• Home
  • Noticias
  • Investigación sobre fisiología de trigo en Turquía e Irán genera impactos inmediatos en los campos

Investigación sobre fisiología de trigo en Turquía e Irán genera impactos inmediatos en los campos

August 18, 2017
Picture shows (L-R): Mahesh Kumar Gathala (CIMMYT), Marta Lopes (CIMMYT-Turkey), Jalal Kamali (CIMMYT-Iran), Mozaffar Roustaii (DARI) and Loghman Alipashaei a farmer in Iran. CIMMYT/Marta Lopes

En la foto (izq-der): Mahesh Kumar Gathala (CIMMYT), Marta Lopes (CIMMYT-Turquía), Jalal Kamali (CIMMYT-Irán), Mozaffar Roustaii (DARI) y Loghman Alipashaei, agricultor iraní. CIMMYT/folleto

EL BATÁN, México (CIMMYT) – Las difíciles condiciones meteorológicas exacerbadas por el cambio climático dificultan la producción de trigo de invierno en el noroeste de Irán y la región de Anatolia en Turquía, pero debido a algunos descubrimientos recientes, los científicos se sienten optimistas, pues creen que pueden ayudar a los pequeños agricultores a luchar contra la adversidad y conservar sus medios de vida.

Los científicos identificaron recursos genéticos importantes después de realizar ensayos en campo en un año en que llovió poco, la temperatura descendió a -20 grados Celsius y las reservas de agua para riego se agotaron, dejando solo 350 milímetros de agua para los cultivos.

“Nuestro trabajo demuestra que los ensayos pueden generar impactos inmediatos en los campos de los agricultores”, dice Marta Lopes, fisióloga de trigo del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), al hablar del impacto de los ensayos colaborativos que llevan a cabo con científicos del programa nacional de investigación agrícola de Irán.

“Estos ambientes cambiantes limitan nuestra capacidad de definir los parámetros de la tolerancia al calor y la sequía en esta región del mundo y, por esta razón, tenemos que optimizar las características e identificar tipos de trigo que se adapten bien a estas regiones”, prosigue Lopes.

Mozaffar Roustaii and Jalal Kamali scoring yield trials in Maragheh, Iran (DARI). CIMMYT/Marta Lopes

Mozaffar Roustaii y Jalal Kamali califican ensayos de rendimiento en Maragheh, Irán (DARI). CIMMYT/Marta Lopes

En los últimos cinco años, fisiólogos del CIMMYT en Turquía han estado trabajando con científicos iraníes del Instituto de Investigación Agrícola en Tierras Áridas (DARI) con el fin de aprender más sobre las características y los genes que se necesitan para que el trigo se adapte a los ambientes hostiles. Aunque una de las variedades incluidas en la investigación mostró tantas posibilidades que fue seleccionada de inmediato para los ensayos en finca, todavía hay mucho por hacer, explica Lopes.

Actualmente se está trabajando para averiguar cómo el trigo de invierno se adapta a los patrones climáticos tan diversos de la región, mediante un proyecto colaborativo entre Irán y Turquía financiado por la Unión Europea.

El trigo de invierno se siembra en más de 5 millones de hectáreas en Anatolia y en el noroeste de Irán, en la provincia de Maragheh, donde está expuesto a lluvias impredecibles, y a frío y calor extremos en la primavera y el verano. Además, suele haber sequía y temperaturas variables en diferentes etapas del crecimiento del trigo, dependiendo del año.

GRISET-16=885K4.1//MNG/SDV1/3/1D13.1/MLT CIT925099-0SE-0YC-3YC-0YC-4YC-0YC-1YM-0YM on the left side grown in a farm in Oshnavieh, Iran with supplementary irrigation (temperatures went below -20 in the winter and total available water was around 350 mm with supplementary irrigation). This wheat variety was released by the International winter wheat improvement program in 1992. CIMMYT/Marta Lopes

A la izquierda se puede observar la variedad GRISET 16=885K4.1//MNG/SDV1/3/1D13.1/MLT CIT925099-0SE-0YC-3YC-0YC-4YC-0YC-1YM-0YM en un campo de Oshnavieh, Irán, que fue sembrada con riego auxiliar. En invierno, la temperatura bajó a -20 °C y el agua disponible fue de aproximadamente 350 mm con riego auxiliar. Esta variedad de trigo fue liberada en 1992 por el Programa Internacional de Trigo de Invierno. CIMMYT/Marta Lopes

Dado que el trigo de invierno se siembra en el otoño, tiene que tolerar un periodo de frío antes de que se formen los granos, pero si la temperatura es muy baja, no sobrevive.

Los contrastes entre Anatolia y Maragheh son notables. En Anatolia se espera que caiga cierta cantidad de lluvia durante y después de que comienza la fase reproductiva del trigo, periodo que se conoce como llenado de grano. En Maragheh, casi no llueve durante el periodo de llenado de grano y la temperatura aumenta con rapidez.

Mozaffar Roustaii, mejorador de trigo del DARI, y Jalal Kamali, mejorador de trigo sénior y representante del CIMMYT en Irán, seleccionaron los recursos genéticos de trigo para el proyecto colaborativo. Estos recursos fueron incluidos en el programa nacional de mejoramiento de trigo de invierno para hacer cruzas mestizas.

“La investigación requiere tiempo, repeticiones y perseverancia, y el impacto en los campos de los agricultores se logra varios años después, con base en los conocimientos que generan numerosos y excepcionales científicos de todo el mundo”, explica Lopes.

“En esta época en que se generan enormes cantidades de datos y se producen avances en modelado, fisiología, fitotecnia, agronomía y la industria, es aun más importante que trabajemos juntos y nos entendamos unos a otros para buscar soluciones al problema de la inseguridad alimentaria y el clima cambiante”, agrega.

Esta investigación es financiada por el proyecto del Programa TRIGO del CGIAR y la Unión Europea “Atender los problemas del cambio climático para lograr la seguridad alimentaria de Turquía, Irán y Marruecos, con el fin de promover el uso de los recursos genéticos de trigo y aumentar los avances genéticos” (Addressing the challenges of climate change for sustainable food security in Turkey, Iran and Morocco to promote the use of wheat genetic resources and increase genetic gains).


Etiquetas:,