• Home
  • Seguimiento de la adopción de mejores sistemas de producción de maíz y leguminosas en Etiopía

Seguimiento de la adopción de mejores sistemas de producción de maíz y leguminosas en Etiopía

July 19, 2013

Los mitos y las prácticas culturales pueden bloquear la aceptación, por parte de los productores, de nuevas tecnologías, sobre todo de los principios de la labranza reducida, la retención de residuos y las rotaciones de cultivos que son el fundamento de la agricultura de conservación (AC). Este fue uno de los comentarios que se hicieron durante una visita reciente realizada por la directora del Centro Internacional de Seguridad Alimentaria de Australia (AIFSC), Melissa Wood, y Dennis Bittisnich, gerente de Bioseguridad y Alimentos Innocuos de esa misma institución, a los productores que viven en cuatro distritos de Etiopía.

Los agricultores de un poblado cercano que siguen haciendo labranza intensiva en vez de practicar la AC, comentaron que la labranza ayuda a controlar las enfermedades de los cultivos. Muchos agricultores etíopes también crian ganado, por lo cual los residuos de los cultivos tienen mayor valor como alimento animal que como cubierta del suelo. “El rastrojo de maíz también se utiliza como combustible para cocinar”, explica Menale Kassie, socioeconomista del CIMMYT y líder regional del proyecto “Vías de adopción para la intensificación sustentable en África oriental y meridional”. “Es esencial entender las restricciones y los incentivos que afectan la adopción para poder crear innovaciones que sean útiles a los productores”.

El proyecto de las vías de adopción tiene una vigencia de cuatro años y es financiada por AIFSC, administrada por el Centro Australiano para la Investigación Agrícola Internacional (ACIAR) y liderada por el CIMMYT, en colaboración con las universidades e institutos de investigación de Etiopía, Kenia, Malawi, Mozambique y Tanzania; la Universidad de Queensland en Australia; la Universidad Noruega de Ciencias Vitales y el Instituto Internacional de Investigación de Políticas Alimentarias (IFPRI).

Según Menale, el proyecto está muy vinculado con el programa “Intensificación sustentable de los sistemas maíz-leguminosas para la seguridad alimentaria en África oriental y meridional” (SIMLESA) y trabaja en aquellas regiones en que SIMLESA ha estado promoviendo y ensayando la AC mediante la realización de demostraciones en finca y en las estaciones experimentales nacionales.

DSC_5647_Fatuma on her Melkassa II plot intercropped with beans

Fatuma Hirpo en su parcela de demostración de agricultura de conservación, donde practica intercultivo con la variedad de maíz Melkassa II tolerante a la sequí y frijol.

Los productores aprenden de sus vecinos, sobre todo de aquellos que han sido los primeros en adoptar las tecnologías o que prestan sus fincas para demostrar estas prácticas. Fatuma, madre viuda que fue una de las primeras en adoptar esta tecnología, tiene 10 hijos que le ayudan con el trabajo de la finca; según dice, la labranza reducida ha aligerado su carga de trabajo. Esta agricultora es un modelo a seguir para los otros productores ––según los vecinos, esto es toda una proeza, por ser ella mujer–– y algunos de ellos, al ver cómo prosperan los cultivos de Fatuma, han decidido probar la AC.

“Este proyecto evaluará los datos y utilizará la información de las encuestas para dar asesoría sobre las posibles intervenciones técnicas y políticas públicas que se establecerán”, comenta Chilot Yirga, investigador del Instituto Etíope de Investigación Agrícola (EIAR) y coordinador nacional del proyecto. Según él, el manejo innovador del ganado y la participación comunitaria también ayudarían, así como producir otro alimento animal, por ejemplo, mediante el cultivo intercalado de leguminosas forrajeras que además enriquecen los suelos porque fijan nitrógeno.

“Una forma de promover esta tecnología es mediante las demostraciones en finca”, dice Wood al alabar a los investigadores por los ensayos en estaciones experimentales y porque también trabajan en finca. “En Australia, la AC es muy importante porque padecemos mucha sequía y regímenes de lluvias cambiantes; la AC nos hace más productivos”.

DSC_5826_Group photo

Grupo en la parcela de demostración de agricultura de conservación en estación durante la visita de la señora Mellissa Wood, directora de AISFC, y Dennis Bittisnich, gerente de Inocuidad de los Alimentos a Etiopía.