• Home
  • Noticias
  • Almacenan y restauran valiosas colecciones de maíz en Guatemala

Almacenan y restauran valiosas colecciones de maíz en Guatemala

July 7, 2017
Genebank_GuatemalaPeople

El proyecto Buena Milpa recibe recursos económicos de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional por conducto de su programa Feed the Future.

Extracto del Informe Anual del CIMMYT 2016

El banco de germoplasma del CIMMYT sirve como respaldo para los agricultores y los investigadores cuando ocurren pérdidas catastróficas de semilla, porque resguarda la diversidad genética del maíz, uno de los pilares fundamentales de la seguridad alimentaria mundial. El CIMMYT también capacita a personal de los bancos de germoplasma locales y nacionales en las mejores prácticas para preservar la diversidad genética del maíz.

Los desastres naturales pueden tener un impacto drástico en la diversidad fitogenética, y poner en riesgo la seguridad alimentaria local y mundial. Cuando el huracán Stan azotó Guatemala en 2005 dejando 1,500 muertos a su paso, muchos agricultores perdieron toda su cosecha. Algunas comunidades indígenas no pudieron cosechar semilla de sus variedades de maíz tradicionales, conocidas como variedades criollas.

La selección realizada en condiciones locales por generaciones de agricultores había dotado a esas variedades con tolerancia a la sequía y el calor, y resistencia a las plagas y las enfermedades locales.

Cuando, después del huracán, el país luchaba por ponerse en pie y volver a sembrar, se descubrió que toda la colección de semilla de maíz del banco de germoplasma de Guatemala había sido dañada por la humedad, que hace que la semilla sucumba a insectos y hongos, y que no era posible sembrarla.

DiverseLandraces

Conservación de diversas variedades criollas de maíz en la región de la sierra de los Cuchumatanes, Guatemala.

En 2016, el CIMMYT, aprovechando las colecciones de semilla de respaldo almacenadas en su banco de germoplasma de maíz en México, envió a sus colaboradores de Guatemala semilla de más de 700 variedades criollas guatemaltecas, incluidas algunas de las variedades que se habían perdido.

Científicos guatemaltecos ahora están sembrado la semilla de las muestras históricas del CIMMYT para confirmar que las variedades se dan bien en las condiciones locales. Los mejores materiales serán enviados a los bancos de germoplasma locales y nacionales de Guatemala, y los agricultores y los investigadores podrán disponer de ellos para sembrarlos, estudiarlos y utilizarlos en sus programas de mejoramiento.

Es complejo y resulta costoso conservar semilla fuera de su hábitat natural en un banco de germoplasma, según Denise Costich, jefa del banco de germoplasma del CIMMYT.

“La semilla almacenada debe mantenerse a una temperatura baja y constante, y con poca humedad”, afirma Costich. “Los curadores del banco de germoplasma deben monitorear regularmente la capacidad de germinación de la semilla y, cuando la capacidad de una muestra empieza a disminuir, tienen que sembrar semilla sana en parcelas controladas en un sitio similar al ambiente de origen de la colección”.

Dados los problemas y los limitados recursos de muchos países que tienen importantes colecciones de maíz criollo, los bancos internacionales de germoplasma desempeñan una función vital como “cajas fuertes para el mundo”, continúa.

Además de los desastres naInfografia_PequenosAgricultores-01turales, las guerras civiles también causan impactos en la diversidad genética cuando la gente es forzada a abandonar sus hogares, así como la semilla de sus cultivos tradicionales.

“Muchos creen que los bancos de germoplasma son necesarios solo en caso de que haya un “Armagedón” –es decir, algún tipo de desastre mundial que termine completamente con la agricultura como hoy la conocemos”, destaca Costich. “Sin embargo, es posible que los vulnerables agricultores de pequeña escala tengan que enfrentar varios “mini-armagedones” durante su vida, es decir, crisis que destruyen toda su cosecha y con eso, pierden sus tradicionales variedades de semilla. Si esa semilla no está almacenada en otros lugares, entonces la humanidad perderá para siempre la diversidad única que representa”.

Infografia_AgricultoresBeneficiados-01

El equipo del banco de germoplasma que se encuentra en la sede del CIMMYT en México conserva, estudia y distribuye 28,000 colecciones únicas de semilla de variedades criollas de maíz y sus parientes silvestres en beneficio de la humanidad, conforme al Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura de 2007. El banco de germoplasma también apoya iniciativas nacionales, como el proyecto Buena Milpa en Guatemala que está mejorando las prácticas de almacenamiento de reservas comunitarias de semilla –pequeños bancos de semilla con poca tecnología cuyo propósito es servir como respaldo para los poblados en caso de pérdidas catastróficas de semilla. En 2016, en el banco de germoplasma del CIMMYT en México se impartió un taller sobre las mejores prácticas para almacenar germoplasma de maíz en el que participó personal del banco de germoplasma de Guatemala y de Buena Milpa.

El proyecto Buena Milpa es financiado por el programa Feed the Future de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

Texto del Informe Anual del CIMMYT 2016