• Home
  • Falleció Goyo Martínez: Vínculo invaluable del CIMMYT con México

Falleció Goyo Martínez: Vínculo invaluable del CIMMYT con México

April 8, 2013

CIMMYT photoEL BATÁN, MÉXICO, 07 DE ABRIL DE 2013. Este es un día triste para la comunidad del CIMMYT por el fallecimiento del Dr. Gregorio Martínez Valdés, que se había jubilado en 2001 después de una destacada trayectoria de 39 años en el CIMMYT, más notablemente en el campo de las relaciones inter-institucionales. A los 79 años de edad, el Dr. Martínez sucumbió el ante el cáncer.

El origen y la historia del CIMMYT están muy vinculados con el surgimiento en México de la investigación agrícola moderna y las instituciones que a ella se dedican. El Dr. Gregorio Martínez ––respetuosa y cariñosamente conocido como Goyo por todos los que colaboraron con él–– fue uno de los “vínculos con México” más venerables y valiosos que el CIMMYT ha tenido. Su formación profesional y sus primeras experiencias laborales coincidieron con el comienzo y el auge de la Revolución Verde, la extensa adopción de las variedades mejoradas y las técnicas agronómicas basadas en la ciencia que tuvieron su origen en la Oficina de Estudios Especiales, programa conjunto de la Fundación Rockefeller y el gobierno de México en las décadas de 1940 y 1950. Fue miembro distinguido de dicho programa el Dr. Norman E. Borlaug, quien posteriormente lideró la investigación de trigo del CIMMYT, recibió el Premio Nobel de la Paz de 1970 por haber iniciado la Revolución Verde e influyó en la dirección que tomó la carrera de Goyo en el CIMMYT. En el transcurso de su vida, Goyo tuvo la oportunidad de interactuar tanto personal como profesionalmente con figuras prominentes de la investigación y desarrollo agrícolas de México, como por ejemplo, los socioeconomistas Leobardo Jiménez Sánchez y Heliodoro Díaz Cisneros, el ya fallecido etnobotánico Efraím Hernández-Xolocotzi, el edafólogo Antonio Turrent Fernández y con Jesús Moncada de la Fuente, actual director general del Colegio de Postgraduados.

Nacido en 1936 en Viesca, pequeño poblado del estado de Coahuila en el norte de México, Goyo terminó su licenciatura en la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro (UAAAN) en 1957 y después adquirió su maestría (1962) y doctorado (1966), ambos en los campos de extensión agrícola y comunicaciones, de la Universidad de Wisconsin. Ejerció como periodista durante sus años de estudiante de licenciatura y más tarde trabajó en la Oficina de Estudios Especiales y en el Instituto Nacional de Investigación Agrícola (INIA, ahora INIFAP) de México, en comunicaciones para la extensión. Comenzó a trabajar en el CIMMYT en el área de comunicaciones en 1966, año en que la institución fue establecida como centro internacional. Entre sus aportaciones de aquellos años se cuenta su apoyo al Plan Puebla, proyecto ampliamente reconocido y liderado por el Colegio de Postgraduados, orientado a promover la adopción de la agricultura moderna por los pequeños productores de la Meseta Central de México.

En vista del talento y las conexiones de Goyo, y dada la creciente importancia y complejidad de las relaciones del CIMMYT con las instituciones mexicanas en aquel momento, en 1975 el Dr. Borlaug recomendó que se designara Goyo como funcionario encargado de Relaciones Institucionales, puesto que ocupó hasta su retiro en 2001. Al desempeñar ese puesto, Goyo ayudó a establecer relaciones eficaces y efectivas con las secretarías del gobierno como parte del esfuerzo por definir correctamente el estatus legal y fiscal del CIMMYT como organismo internacional en México ––procedimiento que se prolongó casi 10 años. Después de su retiro y hasta 2005, Goyo colaboró con el CIMMYT como consultor de tiempo completo.

Goyo también impartió cursos sobre comunicaciones del desarrollo en el Colegio de Postgraduados, institución que le otorgó un doctorado honoris causa en 2002. Asimismo, publicó 15 artículos en revistas arbitradas, editó o tradujo innumerables textos técnicos y sirvió como asesor de tesis de 28 estudiantes de maestría y 4 de doctorado. En reconocimiento a sus múltiples aportaciones, fue distinguido con premios de la ciudad de Viesca, el estado de Coahuila, la UAAAN, la Universidad Autónoma Chapingo (UACh) y el Colegio de Postgraduados.

Además de sus aportaciones profesionales al CIMMYT, su permanente buen humor, amable sonrisa y cordial saludo, así como su humanidad al actuar y aconsejar (una característica muy típica de los mexicanos), Goyo caracterizó y ayudó a formar la cultura institucional del centro. Según dijo en una entrevista reciente, “uno de los mayores logros del CIMMYT ha sido establecer su identidad como centro internacional, al mismo tiempo que ha mantenido sus raíces mexicanas”.

Goyo estaba convencido de que el CIMMYT ha permanecido fiel a su legado como organismo en lucha contínua contra el hambre. “Esto se debe a las personas”, dijo. “Personas como Borlaug y Ed Wellhausen, quienes enfrentaron con éxito los desafíos de la época que les tocó vivir.”


Tags: