• Home
  • Irán y el CIMMYT unen esfuerzos para aumentar la productividad del trigo

Irán y el CIMMYT unen esfuerzos para aumentar la productividad del trigo

September 14, 2016

Wheat farm in Moghan, Caspian Region, northern Iran. Photo: J.Kamali/CIMMYT

Sembradío de trigo en Moghan, región del Caspio, al norte de Irán. Foto: J. Kamali/CIMMYT

Comunicado de prensa

Las variedades de trigo tolerantes al calor y a la sequía, así como las prácticas mejoradas, aumentarán los ingresos de los agricultores, ofrecerán alimentos a precios más económicos y reducirán las costosas importaciones.

TEHERÁN (CIMMYT) — El gobierno de Irán firmó un acuerdo sexenal con el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) para realizar actividades conjuntas encaminadas a aumentar la productividad de trigo de ese país en alrededor de 2.5 millones de hectáreas—cerca del 13% de la superficie cultivada de Irán.

Investigadores de Irán y del CIMMYT generarán e intercambiarán variedades mejoradas, utilizarán gramíneas silvestres iraníes como fuentes de resiliencia en el mejoramiento, modernizarán las políticas y los sistemas de producción y distribución de semilla, y difundirán el uso de las prácticas de la agricultura de conservación.

Firmado en el Ministerio de Agricultura de Irán, en Teherán, el acuerdo, resultado de largas décadas de colaboración entre Irán y el CIMMYT y de la reunión celebrada en 2014 con la Organización Iraní de Investigación, Educación y Extensión Agrícola (AREEO), respalda actividades mediante las cuales se espera que para 2022 se distribuyan líneas de trigo y tecnologías agronómicas que aumenten el rendimiento de grano en 25% en fincas de temporal y 35% en zonas de riego.

“Me siento muy complacido con el acuerdo que firmamos con tan antiguo y valioso colaborador”, expresó el Dr. Martin Kropff, Director General del CIMMYT. “Esto indica que Irán tiene el firme propósito de proveer alimentos a precios accesibles y generar ingresos para los agricultores. Este acuerdo surge en un momento en que los sistemas agroalimentarios de todo el mundo enfrentan impresionantes problemas, como sequías más frecuentes y escasez de agua de riego.”

El trigo es un cultivo alimentario básico y la base de la seguridad alimentaria en Irán; aporta cerca del 40% de las calorías y las proteínas que consumen los iraníes, se siembra en 6.5 millones de hectáreas y es el cultivo que predomina en la mayoría de los sistemas de producción, donde se siembra en condiciones de temporal o con riego.

El rendimiento de grano y la producción de trigo se han estancado o han disminuido tanto en las zonas de temporal como en las zonas de riego, según Mohammad Reza Jalal Kamali, científico principal de trigo y representante del CIMMYT en Irán. “Algunas de las causas son las intensas sequías de la última década, la poca agua de riego, las lluvias erráticas, la degradación del suelo y el aumento de la temperatura”, señala Kamali, y agrega que se han introducido pocas variedades de alto rendimiento y que el suministro de fertilizantes y herbicidas se ha demorado.

Kamali dice que Irán considera el nuevo acuerdo como una inversión de alto rendimiento en la que participarán también el Programa TRIGO (WHEAT) del CGIAR, coordinado por el CIMMYT, y el Centro Internacional de Investigación Agrícola en Zonas Áridas (ICARDA) como colaborador principal en materia de investigación.

Un estudio a nivel mundial realizado por WHEAT sobre los impactos de la colaboración internacional en la investigación de trigo de 1994 a 2014 reveló que las variedades derivadas de la investigación de los Centros del CGIAR —todas se remontan a los programas de mejoramiento del CIMMYT y de ICARDA— se sembraron en más de 100 millones de hectáreas en 2014 y que el valor anual del grano adicional que se produjo osciló entre US $2.2 mil millones y US $3.1 mil millones anuales.

A la ceremonia de firma asistieron Mahmoud Hojatti, Ministro de Agricultura de la República Islámica de Irán, y Martin Kropff; Eskandar Zand, Viceministro y Jefe de AREEO; Abbas Keshavarz, Subtitular de Producción de Cultivos; Mahmoud Solh, Director General de ICARDA; y Serge R. Nakouzi, representante de la FAO en Irán.

“Los altos funcionarios de Irán están muy preocupados por la seguridad alimentaria nacional”, recalcó Hojatti. “Creemos que con la colaboración del CIMMYT e ICARDA, y si usamos la ciencia y las nuevas tecnologías, lograremos aumentar la productividad y la producción agrícola”.

Acerca del CIMMYT
El CIMMYT, uno de los primeros y más exitosos centros del CGIAR, aplica la ciencia y forja alianzas para mejorar la productividad y la rentabilidad de los sistemas de producción de maíz y de trigo, y conservar los recursos naturales en los países en desarrollo. Fundado en 1966, el CIMMYT surgió de un programa de investigación bilateral del Gobierno de México y la Fundación Rockefeller. El éxito que desde el principio tuvieron el CIMMYT y su programa predecesor en generar trigos semienanos de alto rendimiento bajo la guía de Norman Borlaug permitió, a mediados de la década de los sesenta, dar una rápida respuesta al problema de hambruna en el Sur de Asia. Millones de agricultores en esa región adoptaron los trigos nuevos y prácticas agronómicas mejoradas, con lo cual casi se triplicó la productividad y se generó una “Revolución Verde” entre los productores de trigo del mundo en desarrollo. Borlaug recibió el Premio Nobel de la Paz en 1970 en representación de los cientos de científicos, formuladores de políticas y organizaciones que contribuyeron a este esfuerzo.