Día Internacional de la Mujer 2019: Las mujeres en los sistemas de semillas en África

El sector de semillas de maíz en África oriental y meridional está dominado por los hombres y la mayoría de las compañías de semillas que operan en la región son propiedad y están dirigidas por ellos. El acceso a la tierra y al capital financiero puede ser a menudo una restricción para las mujeres que están interesadas en invertir en la agricultura y la agroindustria. Sin embargo, hay mujeres que trabajan en este sector, rompiendo barreras sociales, y contribuyendo a mejorar la nutrición y los medios de vida en el hogar al proporcionar empleos y variedades de semillas mejoradas.

El equipo de Género del Programa de Socioeconomía del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) realizó entrevistas con mujeres propietarias de empresas de semillas en África oriental y meridional. Compartieron información sobre sus antecedentes, su motivación para iniciar sus negocios, lo que diferencia a sus empresas de la competencia, los enfoques innovadores que utilizan para garantizar que los pequeños agricultores adopten variedades mejoradas de semillas, los desafíos únicos que enfrentan como mujeres en el sector de semillas y el crecimiento potencial de sus empresas. Las historias resultantes se publicarán como un informe en mayo de 2019.

Estas mujeres líderes sirven como mentoras y ejemplos tanto para hombres como para mujeres. En honor al Día Internacional de la Mujer, celebrado el 8 de marzo de 2019, el CIMMYT quiere compartir algunas de sus historias para reconocer a estas mujeres —y a muchas otras como ellas— y el importante trabajo que realizan en los sistemas de semillas en África.

Sylvia Horemans

Sylvia Horemans (right) and a warehouse supervisor (left) inspect seeds at Kamano Seeds. (Photo: Lucy Maina/CIMMYT)

Sylvia Horemans (a la derecha) y una supervisora de almacén (a la izquierda) inspeccionan las semillas en Kamano Seeds. (Foto: Lucy Maina/CIMMYT)

Sylvia Horemans comenzó Kamano Seeds en abril de 2004 junto con su difunto esposo Desire Horemans. La compañía deriva su nombre de una corriente que atraviesa su granja en Mwinilinga, Zambia. Kamano significa corriente que nunca se seca, describiendo adecuadamente el crecimiento que la compañía ha experimentado a lo largo de los años, lo que le permite capturar el 15 % de la participación del mercado de semillas en el país. Sylvia se convirtió en la Directora Ejecutiva de la compañía en 2016.

“El negocio inicial era solo vender productos comerciales, pero nos dimos cuenta de que había una gran demanda de semillas, así que decidimos comenzar nuestro propio negocio”, dice Sylvia. “Trabajamos con cooperativas que identifican a los agricultores ideales para participar en la producción de semillas”.

La compañía se enorgullece del crecimiento que han presenciado en sus trabajadores. “La mayoría de los agricultores con los que comenzamos tienen [actualmente] de 20 a 40 hectáreas. Algunos son empresarios y han abierto tiendas de productos agrícolas donde venden insumos”, comenta Sylvia.

Kamano se enorgullece de mejorar la vida de las pequeñas agricultoras y de involucrar a las mujeres en las estructuras de toma de decisiones. “Empoderamos a muchas mujeres en la agricultura a través de nuestro plan de subcontratación”, dice Sylvia, quien hace un esfuerzo deliberado para reclutar mujeres agricultoras, asegurándose de que reciban el pago por sus semillas. “Le pagamos a las mujeres que hicieron el trabajo, no a sus maridos”.

Para leer la historia completa, haga clic aquí [en inglés].

Zubeda Mduruma

Zubeda Mduruma (right) and her colleague check maize seeds at Aminata Quality Seeds. (Photo: Lucy Maina/CIMMYT)

Zubeda Mduruma (a la derecha) y su colega inspeccionan semillas de maíz en Aminata Quality Seeds. (Foto: Lucy Maina/CIMMYT)

Zubeda Mduruma, de 65 años, es una fitomejoradora. Se dedicó a la agricultura desde una edad temprana, mientras disfrutaba ayudando a sus padres en la granja familiar. Después de la preparatoria, Zubeda obtuvo una licenciatura en Agricultura. Posteriormente, se unió al sistema nacional de investigación agrícola de Tanzania, trabajando en la estación del Instituto de Investigación Agrícola de Ilonga (ARI-Ilonga por sus siglas en inglés). Realizó su maestría en fitomejoramiento y biometría en la Universidad de Cornell en Estados Unidos y, mientras trabajaba y criaba a su familia, obtuvo un doctorado en fitomejoramiento en la Universidad de Agricultura de Sokoine en Tanzania, “quería estar en la investigación, ya que así podría mejorar materiales que serían superiores a lo que los agricultores estaban usando, ya que estaban obteniendo muy bajos rendimientos”, dice Zubeda. En los 22 años que estuvo en Ilonga, Zubeda pudo lanzar 15 variedades.

Aminata Quality Seeds es una empresa familiar registrada en 2008, propiedad de Zubeda, su esposo y sus cuatro hijas. Aminata ingresó al mercado de semillas como una productora externa, y produjo semillas para empresas locales durante dos años. La compañía comenzó su propia producción de semillas en 2010, y al año siguiente estaba comercializando variedades mejoradas. “Decidí comenzar una empresa a lo largo de la costa e impartir mi conocimiento sobre tecnologías mejoradas, para que los agricultores puedan obtener cultivos de calidad para aumentar los ingresos”, dice Zubeda.

Zubeda alienta a más mujeres a aventurarse en el negocio de las semillas. “Para realizar cualquier negocio, tienes que tener agallas. No es el dinero; es el interés. Cuando tienes interés, siempre buscarás maneras para iniciar tu negocio de semillas”.

Para leer la historia completa, haga clic aquí [en inglés].

Grace Malindi

Grace Malindi (second from right) at her office in Lilongwe, Malawi. (Photo: Lucy Maina/CIMMYT)

Grace Malindi (segunda desde la derecha) en su oficina en Lilongwe, Malawi. (Foto: Lucy Maina/CIMMYT)

Grace Malindi, de 67 años, comenzó Mgom’mera en Malawi en 2014 con su hermana Florence Kahumbe, quien tenía experiencia en dirigir tiendas de productos agrícolas. Florence fue clave en la creación del negocio, particularmente a través del compromiso con los comerciantes de productos agrícolas, mientras que los antecedentes de Grace en extensión fueron valiosos para comprender el mercado. Grace tiene un doctorado en Desarrollo Humano y Comunitario con una doble licenciatura en Género y Desarrollo Internacional, y Extensión y Asesoría Agrícola de la Universidad de Illinois Urbana-Champaign en los Estados Unidos. Mgom’mera es una empresa familiar. Los tres hijos de Grace están involucrados en el negocio, sirviendo como directores.

Mgom’mera se distingue de otras compañías de semillas debido a su enfoque en variedades de maíz que tienen un valor nutritivo adicional. La compañía utiliza el lema “Creando demanda de semillas de la mesa al suelo”. Educa a los agricultores no solo sobre cómo plantar las semillas que venden, sino también sobre cómo preparar platos nutritivos con su cosecha. La compañía cuenta con ZM623, una variedad de polinización abierta tolerante a la sequía, y Chitedze 2, un maíz proteínico de calidad. En la temporada de maíz de 2019 también se venderá MH39, una variedad pro vitamina A. Además, esperan comenzar la producción de híbridos de maíz proteico de calidad en un futuro cercano, habiendo iniciado el proceso de adquisición de materiales provenientes del CIMMYT.

Grace observa que las mujeres empresarias son participantes tardías en el negocio de semillas. “Necesitas agilidad, flexibilidad y experiencia para dirigir un negocio de semillas y con el tiempo mejorarás”, dice Grace, que asesora a las mujeres que puedan estar interesadas en aventurarse en este negocio dominado por hombres.

Para leer la historia completa, haga clic aquí [en inglés].


Etiquetas: