• Home
  • El Programa TRIGO del CGIAR estudiará las normas de género y los medios de vida de los productores de trigo en Afganistán, Etiopía y Pakistán

El Programa TRIGO del CGIAR estudiará las normas de género y los medios de vida de los productores de trigo en Afganistán, Etiopía y Pakistán

November 12, 2014

Katie Lutz, Mike Listman y Lone Badstue

Gracias al nuevo proyecto que financia BMZ se asegurará que mujeres y hombres de diferentes edades y grupos sociales participen y se beneficien de la investigación de trigo. Foto: Mike Listman/CIMMYT

Gracias al nuevo proyecto que financia BMZ se asegurará que mujeres y hombres de diferentes edades y grupos sociales participen y se beneficien de la investigación de trigo. Foto: Mike Listman/CIMMYT

Como parte de un proyecto de reciente financiación, el Programa TRIGO del CGIAR llevará a cabo un estudio para explorar de qué manera los diferentes papeles y derechos de las mujeres, los hombres y los jóvenes influyen en los impactos de la investigación y el desarrollo en tres países donde la dieta de sus habitantes depende mayormente de la agricultura para producir alimentos que les aporten proteínas, carbohidratos, sustento e ingresos económicos.

El estudio “Entender las cuestiones de género en la producción de trigo de subsistencia para aumentar los impactos de la investigación para el desarrollo (R4D) en Afganistán, Pakistán y Etiopía” es patrocinado por la Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania (BMZ). Con este proyecto se buscarán pruebas que apoyen el reconocimiento y la integración de las cuestiones de género e inclusión social como una oportunidad para crear más impactos. Hay mucha literatura sobre género y agricultura, pero son pocos los estudios que tratan los temas de la igualdad de género y la equidad social en el marco de la subsistencia de los productores de trigo, opina Lone Badstue, líder de investigación e integración del género en los proyectos del CIMMYT.

El trigo es la base de más del 33% de los alimentos de la población paquistaní y más del 50% del suministro de alimentos en Afganistán, en tanto que Etiopía es el segundo mayor productor en el África subsahariana”, continúa Badstue. “Las normas de género son muy conservadoras en estos países y los agricultores hombres, al gozar de una posición privilegiada, obtienen los beneficios de las nuevas tecnologías, lo cual agranda las diferencias entre hombres y mujeres. La integración de las perspectivas de género en la investigación puede ayudar a reducir estas diferencias y a la larga beneficiar a todos”.

El Informe de la FAO 2011 sobre el Estado de la Alimentación y la Agricultura indica que, en comparación con los hombres, las mujeres tienen menos probabilidades de poseer tierra o ganado, y menos facilidades de obtener un crédito o de adoptar tecnologías nuevas. Si las mujeres tuvieran las mismas posibilidades de acceder a estos recursos, los rendimientos de los cultivos aumentarían 30%, los productos agrícolas en los países en desarrollo aumentarían 4% y habría entre 12 y 17% (alrededor de 150 millones) menos personas que padecen hambre en el mundo, según el estudio.

“Ignorar la dinámica del género en la agricultura tiene graves consecuencias. Los donadores actuales están conscientes de esta situación y dan prioridad a la inversión de recursos destinada a resolver la desigualdad de género”, concluye Badstue.

Los resultados de este nuevo proyecto se utilizarán en otros proyectos del CIMMYT, como el Programa para Aumentar la Producción de Trigo (Pakistán), Producción Sustentable de Trigo y Maíz en Afganistán y Mecanización y Agricultura de Conservación para la Intensificación Sustentable (Etiopía).

“Afganistán, Pakistán y Etiopía son conservadores en lo que respecta a las relaciones de género”, dijo Hans Braun, director del Programa Global de Trigo del CIMMYT. “Sabemos que la investigación sobre aspectos técnicos, como optimizar la calidad de trigo, la nutrición y los caracteres de procesamiento, puede generar impactos en la vida de las mujeres y los jóvenes. Este proyecto sacará a la luz nuevos temas y nos dará ideas sobre la forma más eficaz y eficiente de mejorar los factores socioeconómicos generando impactos relacionados con el cultivo de trigo”.


HISTORIAS RELACIONADAS

LO MÁS DESTACADO