• Home
  • Noticias
  • La próxima generación de luchadores contra el hambre en pro de la educación y la colaboración

La próxima generación de luchadores contra el hambre en pro de la educación y la colaboración

August 10, 2017
Jonathan Poole tests the color of bread samples in CIMMYT's wheat quality lab. Photo: CIMMYT/L.Strugnell

Jonathan Poole prueba el color de muestras de pan en el laboratorio de calidad de trigo del CIMMYT. Foto: CIMMYT/L.Strugnell

EL BATÁN, México (CIMMYT)-La educación y las alianzas son esenciales para mejorar la seguridad alimentaria y garantizar una paz mundial duradera, afirmaron dos luchadores contra el hambre del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) durante una entrevista con motivo del Día Internacional de la Juventud.

La investigación en la innovación agrícola y las alianzas intersectoriales son el trampolín para resolver los problemas que ponen en riesgo nuestra capacidad de producir alimentos nutritivos suficientes para satisfacer la demanda mundial, señala Jorge Del’Angel, estudiante de ingeniería agrícola.

Del’Angel y su colega Jonathan Poole pasarán dos meses en el CIMMYT con el propósito de aprender de algunos de los científicos agrícola más destacados del mundo como parte del prestigioso Programa de Becas Borlaug-Ruan patrocinado por el Premio Mundial de Alimentación (WFP).

“Creo que la educación puede resolver muchos de los problemas que hay en el mundo”, opina Del’Angel. “Todos sabemos que la seguridad alimentaria es un problema, pero para entender que es un problema mundial, tenemos que establecer relaciones y vínculos que permitan a las personas aprender y trabajar juntas”.

En un momento en que nuestra capacidad de alimentarnos a nosotros mismos se ve afectada por las crecientes presiones causadas por la merma de recursos, la creciente inequidad y los problemas del cambio climático, el programa de becas brinda capacitación importante a una nueva generación de investigadores agrícolas, señala Ravi Gopal Singh, economista experto en sistemas agrícolas del CIMMYT.

“Que los jóvenes tengan la oportunidad de conocer la agricultura es un aspecto decisivo para forjar sus carreras”, prosigue Singh, que supervisa a Del’Angel en el CIMMYT.

“No importa la edad que tengas, puedes ayudar a combatir la inseguridad alimentaria”, enfatiza Poole, quien trabaja con expertos en nutrición del CIMMYT.

“Al estudiar los sistemas agroalimentarios, los jóvenes se percatan de los problemas que existen en el mundo y se convierten en embajadores que difunden información sobre cómo la agricultura crea medios de vida para la gente y asegura la paz”, agrega.

Erradicar el hambre y la pobreza en el mundo es fundamental para lograr una paz mundial duradera, parte esencial de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. El Banco Mundial estima que el crecimiento económico derivado de la agricultura reduce la pobreza hasta cuatro veces más eficazmente que el crecimiento que proviene de otros sectores.

Jorge Del'Angel checks on field trials of beans. Photo: CIMMYT/L.Strugnell

Jorge Del’Angel inspecciona ensayos de frijol en campo. Foto: CIMMYT/L.Strugnell

Este programa de becas basado en Estados Unidos es único porque da a estudiantes de preparatoria y universitarios la oportunidad de participar en investigación práctica contemporánea en instituciones reconocidas a nivel mundial que buscan soluciones a los problemas de la seguridad alimentaria, en un momento en que están por decidir qué carrera quieren seguir, dice Lisa Fleming, directora del Programa Internacional de Becas y Desarrollo Profesional del WFP.

“Tratamos de hacer que los jóvenes participen en una forma que les permita enfocar la seguridad alimentaria con un sentimiento de responsabilidad personal, comprensión y compromiso que no los aburra, los atemorice ni los deje con una sensación de desesperanza o temor por su futuro”, explica Fleming. Agrega que para los jóvenes estudiantes que se encuentran en el CIMMYT en México “es siempre más inspirador tener la oportunidad de recorrer los pasillos que recorrió el Dr. Norman Borlaug y seguir sus pasos en los campos de trigo donde trabajó.”

Norman Borlaug, Premio Nobel de la Paz 1970 y pionero en el combate contra el hambre, dedicó su vida a combatir la inseguridad alimentaria como investigador del CIMMYT y con grupos de todo el mundo. La beca Borlaug-Ruan es parte de su legado y permite a los jóvenes conocer los verdaderos problemas en materia de ciencia, agricultura y seguridad alimentaria, ayudando así a crear un plan eficaz de sucesión para identificar y formar a los nuevos e innovadores líderes que alimentarán al mundo.

El CIMMYT ha recibido a estudiantes del Programa Borlaug-Ruan desde que éste se puso en marcha en 1998, y cada año, en el verano, muchos estudiantes vienen a México, además de otros que han recibido capacitación en Turquía y Tailandia al paso de los años.


Etiquetas:,