• Home
  • Artículos especiales
  • El papel y la actitud de los hombres son factores decisivos para la equidad de género, opina especialista del CIMMYT

El papel y la actitud de los hombres son factores decisivos para la equidad de género, opina especialista del CIMMYT

March 1, 2015
Foto: Xochiquetzal Fonseca/CIMMYT

Foto: Xochiquetzal Fonseca/CIMMYT

La investigación y la aplicación de enfoques de género debería incluir a los hombres, opina Paula Kantor, especialista en género y desarrollo del CIMMYT que coordina un nuevo y dinámico proyecto destinado a empoderar a mujeres, hombres y jóvenes de las zonas productoras de trigo en Afganistán, Etiopía y Paquistán, a fin de que mejoren sus condiciones de vida.

“La agricultura se practica en ambientes socialmente complejos, e incluye la participación individual de hombres y mujeres que forman parte de una familia, de la cultura, de la comunidad y de las cadenas de valor en los lugares donde residen —todo lo cual está determinado por las expectativas del comportamiento apropiado de hombres y mujeres”, enfatiza Kantor, quien dio un seminario sobre el proyecto para más de 100 científicos, miembros del personal y visitantes. El seminario se realizó en El Batán el 20 febrero. “En nuestro trabajo tendemos a concentrarnos en las mujeres y, sin querer, marginamos a los hombres, de quienes podemos recibir apoyo si les explicamos qué estamos haciendo y que, al final de cuentas, la idea es que todo el mundo progrese y se beneficie”.

Mediante el proyecto, que será patrocinado por el Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania (BMZ), se llevarán a cabo 14 estudios de caso en los tres países. Forma parte de una iniciativa global en la que participan 13 Programas del CGIAR (CRP), entre ellos los Programas de TRIGO y MAÍZ que coordina el CIMMYT. Se harán 140 estudios de caso en 29 localidades, de los cuales TRIGO y MAÍZ, de manera coordinada, realizarán 70 en 13 países. Kantor y Lone Badstue, líder de estrategias para la investigación de género del CIMMYT, son miembros del Comité Ejecutivo coordinador de la iniciativa global, junto con Gordon Prain, del Programa de Raíces, Tubérculos y Bananas del CIP, y Amare Tegbaru, del Programa de Sistemas Integrados para los Trópicos Húmedos del IITA

“La iniciativa de investigación sobre género de los CRP es de un alcance sin precedentes”, según Kantor. “En el caso de TRIGO, al CIMMYT y sus colaboradores les dará una idea más clara de cómo las expectativas respecto al género repercuten en los resultados de la innovación en el campo, al igual que de las oportunidades para que toda nuestra investigación tenga un mayor impulso y ayude a que los científicos especialistas en ciencias sociales, biología y física trabajen juntos en el diseño e implementación de iniciativas de investigación y desarrollo agrícola social y técnicamente robustas, con el objetivo final de lograr una mayor adopción e impacto”.

Con tal propósito, los resultados incluirán una interpretación conjunta de resultados con colegas de los CRP y colaboradores nacionales, artículos científicos, compromiso político y normas para integrar el género a la investigación de trigo para el desarrollo, anuncia Kantor. “La investigación en sí es importante, pero no se puede quedar ahí guardada”, explica. “Buscaremos la manera de hacer una buena difusión entre los colaboradores del CGIAR y otros grupos interesados”.

Otra meta a largo plazo es cuestionar y buscar soluciones a los problemas de género que obstaculizan la innovación agrícola, con la participación de las comunidades. Kantor dice que la migración de los hombres y la urbanización son lo que marca la pauta en temas fundamentales y globales en la dinámica del género, pero que las estructuras y políticas institucionales deben mantenerse al mismo ritmo. “El aumento de facto de las familias encabezadas por mujeres en el Sur de Asia, por ejemplo, podría ser un indicio de que existen más oportunidades para las mujeres en la agricultura; sin embargo, hay resistencia, sobre todo de instituciones de servicios de extensión y financieras, que no han hecho cambios que les permitan ayudar y promover el empoderamiento de esas mujeres”, explica.

“Para alcanzar un punto de inflexión en esto, el CGIAR y los CRP tendrán que trabajar con diferentes aliados, es decir, personas y grupos que tienen presencia en las comunidades y en los círculos de la política, además de conocimientos y experiencia en el fomento del cambio social”, agrega Kantor. “Esperamos que los estudios de caso del proyecto global nos ayuden a identificar oportunidades y personas y grupos que faciliten parte de ese cambio”.

Kantor cuenta con más de 15 años de experiencia en investigación sobre relaciones de género y formación de capacidades en temas de desarrollo económico, microcréditos, bienestar rural y urbano y mercados laborales

informales, a menudo en lugares con lugares donde las condiciones son difíciles. Fue directora y administradora de la cartera de proyectos de género y subsistencia de la Unidad de Investigación y Evaluación de Afganistán (AREU), en Kabul. “AREU ha influido en las políticas, por ejemplo, mediante su trabajo en estructuras gubernamentales a nivel provincial y distrital”, refiere Kantor. “AREU colaborará con nosotros en el estudio que se hará en ese país”.

Dijo también que trabajar en contextos difíciles requiere una compleja combinación de apertura en cuanto a los objetivos y el contenido del estudio en las comunidades, sensibilidad y respeto en las relaciones y el protocolo, una organización cuidadosa de logística y seguridad, diversos grupos de estudio bien capacitados, y ser flexible y receptivo. “Las reflexiones que surjan después de hacer investigación de género en estos contextos probablemente contará como uno de los resultados del estudio”.

Después de su primer mes en el CIMMYT, Kantor, quien residirá en Islamabad, Pakistán, dice que se siente como en casa. “Me parece que quienes trabajan aquí son personas muy comprometidas con lo que hacen y que la ciencia es verdaderamente una prioridad. También percibo un verdadero movimiento y compromiso en cuestiones de género. Un ejemplo es el hecho de que, de todas las propuestas que pudimos haber sometido a consideración de BMZ, la organización eligió una de género. Esto es algo muy bueno”.