• Home
  • Noticias
  • Científicos asiáticos toman un curso trascontinental para frenar la propagación del quemado o brusone del trigo

Científicos asiáticos toman un curso trascontinental para frenar la propagación del quemado o brusone del trigo

October 4, 2017

Con el respaldo de reconocidos donadores y científicos internacionales, nueve investigadores de trigo del sur de Asia visitaron recientemente varios países del continente americano donde fueron instruidos sobre las medidas para controlar una letal y misteriosa enfermedad sudamericana del trigo que apareció súbitamente en Asia en 2016.

Trainees at the CAICO farm in Okinawa, Bolivia. Photo: CIMMYT archives

Participantes en el curso en una parcela de CAICO en Okinawa, Bolivia. Foto: Archivos del CIMMYT

Conocida como “quemado del trigo” o brusone, esta enfermedad es transmitida por un hongo que infecta las espigas de trigo en el campo y convierte el grano en paja. El brusone fue detectado por primera vez en Brasil a mediados de los ochenta; desde entonces, ha afectado alrededor de tres millones de hectáreas en América del Sur e impedido la expansión del cultivo de trigo en la región por décadas.

En 2016, un brote sorpresivo de esta enfermedad en siete distritos de Bangladesh arruinó los sembradíos de trigo en unas 15,000 hectáreas, lo cual presagió que era probable que el brusone se propagara por el sur de Asia, región donde se practica la rotación arroz-trigo en cerca de 13 millones de hectáreas y donde casi 1000 millones de habitantes consumen trigo.

“Las variedades comerciales de trigo que más se siembran en el sur de Asia son susceptibles al brusone”, explica Pawan Singh, jefe de patología de trigo del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), organización cuyas líneas de mejoramiento son utilizadas por programas públicos de investigación y compañías semilleras en más de 100 países. “La enfermedad representa un grave riesgo para la seguridad alimentaria y los ingresos de esa región y, sin embargo, es nueva y desconocida para la mayoría de los mejoradores, patólogos y agrónomos de allá.”

Como parte de una respuesta urgente y global al brusone y para que los científicos asiáticos conozcan las técnicas para identificar y describir el patógeno, y ayudarlos a generar variedades resistentes, en julio, Singh organizó un taller de dos semanas. Al taller asistieron científicos de Bangladesh, India, Nepal y México; como parte del taller visitaron desde invernaderos en Estados Unidos hasta laboratorios y parcelas en Bolivia, donde se siembran líneas experimentales de trigo bajo condiciones reales de infección por brusone para probar su resistencia.

El taller comenzó en el Centro de Investigación de Malezas y Enfermedades Extranjeras del Servicio de Investigación Agrícola del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA-ARS) en Fort Detrick, Maryland, donde los participantes aprendieron a diagnosticar Magnaporthe oryzae patotipo triticum (MoT), el fitopatógeno causante de la enfermedad utilizando marcadores moleculares. Las sesiones también abarcaron selección para resistencia al brusone en el invernadero y la investigación de brusone que se realiza en la Universidad Estatal de Kansas. En los invernaderos de Confinamiento de Bioseguridad de Nivel 3 de los cuales no escapa ninguna espora, los participantes observaron las prácticas altamente especializadas de inoculación de plantas y evaluación de la enfermedad.

Posteriormente, el grupo viajó a Bolivia, donde, durante décadas, los investigadores han estado combatiendo el brusone del trigo y, por tanto, tienen valiosas experiencias que compartir con sus colegas del sur de Asia.

“En Bolivia, los participantes en el taller llevaron a cabo evaluaciones y selección práctica en el campo—una experiencia muy distinta de las prácticas precisas que se aplican en el laboratorio y los invernaderos”, afirma Singh, al hablar de la estancia de los grupos en la estación experimental de la Cooperativa Agropecuaria Integral de Colonias Okinawa (CAICO) en Bolivia.

En ese país, visitaron también las estaciones del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF), la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (ANAPO), el Centro de Investigación Agrícola Tropical (CIAT) y el vivero de selección de brusone en Quirusillas operado por el INIAF y el CIMMYT.

“Los científicos del sur de Asia tienen poca o ninguna experiencia con el brusone, que infecta principalmente la espiga del trigo y es completamente diferente de las enfermedades foliares que normalmente encontramos”, señala Prem Lal Kashyap, científico del Instituto Indio de Investigación de Trigo y Cebada (IIWBR) del Consejo Indio de Investigación Agrícola (ICAR). “Para calificar una enfermedad como la del brusone en el campo, es necesario evaluar cada espiga y observar cada una de las espiguillas, lo cual es una tarea meticulosa y laboriosa, pero es la única manera en que se puede evaluar la intensidad de la presión de la enfermedad e identificar las plantas que pudieran poseer genes de resistencia”.

Después de Estados Unidos y Bolivia, los científicos sudasiáticos participaron en un módulo de patología de dos semanas que forma parte de un curso avanzado de mejoramiento de trigo en la sede y estaciones experimentales del CIMMYT en México. Ahí estudiaron temas como la epidemiología y la caracterización de los hongos patógenos y la selección para obtener resistencia a enfermedades comunes del trigo.

Gary Peterson, explaining wheat blast screening to trainees inside the USDA-ARS Level-3 Biosafety Containment facility. Photo: CIMMYT archives

Gary Peterson (centro) explica cómo seleccionar para resistencia al brusone del trigo a los participantes del taller en el laboratorio de contención de bioseguridad nivel 3 de USDA-ARS. Foto: Archivos del CIMMYT

Los conocimientos que los participantes adquirieron les ayudarán a perfeccionar sus métodos de selección en el sur de Asia y mantenerse en contacto con los expertos en brusone del trigo que conocieron en el continente americano, según Carolina St. Pierre, quien coordina las plataformas de fenotipeado por precisión en el campo del Programa TRIGO del CGIAR.

“Al regresar a sus países, ellos también crearán conciencia sobre la amenaza del brusone y alertarán a los agricultores para que puedan tomar medidas preventivas y correctivas”, agrega Singh. “En respuesta a esta situación, el Ministerio de Agricultura de Bangladesh formó un grupo de trabajo a través del Consejo de Investigación Agrícola de Bangladesh (BARC) para ayudar a generar y distribuir variedades resistentes al brusone e implementar medidas de control agronómico integrado”.

Este último taller se realizó después de un curso práctico impartido en febrero pasado en el Centro de Investigación de Trigo (WRC) del Instituto de Investigación Agrícola de Bangladesh (BARI), en Dinajpur, en colaboración con el CIMMYT, la Universidad de Cornell y la Universidad Estatal de Kansas.

Los participantes en el curso de julio fueron capacitados por un grupo de instructores internacionales como Kerry Pedley y Gary Peterson, de USDA-ARS, y Christian Cruz, de la Universidad Estatal de Kansas; Félix Marza, del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF) de Bolivia; Pawan Singh y Carolina St. Pierre, del CIMMYT; Diego Baldelomar, de ANAPO; y Edgar Guzmán, del CIAT en Bolivia.

El financiamiento para el curso de julio fue proporcionado por el Instituto de Investigación Agrícola de Bangladesh (BARI), el Consejo Indio de Investigación Agrícola (ICAR), el CIMMYT, la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID) y la Fundación Bill & Melinda Gates (por conducto del proyecto Producción de Cereales en el Sur de Asia), el Centro Australiano de Investigación Agrícola Internacional (ACIAR) y el Programa TRIGO del CGIAR.

receive-newsletter-1es


Etiquetas:, ,