• Home
  • Opinión
  • Ayudar a los agricultores nepaleses a adaptarse al cambio climático

Ayudar a los agricultores nepaleses a adaptarse al cambio climático

May 17, 2016

Este artículo fue publicado por primera vez en el sitio web de la Iniciativa Mundial Borlaug para Combatir la Roya para conmemorar el Día de la Tierra, el 22 de abril de 2016. Linda McCandless es directora adjunta de comunicaciones de los Programas Internacionales de la Facultad de Ciencias Agrícolas y de la Vida de la Universidad de Cornell. Se encarga también de supervisar las comunicaciones del proyecto Realizar Avances Genéticos en el Trigo.

SINDHULPALCHOWK, Nepal (BGRI), 11 de mayo de 2016 — Al practicar la agricultura en las terrazas de las colinas del Valle del río Indrawati, en Nepal, Nabaraj Sapkota y su esposa, Muthu Dei, padecen los impactos del cambio climático casi a diario. Las lluvias erráticas dificultan la siembra. El calor, la niebla y los prolongados inviernos aumentan la incidencia de las royas del trigo que reducen el rendimiento. Las imprevisibles granizadas derriban el trigo y el arroz antes de que puedan ser cosechados.

“Cuando necesitamos que llueva no llueve. Y cuando no queremos que llueva, llueve mucho”, dice Nabaraj. “Antes solo llovía desde mayo hasta julio; ahora tenemos lluvia y neblina desde noviembre”.

Khim lal Bastola siembra trigo, maíz y arroz en rotación, y mantiene a cuatro generaciones de su familia, formada por 12 personas que viven cerca de Pokhara. “El cambio es obvio: el hombre produce algo con su arduo trabajo pero los fuertes vientos y las granizadas lo destruyen”, refiere.

“El cambio climático en Nepal —donde es probable que la temperatura aumente y las precipitaciones sean más erráticas— afectará de manera desproporcionada a los pequeños productores”, afirma Dhruba Thapa, científico sénior del Consejo de Investigación Agrícola de Nepal. “Para Nepal, no adaptarse al cambio climático tendrá un alto costo.”

Como muchos agricultores en Nepal, Bastola y los Sapkota necesitan asistencia técnica para poder adaptarse al cambio climático. Ellos asimilan con entusiasmo los conocimientos que les ofrecen personas como Thapa, Sarala Sharma y Sunita Adhibari, científicos de NARC que distribuyen variedades de trigo resistentes a enfermedades y enseñan a los agricultores a identificar enfermedades.

Los científicos y agricultores también reciben capacitación por parte de la Iniciativa Mundial Borlaug para Combatir la Roya (BGRI) y de especialistas como Dave Hodson, experto en vigilancia de royas del trigo del CIMMYT, quien les muestra cómo detectar la roya y subir datos al sistema de monitoreo global RustTracker.

La agricultura se practica en Nepal, pero es difícil
La agricultura en Nepal es difícil, pues requiere trabajo muy pesado, casi todo manual, en parcelas cuyo tamaño raramente llega a ser de más de un cuarto de acre. Los hombres utilizan yuntas para arar pequeñas parcelas en las terrazas de las laderas. Las mujeres rompen los terrones con pesados azadones. Aunque casi nunca superan el nivel de subsistencia, las pequeñas fincas son de vital importancia para sostener a las comunidades multigeneracionales ubicadas en los Himalaya, en las montañas altas del norte, las montañas de altitud media y clima templado, y los terai subtropicales al sur del país.

Más del 75% de la gente en Nepal depende de la agricultura y la silvicultura, y casi 65% de la agricultura es de temporal. Nepal es una de las 25 naciones del mundo con el PIB más bajo per cápita y también se encuentra entre las 25 con la mayor pérdida de bosques. La mayoría de las poblaciones rurales se localizan en las cuencas de los ríos cuyos ciclos anuales de inundaciones causadas por los monzones probablemente serán exacerbados por el calentamiento. La deforestación se suma al problema, ya que intensifica las inundaciones y aumenta la probabilidad de que haya derrumbes.

Ayudar a los agricultores a adaptarse al cambio climático
La utilización de semilla mejorada con resistencia a enfermedades y la adopción de diferentes calendarios de siembra y cosecha ayudarán a los agricultores a adaptarse al cambio climático.

En Chhampi, al norte de Katmandú, Krishna Bahadur Ghimire y la cooperativa de agricultores locales que él preside ahora están produciendo arroz, trigo y maíz mejorados en 140 ropanis de tierra. Ghimere provee semillas de frijol, arroz, berenjena, soya, trigo y hortalizas a sus vecinos. En 1997, empezó a sembrar en un ropani de tierra (~ 500 metros cuadrados), pero se cambió al negocio de la semilla cuando se dio cuenta de que tenía que manejar dos horas hasta Katmandú para conseguir semillas de las variedades mejoradas que necesitaba.

“Nuestras variedades locales no eran climáticamente inteligentes. Teníamos que ir a Katmandú para conseguir semilla mejorada del Centro de Investigación Agrícola de Nepal, porque la semilla que ellos tenían era más resistente a enfermedades, rendía más y era de mejor calidad”, dice Ghimire, que ha trabajado 11 años con Thapa. “Las nuevas variedades se acaman menos y no se doblan tanto durante las tormentas y los fuertes vientos como las variedades locales.”

“Los agricultores necesitan cultivos mejorados y climáticamente inteligentes que produzcan mayor rendimiento y posean resistencia a enfermedades, pero también necesitan semilla adaptada a condiciones climáticas variables, ya sea sequía o exceso de lluvia”, afirma Thapa. “NARC evalúa muchas líneas y posteriormente provee semilla de las líneas prometedoras a los agricultores, por ejemplo, del grupo de Ghimire, para que las siembren en ensayos de selección participativa”.

Naparaj, el agricultor de Sindhulpalchowk, inicialmente recibió 300 gramos de siete variedades mejoradas de trigo que Thapa le entregó. “Pensaba en cómo podría animarlos (a mis vecinos)”, relata Naparaj. “Me dije a mí mismo que la vida de estas personas tiene que mejorar si le damos semilla mejorada que aumente su producción. Solíamos obtener un muri (~3.5 litros o 70 kg) de trigo por ropani. Ahora desgranamos tres o cuatro veces más. Es una enorme ganancia.”

Saroj Kumar Bista, sobrino de Ghimere de 25 años, menciona otro problema que afecta a los agricultores y que requiere iniciativas sensibles al género. “Muchos hombres jóvenes se van al Medio Oriente a trabajar en lugar de integrarse al sector agrícola”, añade.

En ningún lugar es más evidente esto que en Godhavari, donde los hijos de Manju Khavas, Radha Basnet y Janaki Silwal han emigrado al Medio Oriente o a Japón para buscar trabajo. Los esposos de Khavas, Basnet y Silwal trabajan fuera de la finca y las dejan a cargo de todo. “Al principio nos sentíamos abrumadas”, señala Khavas, que tiene 52 años. “No podíamos encontrar a alguien que removiera la tierra en las parcelas. Ahora es más fácil porque tenemos un tractor manual.”

Thapa introdujo ocho o nueve variedades de trigo en su comunidad, así como prácticas agronómicas como la siembra en surcos, la incorporación de estiércol para fertilizar y el uso de tractores manuales (similares a las rastras para trabajo pesado).

¿Cómo calcula Khavas las mejoras? “Cuando éramos 7 u 8 miembros en la familia, lo que producía esta tierra no alcanzaba. Pero lo que ahora produce alcanza para 13 ó 14 personas”, enfatiza. Los rendimientos del trigo han aumentando tanto que ahora ella y sus amigas quieren adquirir una trilladora de trigo para no tener que desgranar a mano todo lo que cosechan.

Aunque las mujeres dicen que todavía no han “evaluado” el cambio climático, sí han notado que el “medio ambiente se ha estropeado”.

“Durante la temporada de cosecha de trigo, tememos que vaya a llover”, señala Khavas. “Las granizadas también nos atemorizan. En cuanto el trigo se pone amarillo, empieza a preocuparnos si podremos cosecharlo o no. Cosechamos el trigo, temiendo que vaya a llover, pero cuando llega el momento de sembrar el arroz, no llueve.”

Dave HodsonMás capacitaciónpara adaptarse al cambio climático
Dave Hodson, experto en vigilancia de royas del CIMMYT y BGRI, viaja a países como Nepal para capacitar a los científicos en el uso de tabletas portátiles para detectar la enfermedad e ingresar datos en los sistemas mundiales de rastreo y monitoreo que ayudan a predecir brotes de enfermedades.

Desde 2008, BGRI ha impartido cinco sesiones de capacitación de dos semanas sobre el “Arte y la ciencia de la patología de las royas y el mejoramiento del trigo” en Asia a los científicos de la Asociación Asiática de Cooperación Regional (SAARC), que incluye Nepal, India, Pakistán, Afganistán, Bangladesh y Bután. El curso se pondrá en línea este verano.

Los agricultores nepaleses no saben cómo recabar datos meteorológicos ni cómo reducir los riesgos de la agricultura. Sushila Pyakurel, que trabaja en ICDO Lalitpur, ayudó a poner en marcha las Escuelas de Meteorología en Campo en Nepal, donde los agricultores aprenden sobre los efectos del cambio climático, así como a identificar los cultivos que deben sembrar, seleccionar semilla, programar las operaciones de campo y las prácticas agronómicas, y aplicar estrategias y metodologías de adaptación.

Una de las áreas de expansión de BGRI es el nuevo proyecto Realizar Avances Genéticos en el Trigo, con un presupuesto de US $24 millones, financiado por la Fundación Bill & Melinda Gates, destinado a crear tolerancia al calor y resistencia a enfermedades en el trigo, en vista del cambio climático. El proyecto se basa en los buenos resultados del proyecto Resistencia Durable del Trigo a la Roya 2008-2015, que dio inicio y financió los cursos de SAARC.

DEDICATORIA: Lunes, 25 de abril de 2016. Para los pequeños agricultores de Nepal, los problemas derivados del cambio climático son bastante desastrosos. Un terremoto de 7.8 grados de magnitud devastó Nepal el 25 de abril de 2015, menos de un mes después de la visita de un equipo de la Iniciativa Mundial Borlaug para Combatir la Roya. Murieron más de 9,000 personas y casi 900,000 casas fueron destruidas. Algunas de las zonas más afectadas fueron Sindhulpalchowk y Chhampi. Este blog del Día de la Tierra está dedicado a los valientes agricultores de Nepal. La Iniciativa Borlaug de Combate a la Roya desea sinceramente que sus familias ya estén en vía de recuperación.


Etiquetas:,