• Home
  • La naturaleza compleja de la ciencia sencilla

La naturaleza compleja de la ciencia sencilla

March 27, 2012

Día #1 de la Semana de los Visitantes del CIMMYT, Ciudad Obregón, Sonora, México

Un mapa del Valle del Yaqui salpicado con puntos de diodos de emisión de luz (LED) cubre toda una pared; está flanqueado por computadoras desde donde se proyecta la luminosa imagen. Otros dos enormes mapas de la región cubren el frente y el reverso de las paredes de una sala en cuyo centro hay un pequeño escritorio atendido por un solo técnico. Esta es la sala de control del Sistema de Riego del Distrito del Valle del Yaqui.

En 1992, el gobierno de México transfirió el manejo de los canales de riego de la región a los agricultores y sus asociaciones. Ahora el control del sistema de riego se encuentra en esta estación. Consta de más de 200 pozos y 3 presas que abastecen de agua a más de 220,000 hectáreas de tierra cultivable bajo riego.

El acuífero del Valle del Yaqui contiene 600 millones de metros cúbicos y es uno de los pocos que no han sido sobrexplotados en México. La estación de riego tiene permiso de usar el agua, pero también debe reabastecer el suministro. Sin embargo, las severas sequías de 2003-2004 mostraron a la organización que no pueden depender únicamente de las fuentes naturales de suministro. Cuando sus presas quedaron casi vacías, se dieron cuenta de que necesitaban formular un plan para atender estas eventualidades. El sistema actual de computación es el resultado de dicha planeación; los pozos se pueden poner en funcionamiento o detener desde cualquier lugar del mundo utilizando la tecnología wifi de la organización, que monitorea los sistemas y manda alertas de manera instantánea si surge algún problema; asimismo, las cámaras de la estación tienen una doble función: monitorean las descargas de agua y graban todo lo que ocurre en el lugar, como una medida de seguridad.

Normalmente, el agua para riego proviene de 80% de las presas y 20% de los pozos. Una vez al mes, el laboratorio de la organización verifica la salinidad del agua de los pozos, con el propósito de ajustar los porcentajes del agua para generar el contenido de nutrientes que se requiere en la agricultura. Cuando el distrito tomó el control del sistema, 20,000 hectáreas de suelo tenían problemas de salinidad, pero se las han ingeniado para reducir esta superficie a solo 4,000 hectáreas mediante un proceso que ellos llaman “lavado” de suelo.

La estación de riego no está durmiéndose en sus laureles. Del Valle del Yaqui proviene 80% de la producción nacional de trigo y 74% de lo que produce la región es trigo. Teniendo esto en cuenta, no es de extrañarse que al entrar a la estación, lo primero con que uno se encuentra es un mural con la leyenda “El futuro está en nuestras manos”.