• Home
  • Noticias
  • Director General visita CIMMYT-SARO en vísperas del 30 aniversario de esa oficina

Director General visita CIMMYT-SARO en vísperas del 30 aniversario de esa oficina

March 30, 2015

 

El Dr. Tom Lumpkin (segundo a la derecha) con científicos de CIMMYT–SARO en uno de los ensayos en Zimbabwe. Fotos: Johnson Siamachira/CIMMYT

El Dr. Tom Lumpkin (segundo a la derecha) con científicos de CIMMYT–SARO en uno de los ensayos en Zimbabwe.
Fotos: Johnson Siamachira/CIMMYT

Como parte de sus visitas a las oficinas del CIMMYT en África, el Dr. Tom Lumpkin, se reunió con personal de la Oficina Regional del Sur de África (SARO) el 10 y 11 de febrero. Su visita incluyó recorridos de campo y también las oficinas en Etiopía y Kenia en el mismo mes.

Lumpkin instó a los agricultores del sur de África a que adopten la agricultura como un negocio. “Si se invierte en el establecimiento de agronegocios, las familias tendrán una fuente constante de alimentos e ingresos durante todo un año”, señaló Lumpkin. “A largo plazo, estas actividades ayudarán a las comunidades a sobreponerse a futuras crisis alimentarias y a tener mayores oportunidades de generar ingresos”.

El Dr. Lumpkin visitó también el Ministerio de Agricultura, Mecanización y Desarrollo de Riego y el Departamento de Investigación y Servicios Especiales.

El 10 de febrero se reunió con personal del CIMMYT antes de visitar los ensayos de maíz en estación y las instalaciones. “Estoy muy complacido con la dedicación y el compromiso que el personal de SARO ha demostrado por años”, dijo.

Desde 1985, el año de su fundación, CIMMYT–SARO ha crecido mucho, ha pasado de ser una oficina regional hasta convertirse en una misión diplomática regional acreditada por el gobierno de Zimbabwe. CIMMYT–SARO cumple 30 años en este 2015.

SARO es una de las 19 oficinas regionales del CIMMYT y la más grande fuera de la sede. Tiene cinco grandes proyectos como parte del Programa Global de Maíz y dos de los Programas Globales de Agricultura de Conservación y Socioeconomía.

Agricultores explican al Dr. Lumpkin (extrema izquierda) los beneficios de la integración de la agricultura y la ganadería en sus ingresos y seguridad alimentaria, Provincia de Mashonaland, Zimbabwe. Fotos: Johnson Siamachira/CIMMYT

Agricultores explican al Dr. Lumpkin (extrema izquierda) los beneficios de la integración de la agricultura y la ganadería en sus ingresos y seguridad alimentaria, Provincia de Mashonaland, Zimbabwe.
Fotos: Johnson Siamachira/CIMMYT

“CIMMYT–SARO tiene una coordinación colaborativa única con otros proyectos en África Oriental y África Austral”, enfatiza Mulugetta Mekuria, representante del CIMMYT–SARO. Mekuria dio las gracias al Dr. Lumpkin por sus constantes visitas, su guía y su liderazgo. “Su pasión por ayudar a los agricultores de bajos recursos de África, al igual que su apoyo, son enormes”, reiteró.

El siguiente día, el Dr. Lumpkin visitó a los agricultores que participan en un proyecto de tres años destinado a la integración de productos agropecuarios para mejorar la seguridad alimentaria y los medios de vida de la población rural de Zimbabwe (ZimCLIFS). El proyecto beneficia directamente a 480 productores, y se calcula que los beneficios podrían llegar a cerca de 5,000 más. Para fin de año, se darán a conocer las actividades del proyecto a unas 20,000 familias.

ZimCLIFS, patrocinado por el Centro Australiano de Investigación Agrícola Internacional, es coordinado por el Instituto Internacional de Investigación de Cultivos para las Zonas Tropicales Semiáridas y otros asociados de la región. ZimCLIFS está siendo implementado en dos distritos en las regiones subhúmedas de la provincia Mashonaland y en otros dos distritos de las regiones semiáridas de las provincias del norte y el sur de Matabeleland, en Zimbabwe.

Enfocándose en un sistema comercial, el proyecto del CIMMYT asegura la sostenibilidad permanente del considerable incremento en el ingreso y otros beneficios que los agricultores ya están obteniendo. El primer paso importante es ayudar a que los agricultores aumenten la productividad de sus parcelas y mejoren sus condiciones de vida; sin embargo, el proyecto tiene también que asegurarse de que sus beneficiarios tengan acceso a mercados bien establecidos.

Más de 80% de los habitantes de las zonas rurales dependen de la actividad agropecuaria a pequeña escala; sus principales cultivos son maíz y cacahuate. Sin embargo, las cadenas de valor no cuentan con un sistema eficaz que vincule a los productores con los consumidores.

En anteriores iniciativas de investigación y desarrollo, el principal objetivo era mejorar la producción agrícola y pecuaria como áreas separadas, ignorando con frecuencia el potencial de las sinergias mixtas. “Se pueden obtener ganancias substanciales si se integran de mejor manera los sistemas agrícola y pecuario, se hace un uso más eficiente de los recursos y se sigue un modelo más orientado a los mercados”, destacó Lumpkin durante sus recorridos de campo en los dos distritos.


Etiquetas:, ,