Purdue. (Foto: Rachel Cramer/CIMMYT)

La desaparición del Mar de Aral es una historia trágica sobre expansión a escala — también conocida en el sector agrícola como “escalamiento” — con resultados negativos. Larry Cooley, uno de los expertos en escalamiento más importantes del mundo, describe el escalamiento como un intento de superar la brecha entre necesitar algo y la medida en que se satisface esa necesidad. En el caso del Mar de Aral, la Unión Soviética vio la necesidad de producir más algodón y decidió superar la brecha mediante el riego a gran escala.

Los planes en el Mar de Aral tuvieron éxito al alcanzar su ambición de escalamiento, pero a un costo alto e insostenible. ¿Habría continuado Kruschev con su plan de desarrollo si hubiera sabido que causaría daños ecológicos irreversibles en el futuro? ¿Habría seguido priorizando los altos rendimientos del algodón a sabiendas de que destruiría la industria pesquera local y dejaría a miles de personas desempleadas?

Más de 200 investigadores y profesionales se reunieron en la Universidad de Purdue en la Conferencia Scale Up para discutir enfoques efectivos para el escalamiento de tecnologías e innovaciones agrícolas en países en vías de desarrollo. El tema principal fue “Innovaciones en la agricultura: ampliación para llegar a millones”. Sin embargo, muchos de los presentes argumentaron que las organizaciones de desarrollo deberían pensar en posibles contrapartidas antes de intentar alcanzar un impacto más grande.

CIMMYT’s scaling advisor Lennart Woltering (left) and mechanization specialist Jelle van Loon led a session. (Photo: Rachel Cramer/CIMMYT)

El consejero en escalamiento del CIMMYT, Lennart Woltering (a la izquierda) y el especialista Jelle van Loon dirigieron la sesión. (Foto: Rachel Cramer/CIMMYT)

Encontrar el escalamiento óptimo

Lennart Woltering, especialista en escalamiento del CIMMYT, y Jelle van Loon, especialista en mecanización, dirigieron una sesión acerca de las oportunidades y los desafíos para expandir la adopción de tractores de dos ruedas en África, Asia y América Latina. Van Loon explicó cómo la mecanización puede disminuir los costos laborales, mejorar los medios de vida y ayudar a los agricultores a mantener la competitividad a nivel local e internacional, a pesar de reconocer algunas posibles desventajas. Los tractores pequeños de este tipo requieren mantenimiento y combustibles fósiles y la introducción de la mecanización en una comunidad rural tiene el potencial de desplazar puestos de trabajo y cambiar los roles de género.

Woltering explicó que una nueva herramienta puede ayudar a los investigadores y las organizaciones de desarrollo a pensar en estas concesiones de manera sistemática. El Escáner de Escalamiento, el cual Woltering desarrolló en colaboración con PPPLab, guía a los usuarios a través de una serie de preguntas y les pide que reflexionen sobre qué significa el escalamiento, qué se necesita para el escalamiento de un proyecto y cuáles podrían ser las consecuencias no intencionadas en un contexto en particular.

Lennart Woltering (second from left) presents the "ingredients" of the Scaling Scan tools during one of the sessions of the Purdue Scale Up Conference. (Photo: Rachel Cramer/CIMMYT)

Lennart Woltering (Segundo de izquierda a derecha) presenta los “ingredientes” del Escáner de Escalamiento durante una de las sesiones de la Conferencia Scale Up en Purdue. (Foto: Rachel Cramer/CIMMYT)

El primer paso en el Escáner de Escalamiento es “Definir una ambición de escalamiento realista”. Este paso contiene una examinación de responsabilidad, lo que incita a los usuarios a considerar cómo una intervención podría afectar la equidad de poder y los recursos naturales si se alcanza esa ambición de escalamiento. “Tratamos de hacer esta examinación lo más simple posible, pero aun así las personas anticipan las consecuencias imprevistas que su esfuerzo de escalamiento podría tener dentro de diez años”, dijo Woltering.

La examinación de responsabilidad incluye preguntas como: ¿Quiénes son los ganadores y quiénes son los que pierden cuando se adopta la innovación a gran escala? ¿El escalamiento de la innovación afectará a la disponibilidad de recursos naturales importantes como el agua o la tierra?

Woltering destacó que las organizaciones de desarrollo deberían tratar de identificar el nivel de expansión que optimiza las compensaciones y contrapartidas. “Queremos que la gente sea consciente de que algo más grande no siempre es mejor”, dijo.

“Se podría pensar que se está beneficiando a los agricultores de riego, pero al mismo tiempo, los pescadores u otras personas podrían estar pagando el precio por eso”, explicó Woltering. “Si solo te concentras en los agricultores de riego y no en todo el sistema, es fácil pensar: ‘Oh, estamos haciendo un trabajo fantástico’ cuando en realidad no es así”.

Las razones para escalar responsablemente

En la conferencia, Tricia Wind y Robert McLean, del Centro Internacional de Investigación para el Desarrollo (IDRC por sus siglas en inglés), presentaron algunas de las lecciones aprendidas sobre el escalamiento responsable.

“Si estás trabajando en el problema a diferentes escalas, necesitas pensar el problema y las soluciones de manera diferente”, dijo Wind. “El primer principio es pensar en qué escalamiento estás iniciando y cuál sería el escalamiento óptimo para los problemas que planeas resolver”.

El segundo principio es la justificación del escalamiento. “Dejando a un lado el cómo y pensando en el por qué”, explicó. “¿Qué diferencia haría esto?” Al igual que en la examinación de responsabilidad en el Escáner, el segundo principio explora el tema de la equidad. ¿A quién alcanzaría esta solución y quién quedaría excluido o incluso afectado por ella?

El tercer principio es sobre la coordinación, dijo McLean: “Se trata de aceptar que todo el escalamiento ocurre en un sistema. ¿Existen soluciones alternativas? ¿Cómo desplaza las soluciones que tal vez ya existen si intenta escalar algo? ¿Qué pasa con las normas culturales y las instituciones que existen en el área donde se está escalando y cómo se coordina para escalar responsablemente?”

El cuarto principio es la evaluación dinámica. MacLean afirma que una organización debería aprender a medida que expande sus proyectos e innovaciones. “Nunca va a ser un proceso con dos o tres pasos que llevan de la innovación al impacto a escala”, explicó. “El escalamiento es también una intervención. Así que si se tiene una intervención se está intentando un escalamiento y a medida que se escala, los sistemas cambian”.

Participants and panelists of the Scale Up Conference pose for a group photograph. (Photo: Courtesy of Purdue University)

Participantes y panelistas de la Conferencia Scale Up, posan en grupo para la fotografía. (Foto: Cortesía de la Universidad de Purdue)

Johannes Linn, miembro sénior no residente del Instituto Brookings y otro experto en escalamiento, enfatizó: “El escalamiento no es un proceso lineal. Es iterativo con ciclos de retroalimentación para aprender y adaptarse”.

Durante la recepción de apertura, Woltering y van Loon felicitaron a Seerp Wigboldus, asesor sénior e investigador de la Universidad de Wageningen, por su tesis doctoral completada recientemente, publicada como un libro: Escalar o no escalar, esa no es la única cuestión.

Alguien preguntó: “¿Qué haces si 40 personas se verán perjudicadas con una intervención mientras que 50 personas se beneficiarán?” Wigboldus respondió: “Bueno, desafortunadamente, no hay una fórmula para este tipo de situaciones. Siempre habrá contrapartidas, pero esperamos que las personas desaceleren un poco. Necesitamos ser transparentes y justificar nuestras decisiones “.

Casi todos los desafíos más grandes de la humanidad provienen del escalamiento de las innovaciones. El agotamiento del Mar de Aral como parte del incremento en la producción de algodón es solo un ejemplo, al igual que el cambio climático y la industrialización. Al adoptar un enfoque de escalamiento responsable, el sector de desarrollo agrícola puede minimizar los impactos negativos, los efectos secundarios y buscar soluciones.

La versión completa del Escáner de Escalamiento contiene información práctica detallada sobre cómo y cuándo usar esta herramienta. También está disponible una versión simplificada de dos páginas. Recomendamos la hoja complementaria de Excel, que genera puntuaciones promedio y resultados de manera automática.

Este trabajo está respaldado por la Cooperación Alemana para el Desarrollo (GIZ por sus siglas en inglés) y dirigido por el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT).