Mejores análisis genéticos ofrecen resultados más rápidos y precisos a los fitomejoradores

November 22, 2016
CIMMYT representatives at IAC (L-R) Prashant Vikram, Ravi Singh, Cynthia O.R, Laura Bouvet, Sukhwinder-Singh, Martin Kroff, Kevin Pixley and Gilberto Salinas. Photo: CIMMYT

Representantes del CIMMYT en la IAC (izq-der) Prashant Vikram, Ravi Singh, Cynthia O.R, Laura Bouvet, Sukhwinder-Singh, Martin Kropff, Kevin Pixley yGilberto Salinas. Foto: CIMMYT

EL BATÁN, México (CIMMYT)–Investigadores se reunieron la semana pasada durante la Conferencia Internacional de Agrobiodiversidad en Nueva Delhi, con el fin de reforzar la colaboración internacional para utilizar, en el mejoramiento, genes que ayuden a que los cultivos toleren los efectos del cambio climático.

El trigo es el cultivo alimentario básico que más se siembra en el mundo y aporta el 20% de las proteínas y calorías que se consumen a nivel mundial y hasta el 50% en los países en desarrollo. Sin embargo, es muy vulnerable al cambio climático porque se da en condiciones más bien frescas. La investigación ha mostrado que los rendimientos de trigo disminuyen 6% por cada grado Celsius que la temperatura aumenta, y que el calentamiento ya está reduciendo los rendimientos en megarregiones productoras de trigo como el Sur de Asia.

El banco de germoplasma del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) es una fuente vital de información genética y biodiversidad. Los mejoradores utilizan esta información para acelerar el desarrollo de trigo resiliente al cambio climático mediante la identificación de variedades que poseen características valiosas, como tolerancia a la sequía y al calor, que les permiten darse bien pese a las condiciones desfavorables.

Sin embargo, toda esta información genética es increíblemente densa y es necesario filtrarla antes de que los mejoradores puedan utilizarla de manera eficiente, según Sukhwinder Singh, jefe del equipo de premejoramiento de trigo del proyecto de MasAgro Biodiversidad del CIMMYT.

“Utilizar genes para mejorar trigo, o cualquier otro cultivo, es increíblemente difícil porque a menudo las características deseadas vienen con numerosas características indeseables”, explica Singh. “Es aquí donde interviene el premejoramiento –básicamente purificamos este enorme complejo de características buenas y malas identificando genes útiles (como el de tolerancia al calor), y posteriormente proporcionamos estas características de manera que los mejoradores puedan acceder a ellas y las utilicen sin problema”.

El premejoramiento se lleva a cabo con tecnologías de vanguardia de bajo costo, que caracterizan la información genética del banco de germoplasma de trigo del CIMMYT. Con estas herramientas, se ha realizado caracterización genética de alto rendimiento de casi el 40% de las 150,000 muestras de semilla de trigo del banco; la caracterización es un proceso que permite a los premejoradores identificar en poco tiempo características útiles en las variedades.

Un ejemplo reciente de los buenos resultados del premejoramiento se publicó en un informe en el que se caracterizó genéticamente una colección de 8,400 trigos criollos mexicanos que tienen siglos de antigüedad, que están adaptados a condiciones diversas y a veces extremas, y que constituyen un tesoro de diversidad genética que podría ayudar a reducir la vulnerabilidad del trigo al cambio climático.

“El premejoramiento nos ayuda a entender mejor y a reunir más información de las características genéticas que están disponibles en el banco de germoplasma del CIMMYT, y así los investigadores tienen más acceso a una amplia variedad de información que nunca”, explica Prashant Vikram, investigador de trigo que trabaja con el equipo de premejoramiento del CIMMYT.

Sin embargo, a medida que se siguen creando herramientas genómicas, es necesario capacitar a los investigadores para asegurarse de que se realice todo el potencial de la biodiversidad del banco y que sus productos sean accesibles de manera equitativa”, señala Kevin Pixley, líder del proyecto MasAgro Biodiversidad y director del Programa de Recursos Genéticos del CIMMYT.

Durante la Conferencia Internacional de Agrobiodiversidad, colaboradores, científicos, estudiantes y diferentes actores de todo el mundo opinaron e hicieron sugerencias sobre cómo aumentar la biodiversidad del banco de germoplasma para la seguridad alimentaria y el desarrollo sustentable a futuro. Indicaron también que es esencial promover proyectos colaborativos y multidisciplinarios para producir mayores impactos en el futuro.


Etiquetas:,