• Home
  • Artículos especiales
  • Donativo de 1 millón de dólares: voto de confianza por parte de agricultores y autoridades gubernamentales de México

Donativo de 1 millón de dólares: voto de confianza por parte de agricultores y autoridades gubernamentales de México

April 18, 2008
CIMMYT E-News, vol 5 no. 4, Abril 2008
borlaug

Norman Borlau, Premio Nobel de la Paz, observa de cerca las nuevas variedades de trigo del CIMMYT, resistentes a enfermedades y alto de rendimiento.

Norman E. Borlaug, Premio Nobel de la Paz, ratifica el anuncio de un proyecto a escala internacional destinado a combatir una devastadora enfermedad del trigo, que coordina la Universidad de Cornell; una asociación de agricultores mexicanos y el gobierno de Sonora otorgan una donación de 1 millón de dólares para la labor del CIMMYT, a fin de asegurar las cosechas de trigo de los agricultores en los países en desarrollo.

A principios de abril, el Dr. Norman Borlaug sostuvo una amena reunión con amigos y ex colegas del CIMMYT y de México en el mismo lugar —una estación experimental cercana a Ciudad Obregón, Sonora, México, propiedad de la asociación agrícola denominada Patronato para la Investigación y Experimentación Agrícola del Estado de Sonora—donde él y su equipo de investigación crearon los trigos de la Revolución Verde. Su visita se dio con motivo del anuncio que dio Ronnie Coffman, director de los programas internacionales de la Facultad de Agricultura y Ciencias Biológicas de la Universidad de Cornell, sobre la donación de 26.8 millones de dólares que otorgó la Fundación Bill y Melinda Gates a Cornell y que se destinará a una iniciativa de colaboración, en la cual participa el CIMMYT, para combatir las royas del trigo, en particular Ug99, una nueva y nociva variante de roya presente en África Oriental.

En el mismo evento, el Presidente del Patronato, Jorge Artee Elías Calles, y el titular de la Secretaría de Agricultura en el estado de Sonora (SAGARPA), anunciaron que el Patronato y el gobierno estatal otorgarán donativos al CIMMYT por la cantidad de 6 millones de pesos y 4 millones, respectivamente, para proyectos destinados a las royas y al carbón parcial. Estas cifras equivalen a casi 1 millón de dólares. “Los agricultores de la región están enterados de la existencia de Ug99 y de los problemas que representa en otras partes del mundo y los que, en el futuro, podría ocasionar en el Valle del Yaqui (la región en que se encuentra Ciudad obregón)”, comenta Artee. “Hacemos los donativos en honor del Dr. Borlaug y para darle la bienvenida al nuevo Director General del CIMMYT, Thomas A. Lumpkin.”

Lumpkin, que comenzó su gestión a mediados de marzo 2008, dio las gracias al Patronato y al gobierno de Sonora su donación, que servirá de apoyo en la investigación del Centro en el combate a las enfermedades del trigo. “Quiero dar las gracias también al Patronato por las demás generosas contribuciones que han hecho al CIMMYT durante años”, expresó. “Ellos y otros agricultores locales han desempeñado un papel vital en nuestra labor, y espero que esta asociación de colaboración continúe por largo tiempo.”

Borlaug, que hace poco cumplió 94 años, lucía pleno de vigor y entusiasmo. Se dirigió a la audiencia en un fluido español y, como en el pasado, en incontables ocasiones, fue al campo para observar, con ojo crítico, las líneas de trigo que se están ensayando, en esta ocasión algunas que ya poseen resitencia a Ug99. “Los patógenos de roya no reconocen fronteras políticas y sus esporas no necesitan pasaporte para viajar miles de kilómetros en las corrientes de aire”, señala. “Para detener a estos temibles enemigos del trigo se requieren científicos bien informados y preparados, sólidas redes de investigación a escala internacional y programas eficaces de distribución de semilla.” De hecho, el nuevo proyecto de Cornell completa el círculo de la labor que comenzaron Borlaug y sus colaboradores mexicanos hace 60 años en el noroeste de México, como parte de la Oficina de Estudios Especiales, con patrocinio de la Fundación Rockefeller, que culminó en la liberación de trigos de alto rendimiento y resistentes a las royas.

Las raíces del Patronato y el CIMMYT se entrelazan
El Patronato se formó a raíz de la unión de un grupo de agricultores que, habiendo compartido personalmente los beneficios de la investigación agrícola, comenzaron a dar a apoyo a las actividades de mejoramiento que inició Borlaug en la década de 1940. “Cuando Borlaug llegó, los agricultores del Valle luchaban por sobrevivir porque, por lo general, sus variedades de trigo sucumbían a la roya del tallo, una enfermedad perniciosa del trigo”, comenta Iván Ortiz-Monasterio, agrónomo especialista en trigo del CIMMYT. “Después de que comenzaron a sembrar los trigos resistentes a la roya de Borlaug, duplicaron sus cosechas y se volvieron firmes creyentes de la investigación agrícola.”

En 1955, a fin de asegurarse de que se diera continuidad a las actividades en el Valle, los agricultores, con ayuda del gobierno, compraron terrenos que entregaron a la Secretaría de Agricultura. Éstos se destinaron al CIANO (el Centro de Investigación Agrícola del Noroeste), donde habría de realizarse el trabajo en colaboración con Borlaug y sus colegas. Fue así como comenzó una relación mutuamente benéfica entre los productores de trigo del Valle del Yaqui y el equipo de científicos de Borlaug. Al paso del tiempo, el primero se convirtió en el Patronato y el segundo en el CIMMYT.

Extraordinariamente provechosa no solo para el Patronato y el CIMMYT, sino para gran parte del mundo, esa relación continúa a la fecha. A partir de la década de 1960, cuando las variedades semienanas de trigo que Borlaug y sus colegas generaron en México salvaron de la hambruna a millones de personas en la India y Pakistán, las variedades y otras tecnologías de trigo del CIMMYT han hecho una diferencia significativa en la vida de muchos habitantes del planeta. Dotadas de muchas característicias útiles (resistencia a enfermedades, adaptación amplia, tolerancia al calor y a la sequía, entre otras), las variedades modernas han ayudado a elevar los rendimientos y a producir alimentos para millones de personas en el mundo en desarrollo.

Surge de nuevo la roya del tallo
Ug99, una nueva variedad de roya que se detectó en Uganda en 1999, es la única raza de P. graminis tritici que se sabe que puede vencer los genes de resistencia que han mantenido a salvo los cultivos de trigo durante décadas. La presencia de la nueva roya se confirmó en 2006 en la Península Árabe y el Sudán, y en Irán en 2007. Los patrones de vientos dominantes predicen su propagación a las vastas zonas productoras de trigo del norte de África, el Oriente Medio y Asia Central, Occidental y del Sur. La mayoría de principales variedades de trigo en esta ruta de migración son

Picture2

Jorge Artee Elías Calles (izquierda) conversa con agricultores que visitan la estación experimental del CIANO.

susceptibles a Ug99 y es posible que haya pérdidas anuales del orden de los 3 mil millones de dólares en África, el Oriente Medio y Sudasia. Los efectos que causa en la vida de los habitantes de las zonas rurales y en la estabilidad geopolítica serían incalculables, en particular, dada la actual crisis por la escasez de alimentos.

En el nuevo proyecto participarán investigadores de Cornell, CIMMYT, el Centro Internacional para la Investigación Agrícola en Zonas Áridas (ICARDA), la FAO y los programas nacionales de investigación agrícola de Etiopía y Kenia. Entre otras actividades, el proyecto incluye la sustitución de variedades susceptibles con semilla de variedades de resistencia durable y la introducción en el trigo de inmunidad genética a la roya derivada del arroz.

Para mayor información, diríjase a: Ravi Singh, genetista/patólogo especialista en trigo del CIMMYT wheat (r.singh@cgiar.org)


Etiquetas:, ,