La investigación de género con un enfoque comunitario produce impactos trascendentales

November 22, 2017
Kristie Drucza leads a gender workshop. Photo courtesy of Kristie Drucza.

Kristie Drucza lidera un taller sobre el género. Foto cortesía de Kristie Drucza

Los investigadores están cambiando el desarrollo rural en Etiopía al darle a las comunidades el control de las iniciativas.

Un proyecto financiado por el Ministerio Federal Alemán de Cooperación Económica y Desarrollo busca aumentar la igualdad de género en los sistemas de producción de trigo en Etiopía, el mayor productor de trigo de África subsahariana.

Kristie Drucza, experta en género y gerente de investigación sobre desarrollo social del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) y líder del proyecto, recientemente participó como co-autora de un informe que describe cómo los investigadores pueden fomentar la igualdad de género y lograr las metas del programa con mayor rapidez si en su trabajo aplican métodos científicos centrados en la gente.

Tradicionalmente, las comunidades no participan en los procesos de desarrollo a un grado que permita a los investigadores ofrecerles soluciones permanentes. Las siete metodologías que se describen en el informe incluyen métodos participativos (como por ejemplo, ejercicios de mapeo) que les dan a la gente el control de la agenda.

“Al parecer los gerentes de programa están buscando maneras de mejorar el tema del género en sus programas, y estas metodologías funcionan y deben utilizarse más. Hoy en día, las organizaciones no gubernamentales implementan estas metodologías para cambiar el comportamiento y las normas de género, pero aún no se han recolectado datos. Estas metodologías generan una abundante fuente de datos que revelan cómo y a qué ritmo las normas de género cambian; por tanto, nos podrían ayudar a entender cómo y por qué las normas de género cambian”.

En la siguiente entrevista Drucza nos cuenta más sobre estas metodologías y dónde han dado buenos resultados:

Creating a gender balance tree. Photo courtesy of Kristie Drucza.

Creación de un árbol de balance de género. Foto cortesía de Kristie Drucza

¿Qué son las “metodologías participativas”?
Las metodologías participativas son una colección de herramientas o actividades de investigación que son diseñadas para que los participantes ideen, aprendan, analicen y planeen acciones. A menudo utilizan ejercicios de visualización y herramientas diagramáticas que permiten a los participantes ver el mundo de diferente manera, crear empatía con los menos afortunados y hacer planes para cambiar lo que no les gusta.

Un ejemplo de la metodologías del Sistema de Aprendizaje del Plan de Acción sobre el Género (GALS, por sus siglas en inglés) es un árbol de balance de género.

Cada participante dibuja a todos los miembros de su familia en el tronco y las tareas que los miembros de la familia realizan, en las raíces. Las ramas representan los gastos; se colocan símbolos en el árbol que muestran quién posee qué propiedad y quien toma cuáles decisiones.

Los participantes departen sobre los desbalances y trazan un plan de acción para hacer que el árbol sea más balanceado.

Este ejercicio les ayuda a centrarse en las diferencias que las familias han identificado y acordado directamente, y ayuda a las personas analfabetas a imaginar un futuro que ellos puedan controlar.

¿De qué manera estas metodologías promueven la igualdad de género?

Participants at a gender workshop. Photo courtesy of Kristie Drucza.

Participantes en un taller sobre género. Foto cortesía de Kristie Drucza

Recolectamos datos de cuatro comunidades productoras de trigo, y en una de ellas había una diferencia muy grande en las relaciones de género, es decir, en cómo la gente las entiende, las explica y cuán equitativas son sus relaciones.

Descubrimos que esta comunidad estaba realizando diálogos comunitarios (DC), una metodología que hemos comprobado que es muy eficaz. Esta comunidad formaba parte de un programa de salud que utiliza DC, pero también ha tenido un impacto positivo e imprevisto en el sector agrícola al permitir que las mujeres y los hombres trabajen como una unidad económica.

Por lo general, los hombres toman decisiones sin consultar a sus esposas, por ejemplo, sobre la economía familia y qué cultivos sembrar. Esto puede provocar que la esposa, sin decirle a nadie, tome una parte de la cosecha o venda alguna de sus pertenencias para cubrir los gastos. En la comunidad donde se realizaron los DC, al trabajar de manera conjunta, las familias han tomado decisiones más informadas y transparentes que benefician a toda la familia.

¿De qué manera su proyecto ayuda a impulsar la igualdad de género?
Lo más importante que tenemos que entender es que la igualdad de género no significa centrarse solo en las mujeres, pues esto puede crear más desigualdad. Necesitamos empoderar a las mujeres pero no a costa de la autoestima y felicidad de los hombres.

Además, es necesario combatir las normas sociales que respaldan la desigualdad de género para que se produzca un cambio que perdure. Puesto que estas metodologías ponen a las comunidades al frente, crean emancipación con la cohesión de la comunidad.

Conozca aquí más del proyecto Understanding gender in wheat-based livelihoods for enhanced WHEAT R4D impact en Afghanistan, Pakistan y Ethiopia y lea el informe completo Gender transformative methodologies in Ethiopia’s agricultural sector: a review.

receive-newsletter-1es


Etiquetas: