• Home
  • Noticias
  • La mecanización agrícola ofrece oportunidades a los jóvenes de las zonas rurales de África

La mecanización agrícola ofrece oportunidades a los jóvenes de las zonas rurales de África

May 3, 2017
Farmers test out agricultural mechanization tools in Zimbabwe as part of CIMMYT's

Agricultores ensayan herramientas de mecanización agrícola en Zimbabwe como parte del proyecto del CIMMYT denominado Mecanización Agrícola y Agricultura de Conservación para Lograr la Intensificación Sustentable. Foto: CIMMYT/Frédéric Baudron

EL BATÁN, México (CIMMYT) – La mecanización agrícola de pequeña escala muestra indicios de que tiene potencial para impulsar la creación de fuentes de empleo para los jóvenes de las zonas rurales de África subsahariana, según investigadores del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT).

En África, los jóvenes tienen que hacer frente a altas tasas de desempleo y pobreza, según datos de la Organización Internacional del Trabajo. Sin embargo, la creciente adopción de la mecanización agrícola –sobre todo de máquinas que son pequeñas, económicas y de fácil mantenimiento, como los tractores de dos ruedas– está creando oportunidades de empleo y empresariales para los jóvenes africanos, apunta Frédéric Baudron, agrónomo sénior especialista en sistemas agrícolas del CIMMYT.

“La mecanización de pequeña escala es más equitativa que las otras formas de mecanización, ya que hasta los más pobres y más vulnerables tienen acceso a ella”, continúa.

Los jóvenes, junto con las mujeres, son los que normalmente llevan a cabo las actividades agrícolas más pesadas, lo que hace que pierdan el interés en la agricultura. Sin embargo, como la mecanización mejora la productividad y al mismo tiempo reduce el trabajo pesado, los jóvenes perciben que existen oportunidades para ellos en los agronegocios, en las fincas y como proveedores de servicios, señala Rabe Yahaya, experto especializado en mecanización para la intensificación sustentable de la agricultura de CIM/GIZ.

En consecuencia, se han creado nuevos empleos a lo largo de la cadena de valor que van desde mecánicos hasta proveedores de refacciones, agrega el experto.

Los tractores de dos ruedas son relativamente económicos y fáciles de operar, y se pueden utilizar en numerosas aplicaciones. En finca, los tractores aceleran el establecimiento del cultivo y, al mismo tiempo, conservan el suelo porque facilitan la labranza reducida y la aplicación precisa de fertilizantes. Además, permiten a los agricultores aprovechar el agua superficial para regar y ayudan a desgranar el maíz, reduciendo así el tiempo requerido para llevarlo al mercado. Estas máquinas se han utilizado también para iniciar servicios de contratación comercial y de transporte en zonas rurales.

Beyene Abebe from Ethiopia, is one youth gaining economic opportunity as a mechanization service provider. Photo: CIMMYT/

Beyene Abebe, de Etiopía, es uno de los jóvenes que aprovechó la oportunidad económica de convertirse en proveedor de servicios de mecanización. Foto: CIMMYT/Frédéric Baudron

Beyene Abebe, etíope de 24 años, es uno de los jóvenes que se están beneficiando con la mecanización. Gracias a los cursos impartidos por el CIMMYT, Abebe adquirió las aptitudes necesarias para convertirse en proveedor de servicios de mecanización. Ahora, utilizando tractores de dos ruedas, cada año proporciona servicios de transporte a un promedio de 200 familias campesinas y servicios de arado a 40 agricultores en su localidad. Con los ingresos que obtiene, Abebe paga los gastos de su familia y, con sus ahorros, se compró una parcela.

El apoyo del gobierno en materia de capacitación e innovación es fundamental para impulsar la mecanización agrícola en el continente africano, recalca Baudron. Al crear un ámbito comercial atractivo para los actores del sector privado, los gobiernos hacen posible que otros también obtengan estos buenos resultados.

En la siguiente entrevista, tanto Yahaya como Baudron comparten algunas ideas sobre las oportunidades que la mecanización agrícola puede ofrecer a las comunidades rurales.

¿Por qué es importante que la investigación agrícola para el desarrollo esté dirigida a los jóvenes de zonas rurales?
RY: El crecimiento demográfico y los cambios en la dieta de las personas están aumentando la demanda de alimentos en África y, sin embargo, la superficie cultivable está disminuyendo. Esto afecta a las zonas rurales, donde la agricultura sigue siendo la principal fuente de ingresos y sustento. La agricultura, en la forma en que se practica hoy en día en las zonas rurales, ya no resulta atractiva para la nueva generación de jóvenes, ya que requiere mucho laboreo, es rudimentaria, riesgosa e improductiva, y no da para vivir bien.

Además, solo 2% de los jóvenes africanos están estudiando ciencias agrícolas a nivel universitario. Aunque los jóvenes africanos son más instruidos que sus padres, son afectados por el creciente desempleo. La agricultura podría ser la solución para acabar con el problema del desempleo de los jóvenes en zonas rurales, y, en consecuencia, lograr la paz, la estabilidad y la seguridad alimentaria.

FB: El desempleo de los jóvenes está aumentando. Se cree que la agricultura es un sector que puede solucionar gran parte de este desempleo, en particular si se combina con los negocios.

Desde mi punto de vista, un factor importante al tratar de solucionar los problemas del desarrollo sustentable −a diferencia del simple “desarrollo”− es la igualdad. Debemos asegurar que el mayor número posible de personas se beneficien de nuestras intervenciones. Los jóvenes rurales representan gran parte de los grupos vulnerables en las áreas donde trabajamos, porque no tienen capital ni otros recursos, al igual que las familias encabezadas por mujeres.

¿De qué manera está creando la mecanización oportunidades para los jóvenes y las mujeres?
RY: En muchas sociedades, los jóvenes y las mujeres están en desventaja, pues realizan las actividades agrícolas más pesadas, como arar, sembrar, desyerbar, cosechar, desgranar, bombear agua, trillar y transportar, utilizando implementos muy rudimentarios que requieren esfuerzo físico humano y tracción animal. Por tanto, si el uso de maquinaria en la agricultura incrementa, esto liberará a los jóvenes y las mujeres de tener que hacer el trabajo pesado y, lo más importante, aumentará la productividad agrícola, y, por ende, la generación de ingresos, siempre y cuando exista una cadena de valor organizada con la participación activa del sector privado.

FB: La mecanización crea empleos en zonas rurales. Crea trabajo para los proveedores de servicios y también impulsa otros negocios que forman parte de las cadenas de valor de la mecanización. Una vez establecida la demanda de mecanización, aumentan las oportunidades de empleo para los mecánicos, los proveedores de combustible, las asociaciones de ahorro y préstamos, los distribuidores de refacciones, etc.

¿Qué tipo de capacitación puede ayudar a los jóvenes a tener éxito como proveedores de servicios de mecanización?
RY: Capacitación en mecánica, agronomía y negocios. La capacitación y el seguimiento continuo son la clave no solo para formar exitosos proveedores de servicios, sino para asegurar que sigan teniendo éxito. También son esenciales para el éxito la infraestructura, los servicios técnicos (proveedores de servicios y refacciones) y los esquemas financieros que promueven la adopción de la mecanización y fomentan el desarrollo de mercados en la cadena de valor.

Y recordemos que no importa cuál sea la tecnología, el agricultor tiene que poder ganar dinero con ella, o, de lo contrario, ¡no la utilizará!

FB: Los jóvenes tienden a ser mejores en el uso de las tecnologías modernas. Hemos descubierto en todos los países donde trabajamos, que ser un buen proveedor de servicios está muy correlacionado con el hecho de ser joven. Sin embargo, otros factores son también importantes, como tener espíritu empresarial, tener una carrera, poder aportar dinero para comprar maquinaria y, de preferencia, tener experiencia en un negocio similar, pero sobre todo en la mecánica.

Al trabajar en el proyecto Mecanización Agrícola y Agricultura de Conservación para la Intensificación Sustentable (FACASI), los investigadores buscan promover la distribución y adopción de maquinaria de pequeña escala para hacer que prácticas agrícolas como la siembra, la cosecha, el bombeo de agua, el desgrane y el transporte, sean más productivas y sustentables en África oriental y austral. Financiado por el Centro Australiano de Investigación Agrícola Internacional, FACASI ofrece apoyo a lo largo de la cadena de valor, desde importadores hasta fabricantes, proveedores de servicios y extensionistas, para asegurar que la mecanización llegue a los agricultores.

El equipo de mecanización del CIMMYT colabora actualmente con el Centro de Innovación Ecológica de GIZ/BMZ en Etiopía y trabaja en Namibia con GIZ a fin de proporcionar conocimientos, experiencia y capacitación en agricultura de conservación.

Para obtener más información:
Especialistas en mecanización del CIMMYT en Rural21
Folleto sobre mecanización para los pequeños agricultores