• Home
  • Noticias
  • El CIMMYT recibe reconocimiento por su contribución a restablecer los sistemas de semillas guatemaltecos tras huracán

El CIMMYT recibe reconocimiento por su contribución a restablecer los sistemas de semillas guatemaltecos tras huracán

September 13, 2018
CIMMYT maize germplasm bank staff preparing the order for the repatriation of Guatemalan seed varieties. (Photo: CIMMYT)

El banco de germoplasma de maíz del CIMMYT preparando la orden de repatriación de las variedades de semillas de Guatemala. (Foto: CIMMYT)

El banco de germoplasma de maíz del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) fue reconocido por sus contribuciones en Guatemala, a través del proyecto Buena Milpa, cuyo objetivo es mejorar la sostenibilidad de los sistemas de maíz del país. Denise Costich, jefa del banco de germoplasma de maíz, en representación del CIMMYT, recibió el reconocimiento durante el evento “Maíces de Guatemala: Repatriación, conservación y uso sostenible de la agro-biodiversidad” el pasado 7 de septiembre de 2018 en la Ciudad de Guatemala.

Las variedades de semillas almacenadas en el banco de germoplasma del CIMMYT fueron de vital importancia para restablecer la seguridad alimentaria después del huracán Stan, que se extendió por Guatemala en 2005 provocando 1 500 muertes. Muchos agricultores perdieron cultivos completos y algunas comunidades indígenas no pudieron cosechar semillas de sus variedades tradicionales de maíz, conocidas como variedades nativas. Durante generaciones, los agricultores habían desarrollado selección bajo condiciones locales, generando variedades con resistencia a sequías, altas temperaturas, plagas locales y enfermedades. Esas pérdidas se exacerbaron aún más al descubrir que toda la colección de semillas de maíz en el banco de semillas nacional de Guatemala había sufrido daños por la humedad, imposibilitando la replantación y provocando que las semillas fueran vulnerables a los insectos y hongos.

En 2016, aprovechando las reservas de semilla en su banco de germoplasma en México, el CIMMYT envió a colaboradores guatemaltecos 785 variedades de maíz nativo, incluyendo algunas de las variedades que se habían perdido en el desastre. Posteriormente, colaboradores en Guatemala sembraron y multiplicaron las semillas de las muestras históricas del CIMMYT, asegurando que las variedades crecieran adecuadamente bajo condiciones locales. Al finalizar este proceso, los mejores ejemplares podrán estar al alcance de los agricultores e investigadores para su cultivo, estudio y uso en programas de mejoramiento.

El gobierno de Guatemala, a través del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación y del Ministerio de Cultura y Deportes, celebró la repatriación oficial de semilla, incorporadas al sistema nacional. En el evento se subrayó la importancia del maíz en Guatemala y se llevó a cabo la presentación de colecciones de maíz repatriado a las autoridades locales y nacionales de bancos de semillas, incluído el Instituto de Ciencia y Tecnología Agrícola (ICTA).

“Una parte fundamental de la misión del banco de germoplasma del CIMMYT consiste en apoyar las redes de conservación de semilla, tanto a nivel local como nacional, en países como Guatemala”, declaró Costich. “Nuestra colaboración con el proyecto Buena Milpa ha permitido la transferencia de semillas y de tecnologías de conservación de semillas, para mejorar la seguridad alimentaria en comunidades con dietas basadas en el consumo de maíz.”

El proyecto Buena Milpa está mejorando las prácticas de almacenamiento en reservas comunitarias de semillas. Se trata de pequeños bancos de semillas, de bajo nivel tecnológico, destinados a servir de respaldo para las localidades en casos de perdida catastrófica de semillas y cosechas. Hasta ahora, Buena Milpa ha autorizado el acceso a las reservas de semilla comunitaria a 1 800 agricultores. Además, 13 000 productores han aplicado prácticas y tecnologías mejoradas.

El banco de germoplasma de maíz del CIMMYT, con sede en Texcoco, Estado de México, sirve de respaldo para investigadores y agricultores en tiempos de perdida catastrófica de semillas. Al salvaguardar la diversidad genética del maíz, es un elemento crucial en la seguridad alimentaria mundial.

Este artículo fue publicado originalmente en el sitio web del Programa de Investigación del Maíz del CGIAR.