Trigo mejorado ayuda a reducir la carga de trabajo de las mujeres en zonas rurales de Afganistán

October 13, 2017
Afghan women from wheat farming villages in focus-group interviews as part of Gennovate, a global study on gender and agricultural innovation. Photo: CIMMYT archives

Mujeres afganas de pueblos que producen trigo participan en entrevistas de grupos de enfoque como parte de Gennovate, un estudio sobre género e innovación agrícola a nivel mundial. Foto: Archivos del CIMMYT

CIUDAD DE MÉXICO (CIMMYT) — Estudios recientes revelan que el trigo mejorado aumenta la calidad de vida de hombres y mujeres de las comunidades rurales de Afganistán.

Un informe reciente emitido por Gennovate, un importante estudio sobre el género y los procesos de innovación en la agricultura de los países en desarrollo, reveló de manera contundente que las variedades mejoradas de trigo son una de las tecnologías agrícolas preferidas tanto por hombres como mujeres.

Un ejemplo impresionante registrado en Afganistán mostró que la introducción de variedades mejoradas de trigo redujo la carga de trabajo de las mujeres, lo que indica que la adopción de tecnología (ya sea semilla o maquinaria) puede mejorar la calidad de vida.

“Las variedades locales son de tallo largo y se caen fácilmente, trillarlas es difícil y son más susceptibles a enfermedades como los carbones, por lo cual requieren medidas de limpieza especiales, una tarea que normalmente realizan las mujeres”, explica Rajiv Sharma, científico sénior del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) y representante del Centro en Afganistán. “Las semillas de las variedades locales pueden contener mezclas de varios tipos de semilla, incluyendo semilla de malezas. Lo que se cosecha es muy poco y, por esta razón, normalmente la trilla se realiza a mano, con animales y rodillos de madera que recogen pedazos de madera, piedras y hasta excremento animal, lo cual complica enormemente la limpieza del grano”.

Tanto hombres como mujeres hablaron favorablemente de cómo las variedades mejoradas de trigo han facilitado a las mujeres la tarea de limpiar el trigo. “La semilla mejorada produce trigo limpio”, dijo una joven de 18 años de uno de los grupos de enfoque del estudio en Panali, Afganistán. “Antes teníamos que lavar los granos de trigo y ponerlos al sol hasta que se secaran. Las máquinas [también] han aligerado el trabajo de las mujeres”.

Por último, Sharma señaló que dadas las abundantes cosechas que obtienen con las variedades mejoradas, los agricultores recurren a la trilla mecanizada, lo cual les reduce aún más el trabajo y asegura que haya grano más limpio para alimentar a las familias.

Gennovate: Iniciativa comparativa y cualitativa a gran escala
Concebida en 2013 como una idea “ascendente” por un pequeño equipo de investigación sobre género del CGIAR, Gennovate reúne 11 programas de investigación del CGIAR pasados y presentes. De 2014 a 2016, el proyecto recolectó datos de grupos de enfoque y entrevistas en las que participaron más de 7,500 mujeres y hombres que viven en zonas rurales de 26 países.

According to estimates of the Food and Agriculture Organization of the United Nations (FAO), if women farmers had the same access to resources as men, agricultural output in developing countries would rise by an estimated average of as high as 4 percent. Photo: CIMMYT archives

Según estimados de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) de las Naciones Unidas, si las mujeres tuvieran el mismo acceso que tienen los hombres a los recursos, la producción agrícola en los países en desarrollo aumentaría en un promedio estimado de 4%. Foto: Archivos del CIMMYT

Aproximadamente 2,500 mujeres y hombres de 43 poblaciones rurales de 8 países productores de trigo de África y Asia participaron en estudios de caso comunitarios, como parte de las actividades del Programa TRIGO del CGIAR.

“En todos los entornos donde se cultiva trigo, tanto los hombres como las mujeres opinaron que han observado avances graduales”, destaca Lone Badstue, especialista en género del CIMMYT y líder del proyecto Gennovate. “Pero las mujeres todavía tienen enormes problemas para acceder a la información y a los recursos, y para que las tomen en cuenta en la toma de decisiones, incluso respecto a su propia vida”.

Según estimados de la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) de las Naciones Unidas, si las agricultoras (que representan el 43% de la fuerza laboral en los países en desarrollo) tuvieran el mismo acceso que tienen los hombres a los recursos, la producción agrícola en 34 países en desarrollo aumentaría en un promedio estimado de 4%.

“Las restricciones relacionadas con el género, como las limitaciones en la movilidad física o en las interacciones sociales, así como la responsabilidad de procrear y atender a los niños, también constituyen importantes factores limitantes de la capacidad de las mujeres rurales de innovar en la agricultura”, explica Badstue.

La equidad de género impulsa la innovación
En el informe de Gennovate sobre el trigo, se identifican seis “comunidades externas positivas” donde las normas están fomentando relaciones de género más equitativas y ayudando a promover la inclusión y la innovación agrícola. En esas comunidades, los hombres y las mujeres de todos los estratos económicos reportaron índices significativamente más altos de empoderamiento y reducción de pobreza que en los otros 37 poblados. Al parecer, el elemento clave es una mayor aceptación de que las mujeres tengan libertad de acción, actividad económica y participación cívica y educativa.

“En aquellos contextos en que las normas de género son más flexibles, las nuevas tecnologías y prácticas se convierten en avances que incrementan la independencia económica de mujeres y hombres, y rápidamente reducen la pobreza local”, dice Badstue.

Las contribuciones y la presencia del CIMMYT en Afganistán, que incluye el apoyo a la investigación fitotécnica y capacitación de los científicos locales, datan de varias décadas. En los últimos cinco años, el Instituto de Investigación Agrícola de Afganistán (ARIA) del Ministerio de Agricultura, Riego y Ganadería (MAIL) ha utilizado líneas de mejoramiento del CIMMYT para generar y distribuir entre los agricultores semilla de 15 variedades de trigo de alto rendimiento y resistentes a enfermedades.

Lea aquí el informe completo Gender and Innovation Processes in Wheat-Based Systems.

Para sus actividades, GENNOVATE ha recibido el generoso financiamiento del Banco Mundial; la Red de Género e Investigación Agrícola del CGIAR; el gobierno de México por conducto de MasAgro; el Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania (BMZ); numerosos programas de investigación del CGIAR; y la Fundación Bill & Melinda Gates.

receive-newsletter-1es