• Home
  • Colaboración, la clave del éxito del WYC

Colaboración, la clave del éxito del WYC

March 29, 2012

Con la colaboración de 31 organizaciones, con 83 científicos expertos en trigo, el Consorcio para elevar el rendimiento del trigo (Wheat Yield Consortium, WYC) pretende elevar el potencial de este cereal en 50% para el año 2030. Este proyecto sin precedentes fue puesto en marcha por el CIMMYT en 2009, y este año, del 13 al 15 de marzo, 69 colaboradores de 11 países se reunieron en el Campo Experimental Norman E. Borlaug (CENEB), cerca de Ciudad Obregón, Sonora, México, para celebrar su 2o Taller Internacional. El propósito de este encuentro fue dar a conocer los progresos que se han hecho hasta ahora y definir los siguientes pasos para aumentar los recursos económicos necesarios para la consecución de la meta del WYC.

Para acelerar la entrega de nuevos genotipos de trigo a los agricultores, el WYIC integra de manera estratégica tres temas de ciencia en un enfoque sinérgico destinado a elevar los rendimientos: El Tema 1 busca elevar la biomasa total de las plantas, aumentando su capacidad sintética, en tanto que, de manera simultánea, el Tema 2 optimiza la partición de asimilados para el rendimiento en ambientes diversos y, al mismo tiempo, aumenta la fuerza de las plantas para evitar el acame. Estos Temas convergen en el Tema 3, que se concentra en la incorporación de caracteres con potencial para mejorar el rendimiento en líneas de mejoramiento elite adaptadas a los agro-ecosistemas productores de trigo en todo el mundo.

El primer día, el Dr. Matthew Reynolds, fisiólogo experto en trigo del CIMMYT, presentó un panorama general de la parte científica, y Steve Visscher del Consejo de Biotecnología y Ciencias Biológicas del Reino Unido (BBSRC) se enfocó en el criterio que aplicará la comunidad científica y de desarrollo con fines asistenciales para evaluar tan ambicioso proyecto. A continuación, el Dr. Hans Braun, director del Programa Global de Trigo, planteó diversos escenarios que ilustran las razones por las que el WYC debe ser totalmente financiado. Por ahora, el WYC opera principalmente con fondos que aporta el gobierno de México, por conducto de la iniciativa MasAgro, en tanto que la Academia China de Ciencias Agrícolas (CAAS) y otras organizaciones afiliadas al WYC, incluido el CIMMYT, hacen sustanciales contribuciones en especie. Uno de los principales objetivos del taller era finalizar el plan de trabajo, el cual en breve será sometido a revisión, antes de ser presentado a potenciales donadores a fin de conseguir la primera remesa para lo que se espera que sea un proyecto a 20 años. “Las reuniones implicaron mucho trabajo para todo el mundo, pero el equipo de trigueros, siempre unido, dio lo mejor de sí en todo momento; confiamos en que el WYC logrará sus objetivos”, comentó Reynolds.

Los participantes también visitaron la Plataforma Mexicana (MEXPLAT), que tiene un papel vital en muchos de los subproyectos. Ahí tuvieron la oportunidad de presenciar el lanzamiento del nuevo dirigible del CIMMYT. MEXPLAT se encuentra en el CENEB y facilita instalaciones para laboratorios y campos de ensayos, así como paneles compartidos de suministro y/o distribución de germoplasma, como el de la colección de la Red de Evaluación del Germoplasma Principal del CIMMYT (CIMCOG, en inglés), que se ha utilizado en muchas de las actividades del WYC hasta ahora y que está sembrándose en 20 sitios en distintas partes del mundo.

El ultimo día, el Lic. Mariano Ruiz- Funes, Subsecretario de Agricultura de la SAGARPA (Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación), acudió al taller y reiteró el apoyo del Gobierno de México: “México está totalmente comprometido con este proyecto”, destacó, antes de explicar que el Gobierno de México, al tener la presidencia del G20 este año, promoverá la investigación agrícola.