• Home
  • Se invierten 8.9 millones de dólares para reducir la malnutrición en Etiopía y Malawi

Se invierten 8.9 millones de dólares para reducir la malnutrición en Etiopía y Malawi

December 21, 2017
Farmers group & demonstration drought tolerant (DT) maize plot in farmers field, Lobu Koromo village, Hawassa Zuria district Photo: CIMMYT/P. Lowe

Grupo de agricultores y parcela de demostración de maíz tolerante a la sequía en un campo de agricultores en el poblado de Lobu Koromo del distrito de Hawassa Zuria. Foto: CIMMYT/P. Lowe

Un grupo multidisciplinario de investigadores que trabajan en agricultura, nutrición, socioeconomía, geografía y ética, recibió más de 8.9 millones de dólares (4.4 millones de euros) de la Fundación Bill & Melinda Gates para ayudar a mitigar la deficiencia de micronutrientes (DMN).

El proyecto GeoNutrition, coordinado por la Universidad de Nottingham, se llevará a cabo en Etiopía y Malawi, donde la DMN, también conocida como hambre oculta, es un problema generalizado. El objetivo es reunir pruebas suficientes de la prevalencia y causas de la DMN, y probar una prometedora estrategia denominada biofortificación que busca mejorar el contenido de micronutrientes en los cultivos alimentarios.

El problema
Los micronutrientes como las vitaminas y los minerales son necesarios en pequeñas cantidades en la dieta para mantener diversas funciones del cuerpo. La DMN constituye un grave riesgo para la salud humana, ya que afecta el crecimiento y el desarrollo infantil. Por ejemplo, la deficiencia de zinc en los niños aumenta el riesgo de que padezcan infecciones y retraso del crecimiento (baja estatura para su edad), mientras que una dosis adecuada de selenio es esencial para proteger el sistema inmunológico y el funcionamiento de la tiroides.

En África Subsahariana, existe una alta prevalencia de DMN por falta de zinc y selenio, sobre todo entre las poblaciones pobres y rurales. Existen múltiples causas, como los suelos con escasez de nutrientes, la falta de acceso a dietas variadas, la poca biodisponibilidad de nutrientes en cultivos alimentarios como el maíz, y la pérdida de nutrientes después de una infección (por ejemplo, diarrea). Hay también otras DMN generalizadas, como la de yodo, hierro y vitamina A.

Se necesitan pruebas robustas que apoyen la toma de decisiones
El objetivo del proyecto GeoNutrition, que será coordinado por Martin Broadley, profesor de Nutrición de las Plantas de la Facultad de Biociencias y miembro líder de la iniciativa Future Food, es aportar nuevas evidencias que apoyen a los formuladores de políticas de los sectores agrícola y de salud pública de Etiopía, Malawi y otros países de la región. Esto incluirá nuevas pruebas sustentadas con datos de la prevalencia y las causas de la DMN. Estos datos de partida son importantes para identificar problemas de salud pública y probables intervenciones para solucionarlos.

El equipo estudiará también la eficacia de las estrategias de biofortificación que contribuyen a atenuar las deficiencias de zinc y selenio. La biofortificación aumenta el contenido de micronutrientes mediante el fitomejoramiento convencional y la aplicación de fertilizantes que contienen micronutrientes. Es difícil llevar programas de suplementación y fortificación de alimentos a las zonas rurales de Etiopía y Malawi, donde la DMN es muy común. Por tanto, es probable que las intervenciones que se realizan mediante la agricultura tengan una función importante en mejorar la nutrición de muchos grupos rurales y marginados.

Colaboradores del proyecto
Entre los colaboradores del proyecto hay nutriólogos y expertos en pruebas clínicas de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres (LSHTM) y la Universidad de Addis Abeba –los principales colaboradores en Etiopía; la Universidad de Agricultura y Recursos Naturales de Lilongwe (LUANAR) coordina las actividades de investigación en Malawi. Otros colaboradores son el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) y el Instituto Internacional de Investigación de Cultivos para las Zonas Tropicales Semiáridas (ICRISAT) en Etiopía; CIMMYT y el Centro Mundial de Agroforestería (ICRAF) en Kenia; y Rothamsted Research y British Geological Survey (BGS) en el Reino Unido.

El profesor Broadley opina: “El innovador trabajo fitotécnico que es coordinado por varios de los Centros del CGIAR y HarvestPlus, ha aumentado el contenido de micronutrientes en cultivos como el frijol, el maíz, el trigo y el camote. Las nuevas variedades de estos cultivos ya han llegado a mucha gente, por ejemplo, en Nigeria, Rwanda y Zambia. Los fertilizantes con micronutrientes se utilizan habitualmente en Finlandia para mejorar la calidad de los cultivos alimentarios. Nuestro equipo está evaluando si la biofortificación puede ayudar a mejorar la salud humana a escala nacional en Etiopía y Malawi y esto incluye la creación de nuevos programas basados en información geográfica”.

El Dr. Dawd Gashu, experto en ciencias de los alimentos y nutrición de la Universidad de Addis Abeba y coordinador en Etiopía señala: “Las deficiencias de zinc y selenio son endémicas en muchas comunidades de Etiopía y Malawi, pues afectan a más del 50% de la población. Nuestro trabajo anterior demostró que el suelo, el paisaje y la elección de la dieta tienen una enorme influencia espacial en los factores de riesgo de la deficiencia de zinc y selenio. Gracias a este proyecto, ahora podemos trabajar con voluntarios de poblados etíopes y malawianos para comprobar que los cultivos enriquecidos con nutrientes mejoran las dietas y la salud de nuestros niños y de las futuras generaciones”.

El Dr. Edward Joy, experto en nutrición y sustentabilidad de LSHTM y co-líder del proyecto, apunta: “GeoNutrition utiliza una estrategia geográfica en la nutrición. Esta interesante estrategia nos permite observar el desplazamiento de los micronutrientes en los sistemas agrícolas y alimentarios, y cómo los diversos factores físicos y sociales acaban por influir en el estado nutricional de la gente. Combinado con nuevas evidencias resultado de estudios de alimentación, el proyecto proporcionará pruebas importantes que sustentarán el diseño e implementación de políticas eficaces para combatir las deficiencias de micronutrientes. Nuestro trabajo se basa en varios años de investigación colaborativa entre académicos y políticos en Etiopía, Malawi y el Reino Unido”.

El Dr. Patson Nalivata, experto en agronomía y ciencias del suelo de LUANAR y líder del proyecto en Malawi afirma: “Los suelos en África oriental y austral son miles de años más antiguos que la mayoría de los suelos de Europa y Norteamérica. Están muy erosionados y no contienen suficientes micronutrientes para que nuestros cultivos, nuestro ganado y nuestra gente se mantengan saludables. Podemos mejorar nuestros suelos incorporando materia orgánica y aplicando fertilizantes balanceados que incluyan micronutrientes como el zinc. Aunque esas soluciones son conceptualmente sencillas, lo que los agricultores sacrifican en términos de sus prioridades de inversión puede complicarlas. Los expertos en agricultura y nutrición tienen que trabajar juntos para dar mejor asesoría a los formuladores de políticas, los servicios de extensión y los agricultores”.

El profesor Steve McGrath, otro experto en agronomía y ciencias del suelo de Rothamsted Research dice: “Podremos conocer mejor los múltiples factores que influyen en la transferencia de nutrientes del suelo a los cultivos y de éstos a los alimentos basándonos en datos espaciales que nos permitirán iniciar intervenciones apropiadas para responder a las condiciones locales específicas que causan la DMN”.

El profesor Joseph Mfutso-Bengo, experto internacional en bioética y director del Centro de Bioética de África oriental y austral de la Escuela de Medicina de la Universidad de Malawi, dice: “Los valores determinan la demanda, el suministro y la implementación de las pruebas en las políticas. Para valorar la evidencia se necesita gente con valores que valoren lass pruebas”.

Notas para los editores:
El profesor Broadley es miembro de Future Food, un modelo de excelencia multidisciplinario en la Universidad de Nottingham. Future Food se basa en más de 50 años de investigación de excelencia en la Universidad, tiene conocimientos y experiencia de toda la cadena alimentaria y trabaja con colaboradores de la industria en el Reino Unido y en todo el mundo con el fin de generar soluciones sustentables a los problemas alimentarios mundiales.

La Universidad de Nottingham
La Universidad de Nottingham es una institución dedicada a la investigación con un orgulloso legado que ocupa un honroso lugar entre las 100 mejores universidades del mundo. Estudiar en la Universidad de Nottingham es una experiencia que cambia la vida y nos enorgullecemos de descubrir el potencial de nuestros 44,000 estudiantes — Nottingham fue nombrada Universidad del Año por dar empleo a sus alumnos en la Guía de Buenas Universidades del 2017 Times y el Sunday Times, se le otorgó la medalla de oro del Marco de Excelencia Docente (TEF) 2017 y figura entre las 20 mejores universidades en las tres principales listas de popularidad del Reino Unido. Tenemos espíritu pionero, expresado en la visión de nuestro fundador Sir Jesse Boot, que nos ha guiado en el establecimiento de varios campus en China y Malasia — parte de una red mundialmente conectada de educación, investigación e industria. Ocupamos el octavo lugar por nuestra fuerza de investigación en el Reino Unido, según el Marco de Excelencia Científica (REF) 2014. Tenemos seis centros de excelencia en investigación que están ayudando a transformar vidas y a cambiar el mundo; somos también un importante empleador y colaborador industrial, a nivel local y mundial.

Acerca del CIMMYT —El Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo— es el organismo líder a nivel mundial en investigación de maíz y trigo y otros sistemas de producción. Tiene su sede cerca de la Ciudad de México y desde ahí coordina sus actividades con cientos de colaboradores en países del mundo en desarrollo destinadas a elevar la productividad de los sistemas de producción de maíz y trigo, mejorando así la seguridad alimentaria global y reduciendo la pobreza. El CIMMYT es miembro del Sistema CGIAR y coordina los Programas MAÍZ y TRIGO, así como la Plataforma de Fitotecnia de Excelencia de ese Consorcio. Para sus actividades, el CIMMYT recibe fondos de gobiernos nacionales, fundaciones, bancos de desarrollo y otras instituciones de los sectores público y privado.

Contacto:
Genevieve Renard
Jefa de Comunicaciones
Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo
g.renard@cgiar.org
+52 5558042004


Etiquetas:, ,