• Home
  • Artículos especiales
  • Agricultoras, investigadores y entidades locales luchan por liberar el potencial del maíz en el oriente de India

Agricultoras, investigadores y entidades locales luchan por liberar el potencial del maíz en el oriente de India

March 13, 2018
Una mujer seca los granos de maíz después de desgranar las mazorcas. Foto: CIMMYT/ Wasim Iftikar

Una mujer seca los granos de maíz después de desgranar las mazorcas. Foto: CIMMYT/ Wasim Iftikar

Los imprevistos efectos de mercado y, en particular, el aumento de los precios de la tierra y los precios decrecientes del maíz, han detenido el avance de los grupos de mujeres en el oriente de la India, los cuales habían comenzado a generar utilidades del cultivo de maíz en tierras en barbecho.

Aprovechando las lluvias y los suelos favorables de la región y rentando tierras en barbecho de sus dueños (hombres, en su mayoría), los grupos de mujeres habían estado cultivando maíz mejorado e híbrido en la aldea de Badbil, Distrito de Mayurbhanj, en el altiplano al centro norte del estado de Odisha, zona muy poblada en la costa oriental de la India.

En 2016, junto con el Departamento de Agricultura del Estado de Odisha, la Iniciativa de Sistemas de Cereales para el Sur de Asia (CSISA), coordinada por el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), impartió cursos técnicos sobre las prácticas de producción de maíz mejorado, incluyendo la siembra mecanizada en líneas utilizando una sembradora directa, la aplicación segura de herbicidas antes de la emergencia del cultivo, el control de malezas utilizando una desyerbadora mecanizada, el manejo preciso de fertilizantes y la comercialización de granos secos.

En todo el Distrito de Mayurbhanj, CSISA apoyaba el cultivo de más de 1,800 hectáreas de maíz híbrido. Los grupos de mujeres de Badbil sembraban más de 32 hectáreas y obtenían un rendimiento promedio de 5.6 toneladas por hectárea. CSISA facilitaba la compra, por parte de fábricas de alimento animal en zonas cercanas, de cerca de 100 toneladas de grano seco a un precio de 240 dólares la tonelada, lo cual generaba utilidades netas de entre 700 a 783 dólares por hectárea. Las agricultoras también cosechaban elotes para alimentar a sus familias.

Agricultoras se alinean para poner el grano de maíz en bolsas y almacenarlo. Foto: CIMMYT/ Wasim Iftikar

Agricultoras se alinean para poner el grano de maíz en bolsas y almacenarlo. Foto: CIMMYT/ Wasim Iftikar

El éxito de la siembra de maíz en Badbil recibió atención en los principales periódicos en idioma Odia y se convirtió en un ejemplo regional de cómo convertir el barbecho en dinero. Incluso, el Programa de Investigación sobre el Maíz del CGIAR lo incluyó en uno de sus informes.

Sin embargo, al ver que el cultivo del maíz generaba utilidades, los dueños de las tierras decidieron no rentar sus campos en 2017. Como resultado, fueron pocas las mujeres que pudieron cultivar maíz; por otra parte, tuvieron dificultad en mantener sus nexos con los molinos debido a su limitada producción, lo cual hizo que muchas mujeres vendieran su maíz en forma de elotes, a un precio menor.

Lo peor fue que, en 2017, los precios de mercado en Odisha se desplomaron. Los agricultores de los Distritos de Nuapada y Bolangir tuvieron que vender su producción a 167 dólares la tonelada, en comparación con el precio de apoyo de 226 dólares y con los 190 dólares que recibieron en 2016. Esto puso de relieve la vulnerabilidad de los agricultores a la volatilidad de los precios.

Como las agricultoras de Badbil quieren seguir sembrando maíz pese a los obstáculos, están alentando a los agricultores hombres a producir maíz híbrido con el fin de seguir suministrando maíz a los molinos y mantener esa conexión con el mercado.

Según Anita Lohar, agricultora progresista, “La introducción de la mecanización ha permitido a los grupos de autoayuda adoptar el maíz y ganar dinero cultivando tierras de barbecho. En 2014, cultivábamos menos de una hectárea de maíz y ahora cultivamos maíz en más de 32 hectáreas. El cultivo de maíz ha cambiado mucho comparado con las prácticas tradicionales que tomaban mucho tiempo, requerían mucho trabajo y eran menos rentables. Esto ha reivindicado el papel fundamental que tienen las mujeres en la agricultura”.

CSISA está colaborando con el Departamento de Agricultura y Empoderamiento de Agricultores del Estado de Odisha, la Fundación Bill & Melinda Gates y la Bolsa Nacional de Productos y Derivados (National Commodity & Derivatives Exchange Limited) para convocar un foro de comercialización de maíz. En su agenda figura mejorar la infraestructura, la agregación y la conectividad con mercados cercanos, como las fábricas de alimentos de animales. CSISA tam

Las mujeres están adoptando la mecanización y utilizan sembradoras automáticas. Foto: CIMMYT/ Wasim Iftikar

Las mujeres están adoptando la mecanización y utilizan sembradoras automáticas. Foto: CIMMYT/ Wasim Iftikar

bién considera que una mejor coordinación entre las entidades que participan en la producción, el manejo post-cosecha, el almacenamiento y el comercio en línea resultará en un mejor aprovechamiento del potencial del maíz y la generación de ingresos significativos para los pequeños agricultores, especialmente las mujeres, en el altiplano de Odisha.

 

La Iniciativa Sistemas de Cereales para el Sur de Asia es coordinada por el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo e implementada junto con el Instituto Internacional de Investigación de Políticas Alimentarias y el Instituto Internacional de Investigación de Arroz.

CIMMYT News Spanish ESP


Etiquetas:,