SÚPERMUJER: Evangelina Villegas desarrolló maíz con calidad proteica

June 10, 2015

MUCHAS DE LAS PERSONAS CUYA DIETA DEPENDE DEL MAÍZ PRINCIPALMENTE ESTÁN EN RIESGO DE PADECER DESNUTRICIÓN

villegasCon motivo del Día Internacional de la Mujer, quiero rendir un homenaje a la Dra. Evangelina Villegas, una de las primeras “súpermujeres” del CIMMYT, no solo por los grandes avances en su campo de estudio, sino por el impacto positivo que hizo en el mundo.

Villegas nació en la Ciudad de México en 1924 y estudió química y biología en el Instituto Politécnico Nacional, en una época en que la educación superior para las mujeres era algo inusual.

En 1950, empezó su carrera como química e investigadora en el Instituto Nacional de Nutrición y en la Oficina de Estudios Especiales, un programa bilateral de la Fundación Rockefeller y la Secretaría de Agricultura (hoy SAGARPA) que años después daría origen al Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT).

Regresó al CIMMYT en 1967 tras haber concluido su maestría en ciencias con especialidad en tecnología de cereales en la Universidad Estatal de Kansas y un doctorado en química de cereales y fitotecnia en la Universidad Estatal de Dakota del Norte.

Villegas fue una súpermujer en las áreas de maíz y trigo, ya que trabajaba en los laboratorios de calidad industrial de trigo y de nutrición y calidad proteica de maíz.

Cuando estaba a cargo del estudio del maíz con calidad proteica en el laboratorio estableció una fructífera colaboración con Surinder Vasal, que era mejorador de maíz del CIMMYT, con la idea de generar una variedad de maíz con alto contenido de dos aminoácidos importantes para la nutrición.

El maíz, que es un ingrediente básico en la dieta de los habitantes de muchos países en desarrollo, contiene bajas cantidades de lisina y triptófano, dos aminoácidos componentes de las proteínas sintetizadas por los seres vivos. Esto significa que las personas que basan su dieta en el maíz, sin acceso a otros alimentos, tienen propensión a padecer desnutrición.

Tras incontables horas en el laboratorio analizando muestras, a veces hasta 25,000 al año, su arduo trabajo culminó en la creación del maíz con calidad proteica o QPM, por sus siglas en inglés. El grano contiene altos niveles de lisina y triptófano y tiene la textura y el sabor que a los consumidores les gusta.

Se ha observado que cuando se le utiliza como complemento en la alimentación de cerdos y aves de corral, los animales crecen más y no se enferman. El QPM ha mostrado ser un elemento particularmente eficaz que mejora la nutrición de los niños.

Un estudio realizado en Etiopía en 2002 reveló que el peso de los niños que habían comido QPM había aumentado 15% en comparación con aquellos que habían comido maíz normal; en otro estudio efectuado en 2015 se descubrió que niños que habían comido QPM habían crecido 15% más que los niños que habían comido maíz normal. Villegas y Vasal crearon un producto que ofrece una mejor nutrición a millones de consumidores.

Ambos recibieron el Premio Mundial de Alimentación en 2000 por el QPM, y Villegas fue la primera mujer que recibió el prestigioso galardón. En México fue distinguida como la Mujer del Año por sus grandes logros.

Además de la labor que contribuyó a mejorar las condiciones de vida de mucha gente en el mundo, Villegas cambió la vida de muchos jovencitos “pajareros”, que eran contratados por el CIMMYT para evitar que las aves se comieran el grano de las parcelas, al crear un fondo de becas escolares para que esos jóvenes fueran a la escuela.

Sin Eva, mucha más gente seguiría padeciendo hambre y no habría progreso. Su empeño y dedicación permanecerán por siempre en nuestra memoria.

Las opiniones expresadas en este artículo son las de los autores y no necesariamente representan las del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo.

Regresar a la sección dedicada al Día Internacional de la Mujer y leer más historias


Etiquetas: