Martin Kropff responde el famoso cuestionario Proust

May 20, 2015

A finales del siglo 19, el escritor francés Marcel Proust (10 de julio de 1871–18 de noviembre de 1922) llenó el cuestionario que preparó una amiga suya. La versión victoriana de los cuestionarios de personalidad que se aplican hoy en día, el cuestionario de Proust, se utiliza para conocer las aficiones, las aspiraciones y la personalidad del entrevistado mediante una lista de preguntas sencillas. A continuación las respuestas del Dr. Prof. Martin Kropff, nuevo Director General del CIMMYT.

De las personas que aún viven, ¿a quién admira más?

A Bill Gates. Su enorme contribución (económica y también intelectual) para encontrar soluciones aplicando la ciencia a retos complejos y de gran magnitud como la seguridad alimentaria y nutricional, es excepcional. El más grande problema al que tenemos que hacer frente es del crecimiento de la población, que según estimados aumentará de 7,000 a 9,000 millones. Me siento orgulloso de haber contribuido a la búsqueda de soluciones a este problema a lo largo de mi trayectoria profesional en Wageningen, en el IRRI y ahora en el CIMMYT, el centro donde todo comenzó para el CGIAR con la investigación de vanguardia que hizo Norman Borlaug.

¿Qué talento es el que más le gustaría tener?

Pintar/dibujar. Es emocionante diseñar y crear cosas. He estado muy activo como científico que diseña modelos de simulación computarizada para sistemas biológicos. Cuando uno cuantifica todas las relaciones en un modelo que al final explica el comportamiento de los cultivos en diferentes ambientes, hay momentos de emoción, y sobre todo si se publica y sirve a otros. Es lo mismo que uno experimenta al remodelar una casa. Pero crear una obra pictórica es todavía un sueño.

¿Cuál considera que ha sido su más grande logro?

En lo que a ciencia se refiere, diría que el modelo INTERCOM de competencia entre plantas, que se aplica en investigación sobre malezas, intercultivos, diseño de tipos de planta. También trabajé en el modelo ORYZA1 para arrozales y nos ayudó a entender por qué bajaban los rendimientos en los ensayos permanentes del IRRI. Utilizando modelado y haciendo experimentación sólida pudimos detectar la necesidad de implementar una estrategia adaptada de uso de fertilizantes.  En el área de administración, el cambio que se produjo en Wageningen UR en la década pasada fue muy especial. Dos colegas del consejo de administración (mis responsabilidades eran la educación en ciencias y asuntos estudiantiles) y yo formulamos una estrategia y la calidad de nuestra educación empezó a crecer (tablas clasificatorias), al igual que el número de estudiantes (de 4,000 a 10,000, con 2,000 estudiantes de doctorado). También diseñamos un nuevo y bonito campus y la Universidad ahora ocupa una buena posición a nivel internacional. Fue un periodo muy interesante.

¿Cuál es su posesión más preciada?

Mi esposa Nynke y mis dos hijas, Wietse y Femke, pero no son de mi propiedad. Sin embargo, estoy feliz de que Nynke haya aceptado acompañarme, ya que eso me ayudó a tomar la decisión de dejar Wageningen. Wietske (29) y Femke (26) viven en Amsterdam (estudian doctorado en biofísica y farmacología) y les gusta viajar, puesto que parte de su niñez la pasaron en las Filipinas. Como experimentadas viajeras recomiendan venir a México, porque es un lugar que debe visitarse. Las cosas materiales no son muy importantes para mí, aunque algo que sí me encanta es nuestro velero. A Nynke y a mí nos gusta navegar en nuestros lagos y en el mar de Frisia —siempre que podemos—, igual que pasar la noche en las áreas naturales más bellas, cuando anclamos. Me gustaría, algún día, rodear el Reino Unido y llegar a Noruega.

¿Qué es lo que más le gusta hacer?

Trabajar con la gente y tratar de encontrar soluciones a problemas globales por medio de la ciencia. A esto dedico gran parte de mi tiempo y en verdad disfruto el trabajo. Igual que para muchos científicos, el trabajo es mi pasión. Pero, además de trabajar, también me gustan los deportes. Corro dos o tres veces a la semana y he participado en medios maratones. También me gusta esquiar, patinar, andar en bicicleta, jugar tenis, bucear y el excursionismo. El año pasado estuve en México con el Consejo de WWF Países Bajos y buceamos en el norte de México. La belleza del entorno subacuático es increíble y fascinante.

¿Qué es lo que más valora de sus amigos?

La honestidad, la lealtad y el buen humor. Debemos tener la capacidad de ser nosotros mismos al 100% cuando estamos con nuestros amigos, porque sabemos que ellos nos respetan por ser como somos. Somos muy afortunados porque tenemos un grupo de buenos amigos en Wageningen. Sin importar lo que pase, están con nosotros en las buenas y en las malas. Los amigos son muy importantes en la vida. Sobre todo cuando uno vive fuera de su país, como muchos en el CIMMYT. Si no tenemos a nuestra familia ni a nuestros amigos cerca, tenemos que hacer nuevas amistades dondequiera que estemos.

¿Quiénes son sus escritores favoritos?

Hay varios holandeses, como los Herman. Pero también me gustan libros de autores extranjeros, como los de Umberto Eco. Escribió grandes obras como El nombre de la rosa y Baudolino. Gabriel García Márquez fue también un gran escritor. Me han impresionado los libros de Khaled Hosseini. Cometas en el cielo (The Kite Runner) y su última obra me impresionaron mucho. Ya quiero que escriba otro libro. Escribe de tal manera que la lectura te atrapa, no puedes dejar de leer. Al mismo tiempo uno aprende mucho de la cultura del país y su entorno. En unas vacaciones también leí, y me gustaron, libros de Dan Brown (El código Da Vinci).

¿Con qué personaje histórico se identifica?

El finado Nelson Mandela me inspira un enorme respeto. El año pasado estuve en Sudáfrica y conocí a mucha gente. También leí su libro Un largo camino hacia la libertad. Anteriormente había visitado la isla Robben, donde estuvo prisionero por 30 años. Haber sido encarcelado por defender sus ideales y después encabezar el sumamente complejo proceso de luchar contra el apartheid, fue un acto heroico.

En la vida real, ¿quiénes son sus héroes?

En primer lugar, aquellos que creen y trabajan para alimentar de manera sustentable a 9,000 millones de personas. Necesitamos gente que nos inspire en nuestro trabajo cotidiano. Aunque, por supuesto, hay muchos otros. Por ejemplo, a quienes respeto mucho es a los médicos de la organización Doctors without Boders (Médicos sin fronteras). Es excepcional lo que hacen en situaciones de conflicto, cuando todas las organizaciones oficiales abandonan un país o una región.

¿Qué es lo que más le disgusta?

La deshonestidad y la falta de transparencia.

¿Cuál es su propósito en la vida?

Mi propósito personal es utilizar mis conocimientos y habilidades en mi vida privada y profesional, y, sobre todo, gozar de la vida. En lo profesional, tengo dos misiones: la primera es hacer ciencia que genere impactos en la ciencia, la sociedad y las empresas; mi segunda misión es explorar el potencial de la naturaleza para mejorar la calidad de vida de la gente. En Wageningen adoptamos esta misión. Me gustó mucho trabajar en el CGIAR, primero en el IRRI, recientemente como miembro del Consejo del Consorcio y ahora en el CIMMYT. Es un sueño hecho realidad. Me dará mucho gusto trabajar en el CIMMYT, con todos ustedes, y seguir adelante con nuestra misión. Estamos viviendo una época difícil para el CGIAR, pero somos una organización esencial que atiende asuntos globales relacionados con la seguridad alimentaria y por tanto debemos tener una posición más sólida en el futuro. ¡Espero verlos a todos muy pronto!