• Home
  • Maíz Mejorado para los Suelos de África
proyecto en áfrica

Maíz Mejorado para los Suelos de África

Los productores de maíz africanos tienen que hacer frente a problemas de sequía, malezas y plagas, pero sus problemas comienzan con los suelos degradados, carentes de nutrientes, y la falta de recursos para adquirir suficiente fertilizante nitrogenado. Los rendimientos de maíz en África subsahariana son apenas una fracción de los que se producen en los países desarrollados, debido principalmente a los suelos empobrecidos de la región y al poco acceso que los agricultores tienen a los fertilizantes y a semilla mejorada. En promedio, esos agricultores aplican únicamente nueve kilogramos de fertilizante por hectárea de siembra. De esa pequeña cantidad, el cultivo suele captar menos de la mitad; el resto se filtra a las profundidades del suelo donde las plantas no pueden recuperarlo, o se pierde alguna otra manera.

El proyecto Maíz mejorado para el suelo de África (IMAS) genera variedades de maíz que son capaces de captar la pequeña cantidad de fertilizante que los agricultores africanos pueden adquirir, y que utilizan el nitrógeno de manera más eficiente para producir grano. Los participantes en el proyecto utilizarán herramientas biotecnológicas de vanguardia como los marcadores molecular (que son “señales” de ADN que indican que existen características de interés) y métodos transgénicos para generar variedades que rindan de 30 a 50% más que las variedades que existen actualmente, con la misma cantidad de fertilizante nitrogenado o en suelos poco fértiles.

Las variedades que se generen serán puestas a disposición de compañías semilleras, sin cobrarles regalías, para que las vendan a los pequeños productores de la región, lo que significa que los agricultores podrán comprar esta semilla al mismo costo que otros tipos de semilla de maíz mejorado.

En cuatro años o menos, los agricultores africanos deberán tener acceso a las variedades que IMAS genere utilizando mejoramiento convencional, que rinden 20% más que las variedades actuales. Se espera que las variedades mejoradas generadas utilizando técnicas de marcadores de ADN sean introducidas dentro de siete a nueve años, y se espera que aquellas que posean características transgénicas estén disponibles en aproximadamente 10 años, dependiendo del comportamiento del producto y de las aprobaciones normativas de las autoridades reguladoras y científicas, de acuerdo con las normas y disposiciones de cada país.

IMAS es coordinado por el CIMMYT y financiado con US$ 19.5 millones en donativos de la Fundación Bill & Melinda Gates y la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional. Los otros colaboradores del proyecto —DuPont Business, Pioneer Hi-Bred, Organización Keniana de Investigación Agropecuaria (KALRO) y el Consejo de Investigación Agrícola de Sudáfrica (ARC)—también hacen contribuciones significativas en especie que incluyen personal, infraestructura, semilla, caracteres, tecnología, capacitación y conocimientos.

  • Applying fertilizer on maize
  • Exhibiting maize kernels
  • Healthy maize cobs
  • Maize field in the tropics
  • Inspecting maize plant
  • Reviewing maize on Kenya

instituciones patrocinadoras

  • Fundación Bill & Melinda Gates

  • Agencia Estadounidense de Desarrollo Internacional

coordinador principal

Biswanath Das

sitio del proyecto

IMAS

Objetivos

Aplicar mejoramiento convencional y asistido por marcadores para generar híbridos y variedades de polinización libre que hagan un uso más eficiente del nitrógeno (NUE) para África oriental y austral.

Manejar las variedades NUE para lograr la sustentabilidad en los sistemas de producción de maíz en África.

Administración del proyecto, campañas publicitarias y formación de capacidades.

Registro, liberación y distribución de variedades NUE en África oriental y austral.

Identificar y aprovechar alelos de características criollas para mejorar el rendimiento en condiciones de escasez de nitrógeno utilizando mapeo por asociación y mapeo de QTL.

Generar variedades de maíz transgénico adaptadas a las regiones de África oriental y austral que rindan más en suelos donde la escasez de nitrógeno es un problema grave.

Etiquetas: