• Home
  • Noticias
  • Científicos en Afganistán establecen nuevo programa para aumentar la cosecha de trigo

Científicos en Afganistán establecen nuevo programa para aumentar la cosecha de trigo

February 22, 2017
Photo: Masud Sultan/CIMMYT

Foto: Masud Sultan/CIMMYT

KABUL (CIMMYT)–El inadecuado acceso a nuevas variedades resistentes a enfermedades y el escaso suministro de semilla certificada frenan la producción de trigo y contribuyen a aumentar la inseguridad alimentaria en Afganistán, opinan más de 50 expertos en trigo nacionales e internacionales.

Investigadores de trigo y formuladores de políticas hablaron de los problemas que afectan el cultivo que más se produce en el país en una junta de dos días celebrada en el Instituto de Investigación Agrícola de Afganistán (ARIA), en Kabul, como parte del Quinto Taller Anual de Investigadores de Trigo, celebrado en noviembre de 2016. Hicieron una lista de los factores que limitan el ciclo de trigo de invierno en 2017, incluyendo el clima seco de otoño y las cepas de la enfermedad letal del trigo conocida como roya amarillo que evolucionan rápidamente.

“Las viejas variedades de trigo están sucumbiendo ante las nuevas cepas de la roya”, reportó Qudrat Soofizada, director de Investigación Adaptativa del ARIA, y señaló que la cosecha de trigo en 2016 en Afganistán se había mantenido en menos de 5 millones de toneladas por segundo año consecutivo, después de una cosecha récord de más de 5.3 millones de toneladas en 2014.

Asistieron al taller 51 participantes procedentes de varias estaciones experimentales del ARIA y expertos del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), el Centro Australiano de Investigación Agrícola Internacional (ACIAR) y el Proyecto de Insumos Agrícolas para Afganistán del Banco Mundial (AAIP).

En los últimos dos años, Afganistán ha importado cerca de 2.5 millones de toneladas de grano de cereales —principalmente trigo— que en su mayoría provienen de Kazakstán y Pakistán, según informes recientes de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) de las Naciones Unidas.

“En lugar de sembrar semilla certificada de variedades nuevas, más rendidoras y resistentes a enfermedades, la mayoría de los productores de trigo guardan grano de su cosecha anterior para utilizarla como semilla”, explica Rajiv Sharma, científico sénior y representante del CIMMYT en Afganistán. “Esto limita la productividad potencial del trigo en el país”.

Sharma dice que el CIMMYT ha estado apoyando las iniciativas del Ministerio Afgano de Agricultura, Irrigación y Ganadería (MAIL) destinadas a aumentar el suministro de semilla certificada de variedades mejoradas y de insumos esenciales como el fertilizante.

“El CIMMYT ha trabajado con científicos de trigo afganos durante décadas y más del 90% de las variedades de trigo certificadas en Afganistán contienen materiales genéticos derivados de nuestras actividades de mejoramiento en todo el mundo”, prosigue Sharma.

Desde 2012, el Centro ha organizado más de 1,700 demostraciones de variedades de trigo en campos de productores y capacitado a más de mil. Los científicos del CIMMYT también realizan análisis en campo y de ADN de trigos afganos, lo cual ayudará a que el mejoramiento sea más rápido y eficaz.

Los informes de la FAO indican que el gobierno, la FAO y diversas organizaciones no gubernamentales han distribuido unas 10,000 toneladas de semilla certificada de variedades mejoradas de trigo para el actual ciclo de cultivo. Con esa cantidad de semilla, los agricultores pueden sembrar alrededor de 67,000 hectáreas, pero esto es solo al 3% de la superficie de 2.5 millones de hectáreas que el país destina al cultivo de trigo.

“Hemos estado informando al Consejo Nacional de la Semilla cuáles son las viejas variedades que son susceptibles a las royas”, indica Ghiasudin Ghanizada, jefe de patología de trigo de MAIL/ARIA, en Kabul, y añade que se están coordinando esfuerzos para retirar dichas variedades de la cadena de suministro de semilla.

Al concluir los diálogos, Ghanizada y los colaboradores de MAIL/ARIA M. Hashim Azmatyar y Abdul Latif Rasekh presentaron el programa técnico de las actividades de mejoramiento, patología y agronomía que se realizaron al final de 2016 y principios de 2017.

Zubair Omid, coordinador de hub del CIMMYT en Afganistán, presentó los resultados de las demostraciones en campos de productores de trigo e informó que los rendimientos de grano en las demostraciones variaron de 2.8 a 7.6 toneladas por hectárea.

T.S. Pakbin, exdirector de ARIA, inauguró el taller y destacó las contribuciones del CIMMYT al trabajo de mejoramiento de trigo en Afganistán. M.Q. Obaidi, director de ARIA, agradeció a los participantes haber recorrido grandes distancias para asistir al taller, a pesar de los problemas de seguridad. Nabi Hashimi, investigador del CIMMYT en Afganistán, dio la bienvenida a los participantes en nombre del Centro y les deseó buena suerte en el ciclo 2016-2017.

Los resultados del ensayo de mejoramiento de trigo fueron presentados por Zamarai Ahmadzada de la estación experimental Darulaman en Kabul; Aziz Osmani de la estación experimental Urad Khan, Harat; Shakib Attaye de la estación experimental Shisham Bagh, Nangarhar; Abdul Manan de la estación experimental Bolan, Helmand; Said Bahram de Central Farm, Kunduz; Najibullah Jahid de la estación experimental Kohkaran, Kandahar; y Sarwar Aryan de la estación experimental Mulla Ghulam, Bamyan.

Abdul Latif Rasikh, jefe de agronomía de trigo en la sede del ARIA en Badam Bagh, Kabul, hizo un resumen de los resultados de agronomía de las estaciones de Badakhshan, Herat, Kabul, Kunduz, Helmand y Bamyan.

receive-newsletter-1es


Etiquetas:,