• Home
  • Cornell recibe apoyo del Reino Unido para ayudar a los científicos en su lucha contra la escasez mundial de trigo

Cornell recibe apoyo del Reino Unido para ayudar a los científicos en su lucha contra la escasez mundial de trigo

January 26, 2017
Ronnie Coffman (r), Cornell plant breeder and director of the new Delivering Genetic Gain in Wheat (DGGW) project, surveys rust resistant wheat in fields of the Ethiopian Institute for Agricultural Research with Bedada Girma (l), wheat breeder and Ethiopian coordinator for new project. Ethiopia is a major partner in the new grant. CREDIT: McCandless/Cornell

Ronnie Coffman (derecha), fitomejorador de Cornell y director del nuevo proyecto Realizar Avances Genéticos en el Trigo (DGGW), inspecciona plantas de trigo resistente a la roya en las parcelas del Instituto Etíope de Investigación Agrícola; le acompaña Bedada Girma (izquierda), mejorador de trigo y coordinador del nuevo proyecto en Etiopía. Etiopía es un importante colaborador del nuevo proyecto. Crédito: Linda McCandless/Cornell

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA

ITHACA, NY — La Universidad de Cornell recibirá ayuda financiera por US $10.5 millones del Reino Unido para ayudar a un consorcio internacional de fitomejoradores, patólogos y expertos en vigilancia a vencer las enfermedades que entorpecen los esfuerzos por lograr la seguridad alimentaria mundial.

Estos fondos del proyecto de cuatro años denominado Realizar Avances Genéticos en el Trigo (DGGW, por sus siglas en inglés) se suman a la subvención otorgada por la Fundación Bill & Melinda Gates, anunciada en marzo de 2016 para alcanzar un total de US $34.5 millones.

“El trigo aporta 20% de las calorías y proteínas que consume la población mundial, pero las fronteras de África, el sur de Asia y el Medio Oriente son muy permeables cuando se trata de detener fitopatógenos y fenómenos ambientales adversos como el calor y la sequía, que ponen en riesgo el suministro mundial de trigo”, señala Ronnie Coffman, fitomejorador internacional y director de Programas Internacionales de la Universidad de Cornell, que preside el consorcio mundial.

“Estamos utilizando las modernas herramientas de la genómica comparativa y los macrodatos para generar nuevas variedades de trigo para los pequeños agricultores, las cuales poseen resiliencia a factores abióticos adversos y a enfermedades como la roya y la septoria”, anunció.

La subvención del Reino Unido se da gracias a los buenos resultados de la Iniciativa Mundial Borlaug para Combatir la Roya (BGRI) y el proyecto Resistencia Durable del Trigo a la Roya (DRRW), financiado conjuntamente por el Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido y la Fundación Bill & Melinda Gates de 2008 a 2016.

“En los últimos nueve años, hemos formado una comunidad mundial de científicos de trigo cuyos esfuerzos hasta ahora han evitado epifitias mundiales de la roya del tallo Ug99, que el Dr. Norman Borlaug predijo en 2005”, destaca Coffman. “Trabajando con asociados nacionales e internacionales, hemos generado más de 65 variedades de trigo con resistencia mejorada a la roya y aumentado los rendimientos a nivel mundial”.

Maricelis Acevedo, fitopatóloga de Cornell y directora asociada de ciencias del proyecto DGGW, junto con una colega del ICARDA, inspecciona plantas para detectar roya amarilla en el Valle de la Becá. Crédito: Cornell

“Los alimentos de la mayoría de la gente de muy bajos recursos de África y el sur de Asia, son hechos a base de trigo, el cual es también una fuente importante de ingresos”, señala Coffman.

“Estas personas son las que más se han beneficiado con los avances que han logrado DRRW y BGRI en el desarrollo de nuevas variedades de trigo de alto rendimiento, resistentes a la roya y nutritivos”, agrega Coffman. “Los pequeños productores obtendrán mayores beneficios con el proyecto DGGW”.

Monitoreo y vigilancia
Más de 2,500 científicos de 35 instituciones internacionales en 23 países participan en el consorcio. Científicos agrícolas de 37 países aportan datos a una red de vigilancia única coordinada por Dave Hodson, científico sénior del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) con base en Etiopía, quien coordina el sistema mundial de monitoreo de roya del trigo rusttracker.org.

Además de identificar genes de resistencia a enfermedades del trigo cambiantes y virulentas, así como a fenómenos ambientales adversos, como parte de la reciente subvención, el DGGW también dedicará esfuerzos a formar y capacitar a la siguiente generación de combatientes contra el hambre.

“Existen acuerdos de colaboración con gobiernos nacionales y entidades gubernamentales destinados a mejorar la capacidad interna de seleccionar miles de muestras de trigo de todos los continentes e identificar líneas tolerantes al calor y resistentes a enfermedades”, refiere Maricelis Acevedo, patóloga experta en royas del trigo e investigadora adjunta sénior de la Universidad de Cornell, que además es directora adjunta de ciencias del proyecto DGGW. “Se están invirtiendo recursos para fortalecer el programa de capacitación de jóvenes científicos de los países en riesgo, tanto hombres como mujeres”.

Dave Hodson, científico sénior del CIMMYT, enseña a científicos de trigo del sur de Asia a usar dispositivos portátiles de vigilancia y monitoreo. Hodson dirige el sistema de monitoreo de la roya del trigo del nuevo proyecto Realizar Avances Genéticos en el Trigo (DGGW). Crédito: Linda McCandless/Cornell

La FAO estima que la demanda mundial de trigo aumentará hasta en 60% para 2050, cuando la población alcance o exceda los 9000 millones. “A nivel mundial necesitamos producir más trigo con menos recursos naturales y en formas más sustentables”, previene Acevedo. “El mejoramiento, la vigilancia, la formación de capacidades, la capacitación y los apoyos son esenciales”.

El proyecto DGGW tiene su base en la Universidad de Cornell y cuenta con colaboradores nacionales asociados de Kenia y Etiopía, así como científicos de centros internacionales de investigación agrícola que trabajan con trigo, incluidos el CIMMYT y el Centro Internacional de Investigación Agrícola en Zonas Áridas (ICARDA). Participan en el proyecto laboratorios de investigación avanzada en Estados Unidos, Canadá, India, Turquía, Dinamarca y Sudáfrica.

Para obtener más información, consulte www.globalrust.org

Para más información, póngase en contacto con
Linda McCandless, Universidad de Cornell
Correo electrónico: llm3@cornell.edu
Teléfono: +1-607-227-5920
o
Julie Mollins, CIMMYT
Email: j.mollins@cgiar.org
Teléfono: +1-647-966-1208
Tuiter: @jmollins


Etiquetas: