Los modelos de simulación de cultivos ayudan a Balwinder Singh a predecir problemas en el futuro

May 29, 2017

TwitterBGBalwinderSingh2 (003)Abriendo caminos es una serie regular que destaca las actividades del personal del CIMMYT

EL BATÁN, México (CIMMYT) – Balwinder Singh utiliza los modelos de simulación de cultivos para ayudar a los pequeños agricultores del sur de Asia a prepararse para hacer frente a problemas imprevistos o relacionados con el clima del futuro.

Pese a los avances de la tecnología agrícola en las últimas décadas, las diferencias en los rendimientos de los cultivos a nivel mundial persisten. A medida que los patrones climáticos cambian, los agricultores corren el riesgo de perder sus cultivos o ver menguados sus rendimientos debido a eventos climáticos impredecibles como sequía, calor o lluvias torrenciales.

Singh, modelador de simulaciones de sistemas de producción agrícola del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) con base en Nueva Delhi, India, utiliza los modelos de simulación de cultivos (es decir, software que permite estimar los rendimientos de cultivos como una función de las condiciones climáticas, las condiciones del suelo y las prácticas agronómicas utilizadas) para hacer predicciones climáticas que ayuden a los agricultores a reducir riesgos, resolver problemas de la escasez de mano de obra y la falta de recursos, intensificar la productividad y aumentar la rentabilidad.

“Utilizando datos del clima a futuro, los modelos de simulación permiten a los investigadores crear hipótesis acerca de los sistemas agrícolas del futuro”, explica Singh. “Esto ayuda a predecir y atenuar proactivamente posibles escenarios catastróficos derivados de problemas como la reducción de los recursos naturales, el cambio climático y el creciente costo de la producción agrícola”.

Un tema específico es cómo cuantificar, mapear y diagnosticar de la mejor manera las causas de las diferencias entre los rendimientos que podrían obtenerse y los que en realidad obtienen los productores de cereales de las Llanuras Indogangéticas. “En mi investigación combino experimentación en campo, participación activa, modelación de sistemas de producción y datos espaciales para identificar tecnologías prometedoras que aumenten la productividad agrícola y zonas geográficas apropiadas para su diseminación”, continúa.

Por ejemplo, Singh y un equipo de científicos han utilizado herramientas de simulación para investigar por qué la productividad del trigo es baja en las Llanuras Gangéticas orientales (siembra tardía, manejo agronómico subóptimo y calor al final del ciclo). Con este proceso identificaron varias posibles técnicas para aumentar la productividad del trigo, como siembra temprana, cero labranza o variedades de arroz de corta duración que permitan cosechar tempranamente y dejar el terreno en descanso. Utilizaron datos y herramientas geoespaciales para identificar las zonas donde estas tecnologías prometedoras podrían aplicarse.

“La investigación está ayudando a los agricultores a aumentar la productividad agrícola, a manejar los riesgos de la producción relacionados con el clima y a incrementar el uso de sistemas para la toma de decisiones que tienen que ver con la agricultura”, refiere Singh. “Mi investigación se centra en mejorar los sistemas de producción de cereales en el sur de Asia y contribuye al conocimiento, el entendimiento del proceso y las herramientas de modelación que se necesitan para reforzar las recomendaciones encaminadas a lograr que los sistemas agrícolas sean más productivos y sustentables”.

Singh se crió en una zona rural de la India, donde conoció directamente la incertidumbre que enfrentan los pequeños productores.

“Me crié y estudié en el noroeste de la India –la región donde la revolución verde tuvo lugar y que es conocida como el granero de la India”, aclara Singh.

“De niño jugaba en los campos de trigo y de algodón donde observé la siembra, crecimiento y cosecha de cultivos, y eso despertó mi interés en las ciencias agrícolas de manera natural; nunca me he arrepentido de haber elegido la agricultura como carrera”.

Mientras estudiaba su licenciatura y maestría en agronomía en la Universidad Agrícola del Punjab (PAU) en Ludhiana, India, un encuentro fortuito lo ayudó a decidir qué área de la agricultura estudiaría.

“El Dr. Norman Borlaug vino a PAU en 2005 y ocurrió que visitó mi parcela experimental de siembra de trigo en camas. La conversación tan inspiradora que tuve con él me hizo decidirme por una carrera en investigación agrícola y trabajar para la comunidad agrícola”.

Singh posteriormente obtuvo su doctorado en la Universidad Charles Sturt en Australia, patrocinado por la Beca John Allwright que financia el Centro Australiano de Investigación Agrícola Internacional (ACIAR). Empezó a trabajar en el CIMMYT en 2013 como científico adjunto con base en Nueva Delhi en el proyecto de Sistemas de Producción de Cereales en el Sur de Asia (CSISA), cuyo objetivo es mejorar la seguridad alimentaria y los medios de vida de más de 8 millones de agricultores en el sur de Asia para 2020.

Desde 2014, Singh ha liderado el Proyecto de Intercomparación y Perfeccionamiento de Modelos Agrícolas (AgMIP) y coordinado el componente del proyecto en el sur de Asia, donde realiza evaluaciones integrales de los efectos del cambio climático en la producción y la seguridad alimentaria mundial y regional, y analiza medidas de adaptación y mitigación.

Además de trabajar en modelos de simulación y colaborar con sus colegas del CIMMYT y otros institutos de investigación avanzada de todo el mundo para crear bases de datos climáticos y edafológicos, a Singh le gusta interactuar con los agricultores en sus propios campos, recolectar datos para los modelos de simulación de cultivos y generar información útil para la investigación y la extensión.

También imparte sesiones de capacitación para ayudar a los colaboradores nacionales de investigación agrícola del CIMMYT a capacitarse en el modelado de simulación de sistemas de producción, para que sepan cómo usar correctamente las herramientas de simulación en la investigación y la extensión.

“El aspecto más gratificante de mi trabajo es ver que mis resultados de simulación se aplican en los campos de los agricultores”, enfatiza Singh. “Hay un proverbio que dice: ‘Cuando una persona come bien tiene mil deseos, pero una persona con hambre tiene uno solo’. No hay tarea más noble que la de poder alimentar a la gente. Algunos de nosotros ni siquiera sabemos cuánta gente pasa hambre todos los días”, agrega.

“Me causa gran satisfacción formar parte del CIMMYT, una organización que trabaja más allá de las barreras políticas para garantizar la seguridad alimentaria en el futuro, mejorar los medios de vida de la gente y cumplir el legado del Dr. Borlaug de alimentar a miles de millones”.


Etiquetas:,