• Home
  • Estudio sobre las políticas de semilla en África Subsahariana

Estudio sobre las políticas de semilla en África Subsahariana

February 24, 2010

varietytestingCon el propósito de conocer mejor los procedimientos de liberación de variedades y mejorar la semilla de maíz en África Subsahariana, el Instituto Internacional de Agricultura Tropical (IITA) y el CIMMYT llevaron a cabo, de 2007 a 2008, un estudio en 13 países. Los resultados del estudio, que financiaron la Fundación Bill & Melinda Gates mediante el proyecto Maíz Tolerante a la Sequía para África (DTMA), se publicaron recientemente en un informe que lleva por título Variety Testing and Release Approaches in DTMA Project Countries in Sub-Saharan Africa. Uno de resultados más relevantes indica que la liberación eficiente y oportuna de variedades es obstaculizada por leyes y procedimientos que cambian constantemente, son inconsistentes o difíciles de interpretar, y que esto impide el acceso de los agricultores a los beneficios derivados del germoplasma mejorado y afecta el mercado de la semilla.

De los 13 países donde se hizo el estudio, únicamente siete tienen normas por escrito sobre los criterios de distinción, uniformidad y estabilidad (DUS) y sobre cuáles caracteres tienen que anotarse. Las pruebas para determinar estos factores son importantes porque garantizan que las variedades que se liberan son únicas y difieran de las variedades conocidas en por lo menos una característica. Otro dato interesante tiene que ver con el costo de los análisis para determinar la distinción, uniformidad y estabilidad, los cuales oscilan entre cero y 600 dólares en los países de estudio.

Los dos organismos responsables de decidir si las variedades de maíz cumplen los requisitos de liberación son la Autoridad Nacional de Semilla (NSA) y el Comité Nacional de Liberación de Variedades (NVRC). Mediante el estudio se observó también que los NVRCs varían mucho de un país a otro en la región: algunos son controlados por el sector privado y otros por el sector público, y la periodicidad con que sus representantes se reúnen también difiere entre países. Además, el número de variedades nuevas que cada año se liberan va cambiando; por ejemplo, en Sudáfrica se liberan más de 60, en tanto que en otros países puede que no se libere ninguna.

Este intrincado sistema resulta costoso y duplicativo, ya que una misma variedad deberá ser ensayada en todos los países donde se realizará su comercialización. En consecuencia, son pocas las variedades que se liberan y esto afecta económicamente a las empresas semilleras al tener que esperar a que se registren nuevas variedades en un país y que se distribuyan en los demás. El informe contiene recomendaciones de cómo mejorar el índice de liberación y obtener más semilla de variedades mejoradas en el mercado. Se recomienda asimismo una armonización regional de la legislación sobre este insumo; que se promueva el uso de datos de otros países; que se simplifique el ensayo de variedades; y que los NVRC se reúnan periódicamente. Puede leer todo el informe en http://tiny.cc/RQjme.